SEXO, MENTIRAS Y CINTAS DE VÍDEO: IGLESIA DE ARAGÓN

Actualizado: sep 12


Como en la película «Sexo, mentiras y cintas de vídeo» de 1989 dirigida por Steven Soderbergh -impulsó el cine indie, habló del deseo femenino sin tapujos y anticipó el fetichismo tecnológico-, la historia triste del Rvdo. Vicente López-Brea -engarzada en la tragedia de Zaragoza que ocupa la investigación de este trabajo- se ha urdido a base de mentiras, y a base de desear como un absoluto un camino que a todas luces parece a muchos que no estaba preparado para él, y que por haberlo tomado pone en peligro las conciencias de las almas que le serán encomendadas.

Y López-Brea habría planeado y llevado a cabo este plan con ocultación, a sabiendas, pasando por tres seminarios y riéndose de su primer Obispo en la cara, como muestra sin lugar a dudas el vídeo en el que le imita y le hace escarnio.

Buena lectura.

Jacques Pintor

Copyright @2021 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta Entrada, a este Blog y a su autor Jacques Pintor. Para aportar información escribir a jacquespintor@gmail.com,Twitter @jacquesplease

EN ESTA ENTRADA:
- Las mentiras de un cura
- Testimonio personal de Vicente Jesús López-Brea, seminarista de Jaca -Revista "Iglesia de Aragón"
- La conversación de López-Brea con Jacques Pintor, animada por su despecho de novio abandonado

Las mentiras de un cura

Ofrecemos a continuación el testimonio personal del en ese momento candidato al sacerdocio Vicente López Brea. En la edición de 18 de marzo de 2018 de la revista eclesial de Aragón, "Iglesia en Aragón" no siendo todavía diácono. La entrevista fue necesariamente hecha unos días antes, en marzo de 2018. Mostramos la foto de la página 8 y la foto de portada de esa edición.

En subrayado amarillo destacamos los hechos que relata López-Brea y que luego, en conversación con los autores del Blog a través del chat (ver esa conversación más abajo), niega como falsos.

En subrayado rojo, los consejos y deseos de López-Brea para sacerdotes, religiosos y laicos, y jóvenes de las diócesis de Aragón en especial, que se ven contradichos por los hechos que hemos narrado y que ponen en peligro la unidad de las diócesis aragonesas y de las almas a él confiadas, y que en aras solamente del bien común y del derecho de las personas investigamos y mostramos en espíritu de denuncia, como parte de la tragedia político-religiosa en la Iglesia de Zaragoza que por soberbia y ansias de poder del cardenal Omella y el Jesuita Arana acabó con la defenestración de su arzobispo, Manuel Ureña Pastor. Omella y Arana tienen asuntos pendientes en los tribunales civiles españoles, y a ellos deberán dar cuentas, que les piden las víctimas. Esto no ha hecho más que empezar.


Testimonio personal de Vicente Jesús López-Brea, seminarista de Jaca -Revista "Iglesia de Aragón"

Mi nombre es Vicente Jesús López-Brea Urbán. Nací en Zaragoza el día 26 de abril de 1995. Cursé la ESO en las Carmelitas de Verdruna. Allí me vinculé con la parroquia de Santa Engracia. El Bachillerato lo estudié en el instituto Miguel Servet y después ingresé en el Seminario Metropolitano de Zaragoza.
    Acerca de mi vocación destaco tres hitos fundamentales:
En primer lugar, la educación cristiana de mis padres, que también me ha acompañado durante mi juventud. En numerosas ocasiones han hecho de pedagogos de la fe desde su sensibilidad secular, corrigiéndome, alentando, acompañando…
    En segundo lugar, la parroquia de Santa Engracia de Zaragoza: Aquí recibí los sacramentos de la iniciación cristiana. Asimismo participé varios años de la Escolanía de la parroquia. La experiencia como monaguillo ha sido fundamental en mi vocación, porque me permitió estar muy cerca de sacerdotes que han sido para mí piezas fundamentales en mi despertar vocacional.
    En tercer lugar, la diócesis de Jaca. Mi vinculación con Jaca se debe a que mi padre estuvo destinado muchos años en la Escuela Militar de Montaña, mi madre veraneaba en Jaca y ellos se conocieron aquí. Y como tenemos un apartamento, desde que nací he pasado mi vida entre Jaca y Zaragoza, aquí casi todos los fines de semana y periodos vacacionales. Al mismo tiempo que en Zaragoza compartía con los sacerdotes de la Parroquia de Santa Engracia mi inquietud vocacional, también lo hacía con el Rector del Seminario y amigo, don Marino Sevilla. 
        En resumidas cuentas, Jaca siempre ha formado parte de mi historia y la de mi familia: Don Marino, siempre me abrió las puertas para entrar en el Seminario de Jaca. Sin embargo, no fue posible en un primer momento, puesto que había ingresado en el Seminario Metropolitano de Zaragoza con vistas a ingresar al siguiente en el Seminario Castrense de España, donde estuve tres años. Dios dispuso que ser Capellán castrense no era mi vocación y después de rezarlo, y comentarlo con mi director espiritual, pedí el ingreso en la diócesis y el Sr. Obispo la aceptó. 
    Mi vida en el seminario un día ordinario es la siguiente: A las 6:38 me levanto, de 7:10 a 8:30 rezo los laudes y oración personal, de 9 a 13 h. clases en la Universidad Eclesiástica San Dámaso, de 13 a 14´15 trabajo personal, de 15 a 15´50 café en la sala de mi comunidad de seminario, a las 15´50 rezo de la hora intermedia, de 16 a 19´30 estudio personal, de 20 a 21´15 Santa Misa y Vísperas y de 21´15 en adelante, cena, completas y descanso.
    Dos días a la semana tengo clases por la tarde. Los jueves por la tarde tenemos la formación del seminario. El viernes por la tarde es el mi día de pastoral que se complementa con la mañana del domingo hasta la hora de comer. Los sábados por la noche el seminario pone una película para quien quiera asistir. El domingo por la tarde es tiempo a disposición de los seminaristas.
    A los sacerdotes les doy mi agradecimiento por tantos años de entrega personal, dedicación silenciosa, humilde, sincera y ardiente de caridad pastoral. En un siglo marcado por el laicismo pos-cristiano, donde ya es clara la exculturación del cristianismo, además de una clara aversión al Evangelio, que se torna en cierta violencia contra la religión católica, pido una fuerte comunión presbiteral. Es necesaria la coherencia interna de la vida cristiana vivida por los pastores en primer lugar. ¡Sed santos!                     
    El mundo adolece de líderes que les conduzcan por las vías de una vida santa. Vivamos la coherencia del Evangelio, no demos por supuesta la conversión propia, ni la de los destinatarios. De esta manera brotará un auténtico espíritu misionero renovado capaz de hacer que el Evangelio penetre todas las dimensiones del corazón del hombre. Confiad en la oración. Solo Dios nos mostrará lo que necesitan los signos de los tiempos, porque Él es Señor. No cambiemos la voluntad de Dios por nuestros esquemas organizativos mundanos que desnaturalizan el Evangelio. Mostrad un verdadero liderazgo llevando la palabra de Dios que tiene fuerza propia donde el Señor os muestre en la oración. La mejor forma de verificarlo es que la voluntad de Dios se manifestará si es comunión con el obispo y el presbiterio; lo contrario será clericalismo. A los religiosos les digo que ante un mundo continuamente cambiante, la vida religiosa irrumpe en la historia como un signo de eternidad. Qué delicia cada vez que como en el monasterio de las benedictinas y pienso los monasterios como lugares que han mantenido la cultura y la presencia de Dios en el mundo. Ahora ambos son puestos en cuestión por la sociedad. Perseverad en vuestra oración y vivencia de los consejos evangélicos, porque es la verdadera vida para el mundo. 
        A los laicos os hablo como un fiel cristiano igual a vosotros. Pido perdón, de antemano, por las deficiencias humanas que pueda tener. Si Dios quiere, seré llamado por el obispo al orden de los diáconos y luego al de los presbíteros. No puedo sustraerme, por tanto, de expresar la gran alegría que me produce pensar en ser ordenado sacerdote. Os pido encarecidamente que recéis por mí, por el Sr. Obispo, y por los sacerdotes, para que seamos pastores según el corazón de Cristo. Animo, sobre todo a los jóvenes, a que oréis. Haced silencio ante el sagrario. Dios tiene algo que deciros. ¿No vais a escucharlo? Pensad que Jesús está como un “mendigo” a la puerta y llama. Solo si rezáis descubriréis vuestra vocación. La vida siempre generará dudas. Todos experimentamos la angustia existencial de nuestros propios miedos, indecisiones, caemos presa de nuestros prejuicios racionalistas.

La conversación de López Brea con Jacques Pintor, animada por su despecho de novio abandonado

Esa conversación pidió López-Brea que fuese guardada como privada,ad usum privatum, se refirió a en latín, pero luego se demostró que lo que buscaba era una razón -en su despecho de novio abandonado- para denunciar a su ex novio MR por supuestamente haber sido el responsable del vídeo publicado en este Blog donde, a punto de entrar en el seminario, hace escarnio de su obispo (más abajo se muestra la Entrada donde aparece el vídeo enlazado). No se dice en ningún lugar de nuestra conversación que lo fuera, y los responsables del Blog se han entrevistado con muchas personas en Barcelona, Madrid, Alcalá, Salamanca, Pamplona, etc. Es por ello que ha dejado de ser privada, y que podemos ofrecerla aquí. Véanse unos extractos.	
VICENTE JESÚS —Buenos días. Soy el sacerdote de Jaca al que se refiere usted en su última entrada publicada. Me gustaría informarle de que ni soy gay ni conozco de nada a Doña Maricarmen Amador, ni a los sacerdotes Antonio Más y Roberto Ferrer. Nunca he tenido contacto con estas personas, no las conozco ni ellas a mí. Le ruego que inmediatamente retire mi nombre y todas las difamaciones que ha vertido, sino emprenderé acciones legales para defender mi honor y mi vida privada. Todo lo que han dicho de mi es falso. Así que retiren mi nombre y las difamaciones de manera inmediata. Un saludo cordial



[Con respecto a las líneas subrayadas más arriba,

que saca unilateralmente a colación D Vicente L-B, y que repite más abajo, existe una imagen de

una conversación de whatsapp de una fuente en

conversación con él (la mostramos aquí) en que,

mostrándole un artículo recién salido en 2019 en la prensa española, autor Jacques Pintor, reconoce que era perfecto conocedor de esa trama maña cuyos agentes principales son Amador, Ferrer y mas. -Nota del Editor]








JACQUES PINTOR —No he dicho nada de Usted. He dicho lo que me comunicó su ex novio MR. MR quiso evitar que usted se ordenara. Me lo comunicó y hay documentación. Yo a usted no le conozco, pero le aconsejo que antes de decir que le calumnio y difamo, piense lo que dice antes. Hablé también con el obispo Jiménez y Alfonso Palos. Según MR usted les contaba que eran novios. ¿Estarías dispuesto a hablar conmigo por tel., y así darme tu versión? Por supuesto que la publicaría tal cual.
VICENTE JESÚS —Yo no tengo nada que decirle. No tengo nada que ver ni con Zaragoza, ni mucho menos con Jacques pintor
JACQUES PINTOR —La versión de la diócesis es que no se te permitió acceder a las órdenes en Zaragoza. Pues ya está. Yo te he ofrecido la palabra. Tienes abierto tu derecho a contarme. Los otros tienen el suyo.
VICENTE JESÚSLe repito que no tengo nada que ver con la diócesis de Zaragoza. Simplemente quería que me deje al margen. No sé nada relacionado con la noticia que ha publicado.
JACQUES PINTOR —Los otros tienen sus propios derechos a contar las cosas.
VICENTE JESÚS —No le quiero informar de nada. Sólo quiero que no hable de mí y le agradeceré su comprensión.
JACQUES PINTOR —Hay cosas que no he publicado. Como esfuerzos de terceros por parar tu ordenación. Pero no venía al cuento. Lo que he publicado es un hecho, lo fue un tiempo, y es relevante para la historia que denuncio.
VICENTE JESÚS —No conozco nada de eso. Le pido de buena fe que deje mi vida personal a un lado. No busco problemas con usted ni con nadie. Le repito que no conozco de nada a Maricarmen Amador ni a los sacerdotes, ni a nadie de los que me dice. Le agradecería que rectificara.
JACQUES PINTOR —Está claro. Yo tampoco. Denuncio una trama de corrupción. En ella está implicado tu ex novio y Alfonso Palos. No me pides que rectifique, sino que quite algo que es cierto. MR fue tu novio un tiempo, no juzgo, ¿es eso una calumnia?
VICENTE JESÚSSe equivoca conmigo, se equivoca de persona. No tengo nada que ver con Zaragoza, ni mucho menos con el contenido de sus noticias.
JACQUES PINTOR —No se juzga si está bien o mal, estamos en el s. XXI. A muchos les sorprenderá que digas que decir que dos hombres son novios es una calumnia (…).
VICENTE JESÚS —Ya le he dicho lo que le tenía que decir. No conozco nada de lo que usted me habla y no voy a hablar mal de terceros (…)
JACQUES PINTOR —Habla con MR, Palos, Jiménez. La Entrada va de MR, no de ti, a quien no conozco personalmente todavía. No has leído la Entrada (…).
VICENTE JESÚSNo hablo con nadie de Zaragoza. No es mi diócesis. No sé nada ni quiero saber nada de allí. Solo le he dicho que no quería que se hablara de mí. (…)
JACQUES PINTOR —No te dejaron ordenarte aquí. Eso no es ni bueno ni malo.
VICENTE JESÚS —Por favor, le estoy diciendo que no tengo nada que ver con Zaragoza, no insista.
JACQUES PINTOR —No, porque es el relato de otra persona. Como decir que su padre se llama Juan, y que fue novio de Vicente un tiempo. El mismo diario dice que eres de Zaragoza. Por favor, diles que rectifiquen, o si quieres les llamo yo.
VICENTE JESÚS —¿Le importaría dejar zanjado mi tema? Le estoy diciendo amablemente que no tengo nada que ver con Zaragoza. No le voy a contar mi vida. Le estoy pidiendo que deje zanjado mi tema, por favor. Espero que no vuelva a nombrarme nunca más. Le deseo mucha suerte. Un fuerte abrazo.
JACQUES PINTOR —Nunca he comenzado ningún tema contigo. Recordarás que me has contactado amenazándome. Respeta la libertad de los demás. Te he ofrecido la palabra. La rechazas. Los demás también la tienen.
VICENTE JESÚS —Disculpe, no quería que sonara en ese tono. Habrá sido una confusión. Solo le digo que es una intromisión ilegítima en mi vida íntima, y personal. Y que se ha confundido conmigo.
JACQUES PINTOR —Es derecho legítimo del que me ha contado la historia de corrupción que investigo. Ser cura no es ser abogado. (…) Lo importante es limpiar la iglesia de la corrupción que acabó con Ureña y Barco Las víctimas siguen sufriendo. Para ello tienen que hablar los implicados. Y hablan.
VICENTE JESÚS —Me parece genial por su parte. Yo no tengo nada que ver con Barco, Zaragoza, Don Manuel. Por favor, no vuelva a escribir sobre mí. Imagino que lo entiende.
JACQUES PINTOR —Es que de ti no se habla. El que tiene la palabra menciona que fuisteis novios. Tiene derecho. Denuncia, si es falso. O habla con él.
VICENTE JESÚS —Usted es responsable de lo que publica. Bueno me alegro de conocerlo. Espero que le vaya todo muy bien. Le deseo lo mejor.
JACQUES PINTOR —Yo no hablo de ti, Vicente. Hablo con otros. ¿Por qué voy a censurar tu nombre? Y no se ha dicho cosa mala, sino algo corriente.
VICENTE JESÚS —Yo también te deseo paz y bien. Me gustaría que no hablara de mí más veces, si no le importa. No quiero participar en su blog.
JACQUES PINTOR —No lo he hecho. Doy la palabra a los que aclaran la tragedia de Zaragoza.
VICENTE JESÚS —Yo no tengo nada que ver en lo que pasó con el pobre Arzobispo. Solo quiero que lo entienda.
JACQUES PINTOR —Lo he entendido siempre. Nada se dice de ti respecto a eso ni se añade predicado alguno a tu nombre.
VICENTE JESÚS —No me mencione más en su blog un fuerte abrazo.
JACQUES PINTOR —Lo haré cuando tenga que respetar el derecho de otras personas. Al menos en Santa Engracia eras monaguillo. No sé por qué tienes que mentirme.
VICENTE JESÚS —No quiero participar en su blog. He hablado con usted de buena fe.
JACQUES PINTOR —No participes. Solo te doy el derecho a hablar.
VICENTE JESÚS —No vuelva a publicar datos que afectan a mi intimidad.
JACQUES PINTOR —Mientes con que no tienes que ver con Zaragoza. Pero no debes preocuparte. Ni es pecado.
VICENTE JESÚS —Usted no tiene nada que ver conmigo ni yo con usted. No hable de mí.
JACQUES PINTOR —Insisto en que hay derechos de otras personas. ¿O afirmas que no fuiste una relación sentimental de MR? No es que sea importante, ¿pero dices que él miente? (…).
VICENTE JESÚS —El único motivo de mi conversación con usted es decirle que no se entrometa en mi vida ni la haga pública sin mi permiso.
JACQUES PINTOR —No lo he hecho. Hay derechos de otras personas.
VICENTE JESÚS —Perfecto. (…)
JACQUES PINTOR —Y felicidades. Has recibido una vocación maravillosa, custódiala y sé fiel. Es mi deseo personal de corazón. No te lo había dicho.
VICENTE JESÚS —Se lo agradezco. (…) Un saludo.
JACQUES PINTOR —Saludos. A tu disposición.
VICENTE JESÚS — Mi nombre no es relevante.
JACQUES PINTOR —Es una historia de otro. Tiene derecho. De verdad.
VICENTE JESÚS —Okey. Un abrazo.
JACQUES PINTOR —Otro.
May 16, 10:22 AM - VICENTE JESÚS —Buenos días de nuevo. Ha vuelto a hablar de mí en su última entrada…¿ Se divierte? Le he pedido, por favor, que deje de llamarme maricón en su blog. No quiero ni tengo nada que ver con Zaragoza. Se lo pido una última vez: déjeme tranquilo, porque no tengo nada que ver con lo que pasó con D Manuel. ¿Me quiere perjudicar a mí? Yo no he hecho nada. Deje de llamarme homosexual públicamente y de relacionarme con esa turba de personas, se lo ruego.
JACQUES PINTOR —¿Eres el dueño de los derechos de las personas que entrevisto y de mi trabajo? Si eres gay o no es tu problema. (…) La palabra maricón es ofensiva. Me estás calumniando. Decir que alguien habla de su relación sentimental contigo no es llamarte maricón. Hasta la comunidad LGBTI se echaría encima tuyo y te denunciaría por usar esa palabra (…)
VICENTE JESÚS —Discúlpeme. Habrá sido el corrector. No he querido utilizar palabras ofensivas. Sólo le decía que no se metiera conmigo porque me está haciendo daño, nada más.
JACQUES PINTOR —Olvídate de mí. A lo tuyo, deja de incordiarme. Lo más fácil es que hablemos, si lo deseas, en persona. Por teléfono si quieres, ya no más por escrito. Ya te lo ofrecí. Por aquí se acabó.
VICENTE JESÚS —Pero de qué quiere que le hable. Está cometiendo un error conmigo. No he hecho daño a nadie. Y estas publicaciones me están perjudicando. Siento haberle molestado, no era mi intención. Yo sólo quería que me dejase aparte. No sé de qué pretende que le hable. Todo esto me está haciendo sufrir. Creo que lo mío no está bien. Y discúlpeme, no tengo nada contra usted ni contra nadie. Pero se me está haciendo daño, y creo que eso no es cristiano.
JACQUES PINTOR —Aquí nadie te pretende dañar. Las víctimas de una corrupción me ayudan a desvelar la verdad. Te aconsejo que acudas a un buen director espiritual. La confesión personal e individual es muy necesaria para un sacerdote. Te aconsejo el capellán XXX de XXX, don XXX XXX. Por el bien de tu alma. No dejes la confesión. Este sacerdote es un ejemplo de discreción y un hombre de Dios.
May 21, 2:31 PM - JACQUES PINTOR —Vicente, un lector me ha enviado un vídeo donde sales ebrio o haciendo ver que lo estás, e imitando a Ureña con un “Oremooosss” con los brazos levantados. He pensado que debes saberlo. Era poco antes de entrar en el seminario
May 21, 5:50 PM - VICENTE JESÚS —Hola de nuevo. Le contesto a su mensaje. No es la primera vez que el Señor MR me acosa con sus campañas de acoso y derribo. Qué quiere que le diga. ¿Quiere que hablemos de mi adolescencia? ¿Acaso es interesante? ¡Ojalá! me haga el favor de frenar a D. MR. Todo lo que le cuenta lo ha ventilado a diestro y siniestro durante varios años. De nuevo, le transmito paz, amistad y benevolencia. Espero que no quiera participar usted en una campaña de acoso, difamación y derribo contra un sacerdote que no es más que un chaval de 26 años Un saludo cordial.
VICENTE JESÚS —Estimado señor: Le deseo gracia y paz. He olvidado decirle que a mí no me echaron de ningún seminario. Accedí al Seminario Castrense de España por decisión propia. Salí de dicho seminario por una cuestión que nada tiene que ver con el tema vocacional y así consta a quien le tuvo que constar. Finalmente, fui directamente a la diócesis de Jaca y en ningún momento solicité la admisión al seminario de Zaragoza, sino que me vive directamente a la diócesis en la que sirvo. Se lo cuento por referencia a nuestro artículo 20 de La Constitución Española. Un cordial saludo.
JACQUES PINTOR —Siento constatar que usted me sigue llamando lacayo y servil. Como profesional del periodismo no voy a frenar a nadie. El señor MR, su exnovio, es libre en sus acciones, como Usted. Veo que no entra en razón. Le he ofrecido la oportunidad de dar su versión. Tal vez debe usted ir al psiquiatra, profesional de la medicina, y dejarse ayudar. Publicaré el vídeo, es mi obligación, podrá Usted contactarme para dar su versión si lo desea. Me decepciona Usted. Un chaval no debe ordenarse en mi opinión. Fíjese que he hecho todo lo contrario a acosar, que es informarle por avanzado. Y Usted, puerilmente, juega a emitir amenazas irrelevantes.
VICENTE JESÚS —Estimado señor: Le deseo gracia y paz. En ningún momento me he referido a usted en esos términos que menciona, faltar al respeto no es de personas educadas, y ya que la educación es lo primero que nos educan, nunca haría ese feo de faltar el respecto a nadie. Y jamás le amenazaría a usted ni a nadie, faltaría más. Simplemente, le he dicho que las cosas que ha ventilado el Sr. MR, según me ha dicho usted mismo, son difamaciones. Espero que comprenda el dolor que esto puede provocar. Además, la información que se ha publicado no es real, de ahí la mención al artículo 20 de nuestra Constitución. Rezaré por usted. Un cordial saludo.
JACQUES PINTOR —Amigo mío, son imágenes, y su voz. No hay calumnia. Tampoco cuando una persona identifica a su novio. Y los informes que he leído del seminario tienen visos de ser reales. Por otra parte, sí que ha faltado al respeto. Usted no sabe lo que es educación, solo hay que mirar el vídeo y las palabras que usa, además de la burla sobre su obispo y su estado ebrio. Mi interés en hablar con Usted es discernir si esas actitudes las enterró Usted y puedo considerar dejarlas enterradas. Si no fuere así, son parte de la demolición de la comunidad católica de Zaragoza, ya que MR, como usted le llama, participó en esa trama contra Barco y Ureña, que yo investigo. Usted me ha mentido en varias ocasiones. Quedo abierto a conversar con Usted en persona.
VICENTE JESÚS —Estimado Señor: Le deseo gracia y paz. No he identificado al Sr. MR por mi cuenta, sino porque usted me mencionó que él «tenía derecho a contar su historia». De acuerdo. Sin embargo, no me identifico con las cosas que el Sr. MR dice. Además, hablar de presupuestos acontecimientos que ocurrieron supuestamente cuando yo era un ciudadano más, no lo entiendo como un «derecho a contar una historia», sino un intento de hacer daño a mi persona a través de un intento de escándalo público agravado a través de la utilización de medios de comunicación social. En ningún momento cuestiono su trabajo de investigación ni su labor como periodista, ni por supuesto le cuestiono a usted. Únicamente le digo que no tengo nada que ver con lo sucedido con el Arzobispo. Dios quiera que todo se arregle y haya paz. Un cordial saludo.
JACQUES PINTOR —Aquí no hay agravios en ningún sitio, el periodismo utiliza los medios de comunicación social, para hacer llegar a la gente la verdad. Usted confunde todos los términos de su discurso. Además, qué sabrá usted de las intenciones de las personas al realizar una acción. Ni en el confesionario deberá Usted juzgar esto. Usted dice no identificarse con las cosas que el Sr. MR dice (¿cuáles, puesto que dice nada o casi nada, y no debe de mentir cuando tuvieron una relación sentimental?), y eso está bien. Pero yo le doy la palabra, precisamente, para que pueda dar su versión de los hechos. En cuanto a la burla de un obispo por parte de un acólito, Usted, que tuvo como vicario parroquial de su parroquia [cuando Vicente era todavía un joven laico -Nota de la edición] a una persona que hacía del sexo diversión y ofensa a Dios [aquí nos referimos a Enrique Ester, sacerdote, mencionado en una Entrada del Blog], como todo el mundo sabía, le pone en una situación de especial falta de autoridad cuando pretende hablar de la intencionalidad de las personas al denunciar estos hechos. El mismo silencio sobre estos hechos hasta recientemente es un silencio culpable por parte de los que deberían haberlo denunciado. Ahora es mi turno, desde el periodismo libre y responsable. Usted pretende por un lado corregir a las personas sobre unos hechos que son parte de la intimidad de esas propias personas (el Sr. MR dice que Usted y él tuvieron una relación sentimental) y por otro lado pretende que denunciar las actividades de un señor (usted) cuando estaba a punto de entrar en un seminario de una diócesis donde ha habido una guerra de religión, es tener la intención de hacerle daño. Tal vez la intención de la gente que denuncia abusos de múltiples tipos sea la de sanar la situación y cerrar el grifo de las violaciones de los derechos fundamentales de las personas que profesan la religión católica en Zaragoza. Es también un derecho fundamental del fiel que no le den gato por liebre, o una piedra en lugar de un trozo de pan. Sigue usted desaprovechando la oportunidad que le doy, porque le pertenece, de dar su versión de los hechos, o pedir perdón, o contar que ya lo hizo, o desmentir que tiene informes negativos del seminario castrense que lógicamente no escribí yo. Reciba un saludo cordial, una vez más.
May 26, 11:10 AM - VICENTE JESÚS —Estimado señor: Le deseo gracia y paz. Usted dice que yo no digo nada, pues con el debido respeto y consideración hacia su persona y el equipo de su blog, digo: En vista de lo ocurrido hasta el momento y sin ánimo de ofenderle, molestarle o cuestionarle, le comunico varias cosas. En primer lugar, acerca del vídeo publicado recientemente en su blog que le remitió el Señor MR según usted ha reconocido tácitamente [decimos explícitamente «que un lector nos remitió el vídeo». Esta aseveración es de nuevo falsa, no fue en ningún momento MR] al no desmentir que fue el señor MR; y quizás expresamente al responderme en comunicaciones anteriores que «tiene derecho a contar su historia» y « es libre de sus acciones» entre otras cosas, según sus palabras. Aunque es cierto que el Señor MR y usted son libres en sus acciones, el Señor MR no tenía mi permiso para grabar una reunión que se celebró en la intimidad, en un lugar privado (una vivienda particular) y mucho menos obtuvo mi consentimiento para difundir videos o imágenes a terceros, por ejemplo, su blog. Así, aprovechando la publicación del vídeo grabado y difundido sin mi permiso, se aprovecha este contexto para verter injurias consideradas muy graves según las normas del Derecho Canónico Vigente a las que estoy obligado a cumplir, que lesionan mi dignidad, atentando contra mi fama y estimación y que me están ocasionando un grave perjuicio. Además, el vídeo está sesgado y descontextualizado de forma intencionada por el remitente. De ahí que usted hable de un presunto «estado de ebriedad» que las otras dos personas que estuvieron presentes desmentirían, porque lo que yo hacía en ese momento era una imitación de un personaje público que salía en televisión. Además, usted dice que me he burlado de Monseñor Ureña y eso lo ha deducido usted o se lo ha transmitido así el señor MR, porque creo que en ningún momento he mencionado en el vídeo a quien fuera Arzobispo de Zaragoza quien merece todo mi respeto, oración y solidaridad por los acontecimientos tan dolorosos que sucedieron unos años después. En lo que se refiere a Zaragoza insisto en que no me expulsaron, ni mucho menos. De hecho, no fue D. Serafín Martínez Fernández quien me admitió en el Seminario Castrense de España en el año 2014/2015, sino otro Rector que corroboraría mi versión de que no fui expulsado de Zaragoza: me fui voluntariamente del Seminario Metropolitano de Zaragoza, porque me llamaba vocacionalmente servir como capellán en el Ejército por motivos personales que no tengo por qué aclararle. Por último, decirle de nuevo que mi salida del Seminario Castrense de España no se debió a ningún problema de idoneidad moral (como usted ventila con asiduidad aplicando una analogía con Zaragoza) para el sacerdocio, sino porque no superé, por limitación física constitutiva de causa médica excluyente, las pruebas especificadas por la normativa del Ministerio de Defensa para los capellanes castrenses realizadas rutinariamente el Seminario Castrense en el mes de octubre/ noviembre [en su testimonio publicado más arriba dice: Don Marino, siempre me abrió las puertas para entrar en el Seminario de Jaca. Sin embargo, no fue posible en un primer momento, puesto que había ingresado en el Seminario Metropolitano de Zaragoza con vistas a ingresar al siguiente en el Seminario Castrense de España, donde estuve tres años. Dios dispuso que ser Capellán castrense no era mi vocación y después de rezarlo, y comentarlo con mi director espiritual, pedí el ingreso en la diócesis y el Sr. Obispo la aceptó ] Y que la mención que hace a supuestas injurias hechas por mí a D. Serafín en el año 2015 con mi salida del Seminario no es veraz. Igual le han transmitido la información confundida: es posible que se haya confundido con un proceso eclesiástico que como comprenderá no comentaré. En fin, me gustaría que comprenda el dolor psicológico y el perjuicio que esto me está causando desde mi responsabilidad ministerial para que no persista. Le deseo gracia, paz y bien. Un cordial saludo, Vicente.
JACQUES PINTOR —Tomo nota. Parte de sus aseveraciones no tienen sentido para mí. Si me dice a mí que no persista, no entiendo en qué cosa relacionada con Usted no debería persistir. Arregle su vida Usted mismo, no me traspase sus problemas. Publicaré su comentario para complacerle. Es mi gustoso deber. Paso a preguntarle si Usted era conocedor de las andanzas sexuales del vicario de su parroquia Enrique Ester. Y si Enrique Ester le apoyaba en su camino vocacional sabiendo que Usted tenía una relación sentimental homosexual. También debo preguntar que no es aceptable señalar una información como incorrecta, y decir a la vez que no me va a aportar la rectificación, es decir, que había un proceso canónico relacionado con Usted. Canónicamente una persona homosexual activa tiene vetado el camino hacia el ministerio sacerdotal. En mi opinión tendría que pedir Usted la secularización.
VICENTE JESÚS —Estimado señor: Le deseo gracia y paz: No le he dado permiso para publicar lo que le he dicho, habrá sido un mal entendido. Le he informado ad usum privatum. Por último, yo no conozco a Enrique Ester de nada. El debió estar en la parroquia cuando yo debía ser literalmente un niño. Y en ningún momento le he hablado de mi inclinación sexual. Un cordial saludo.
JACQUES PINTOR —(…) Enrique E. era vicario de su parroquia hasta 2012. Poco después entro Usted en el seminario.
VICENTE JESÚS —No sé dónde pone eso que usted dice. Le he dicho que esto es una conversación privada, no una entrevista. Es una aclaración con la misma intención de siempre de que no escriba sobre mí. Un saludo cordial
JACQUES PINTOR —Pues no se apure, como lo deja claro, se entiende, no lo publico al no desearlo Usted. Cuando quiera hablamos con tranquilidad y confidencialidad.

TAMBIÉN TE INTERESA:
- SEXO EN GRUPO DE UN SACERDOTE DE 26 AÑOS DE JACA A POCO DE ORDENARSE 
- RECIÉN ORDENADO DENUNCIA A SU EX NOVIO POR DESTAPAR QUE ES BEBEDOR Y HOMOSEXUAL 
- #VÍDEO- EBRIO, MESES ANTES DE ENTRAR EN SEMINARIO SE BURLA DE UREÑA EN VÍDEO 
- La diócesis de Jaca cuenta con un nuevo diácono 
<