OSCURO NEXO (II): EL PAPA PROCESA Y A LA VEZ PROPORCIONA ABOGADO VIP A ZANCHETTA. ARANA IMPLICADO


El obispo Zanchetta

En la Entrada anterior (el lector podrá revisitarla haciendo clic en el enlace aquí) veíamos cómo a Gustavo Zanchetta se le ha proporcionado un abogado canónico VIP, procedente de la UCAM de Murcia, la misma que se ha beneficiado grandemente de la destrucción del Instituto Juan Pablo II. Veíamos además que Vicenzo Paglia, Gran Canciller del nuevo Instituto Juan Pablo II que ha dirijido la escabechina de profesores y asignaturas clave para defender el legado del Papa San Juan Pablo II. Paglia, arzobispo homosexualista, ha nombrado al ahora abogado de Zanchetta delegado plenipotenciario de relaciones internacionales del nuevo Instituto Teológico Pontificio Juan Pablo II. Paglia se sentó al lado del Presidente de la UCAM en la Rueda de Prensa en Roma en el año 2018 para presentar el nuevo proyecto internacional del Observatorio Internacional de la Familia, una joint venture o proyecto común del Vaticano con la UCAM de José Luis Mendoza.


Aquí ofrezco algunas traducciones mías de artículos aparecidos recientemente alrededor del caso Zanchetta y que enlazo con su original en inglés. El caso Zanchetta, decíamos, contrasta y es incluso un agravio comparativo con el caso del Cardenal Pell juzgado en Australia adónde viajó desde el Vaticano para defenderse de acusaciones de abusos, al cual han dejado solo y a quien desde este Blog declaramos inocente, e incómodo para la maquinaria impúdica vaticana de poder.

Como se verá más abajo en el segundo artículo, desde Argentina se menciona la relación de Germán Arana en nombre del Papa con los peores casos de pederastia y sodomía de la iglesia católica.


Argentina dicta orden de detención contra Monseñor Zanchetta. Por abuso sexual de 2 seminaristas, el obispo está en el Vaticano

21 DE NOVIEMBRE DE 2019


Destacaré la información más relevante.


Los fiscales de la ciudad argentina de Salta emitieron el jueves una orden internacional de detención contra el obispo argentino Gustavo Zanchetta, que reside en el Vaticano, acusado de abuso sexual simple continuado de dos seminaristas adultos, agravado por el hecho de que el presunto crimen fue cometido por un clérigo.

El Papa Francisco ha prometido que se endurecerá la represión contra los sacerdotes depredadores. La fiscal María Soledad Filtrín decidió dictar la orden de detención contra el ex obispo de Orán, considerado cercano al Papa Francisco, por no haber respondido a las reiteradas llamadas telefónicas y correos electrónicos que se le enviaron para comunicarle los actos jurídicos y por su decisión de establecer su domicilio en el Vaticano.

El obispo fue llamado por Francisco al Vaticano en 2017.

El Papa autorizó la apertura de un procedimiento de derecho canónico contra Zanchetta en mayo de este año.


Ex diputado del obispo argentino dice que el Vaticano sabía de las fechorías

De AP, Associated Press - By ALMUDENA CALATRAVA, NATACHA PISARENKO and NICOLE WINFIELD January 21, 2019


El Vaticano recibió información en 2015 y 2017 de que un obispo argentino cercano al Papa Francisco se había desnudado, exhibía un comportamiento "obsceno" y había sido acusado de mala conducta con los seminaristas, dijo su exvicario general a The Associated Press, socavando así las afirmaciones del Vaticano de que las acusaciones de abuso sexual se hicieron hace sólo unos meses.

Francisco aceptó la renuncia del obispo Gustavo Zanchetta en agosto de 2017, después de que los sacerdotes de la remota diócesis de Orán, en el norte de Argentina se quejaran de su régimen autoritario y un exvicario, rector de seminario y otro prelado proporcionaron informes al Vaticano alegando abusos de poder, comportamiento inapropiado y acoso sexual de seminaristas adultos, dijo el exvicario, el reverendo Juan José Manzano.


El escándalo de Zanchetta, de 54 años, es el último en implicar a Francisco, ya que él y la jerarquía católica en su conjunto enfrentan una crisis de confianza sin precedentes por el mal manejo de los casos de abuso sexual de menores por parte del clero y la mala conducta con adultos.

Francisco ha convocado a líderes de la iglesia a una cumbre el próximo mes para trazar el curso a seguir para la iglesia universal, pero sus propias acciones en casos individuales están cada vez más en el centro de atención.
La decisión del Papa de permitir que Zanchetta renuncie silenciosamente, y luego lo ascienda a un nuevo puesto No. 2 en una de las oficinas más sensibles del Vaticano, ha planteado nuevamente interrogantes sobre si Francisco hizo la vista gorda ante la mala conducta de sus aliados o descartó las acusaciones en su contra como ataques ideológicos.
Manzano, antiguo vicario general de Zanchetta, o diputado de alto rango, dijo que fue uno de los funcionarios diocesanos que dio la alarma sobre su jefe en 2015 y envió los selectores digitales al Vaticano.

En una entrevista con AP en las bancas de su parroquia de San Cayetano en Orán, Manzano dijo que era uno de los tres actuales y antiguos funcionarios diocesanos que presentaron una segunda queja a la embajada del Vaticano en Buenos Aires en mayo o junio de 2017 "cuando la situación era mucho más grave, no sólo porque había habido una pregunta sobre abusos sexuales, sino porque la diócesis se dirigía cada vez más hacia el abismo".


"En 2015, acabamos de enviar un 'apoyo digital' con fotos propias del obispo anterior con un comportamiento obsceno o fuera de lugar que parecía inapropiado y peligroso", dijo a AP en un correo electrónico de seguimiento. "Fue una alarma que hicimos a la Santa Sede a través de algunos obispos amigos. La nunciatura no intervino directamente, pero el Santo Padre llamó a Zanchetta y se justificó diciendo que su teléfono celular había sido pirateado, y que había personas que querían dañar la imagen del Papa".
Francisco había nombrado a Zanchetta a Orán, una humilde ciudad a unos 1.650 kilómetros (1.025 millas) al noroeste de Buenos Aires, en la provincia de Salta, en 2013, en uno de sus primeros nombramientos de obispo argentino como papa. Conocía bien a Zanchetta; Zanchetta había sido subsecretario ejecutivo de la Conferencia Episcopal Argentina, que el ex-cardenal Jorge Mario Bergoglio dirigió durante dos períodos consecutivos, de 2005 a 2011.
Y por todos los indicios, estaban cerca. Manzano dijo que Bergoglio había sido el confesor de Zanchetta y lo trató como a un "hijo espiritual".

Todo esto podría explicar por qué Francisco lo nombró a Orán a pesar de las quejas sobre supuestos abusos de poder cuando Zanchetta estaba a cargo de los asuntos económicos en su diócesis natal de Quilmes.


A principios de este mes, el Vaticano confirmó que el nuevo obispo de Orán había abierto una investigación canónica preliminar sobre Zanchetta por presuntos abusos sexuales.

Pero el portavoz del Vaticano Alessandro Gisotti subrayó en una declaración del 3 de enero que las acusaciones de abuso sólo habían surgido a finales de 2018, después de la dimisión de Zanchetta y casi un año después de que Francisco le creara el nuevo cargo de "asesor" de la oficina de gestión financiera del Vaticano.

En el momento de su dimisión, Zanchetta sólo había pedido a Francisco que lo dejara salir de Orán porque tenía relaciones difíciles con sus sacerdotes y era "incapaz de gobernar al clero", dijo Gisotti en la declaración.


"En el momento de su renuncia se le acusaba de autoritarismo, pero no se le acusaba de abuso sexual", dice la declaración.


Manzano dijo que el Vaticano tenía información sobre conductas sexualmente inapropiadas a partir de 2015, con los selfies desnudos, e informes de supuestas faltas de conducta y acoso en mayo o junio de 2017, aunque señaló que no constituían quejas canónicas formales.
Después del informe de 2015, Francisco convocó a Zanchetta a Roma, dijo Manzano. Regresó a Argentina "mejorado, hasta el punto de que nadie investigó cómo llegaron esas fotos a Roma".
Pero con el paso de los meses, Zanchetta "se volvió más agresivo y tomó decisiones impulsivas, manipulando hechos, personas, influencias para alcanzar sus metas".
Manzano dijo que Zanchetta comenzó a venir al seminario a todas horas, bebiendo con los seminaristas y trayendo a un seminarista con él cada vez que visitaba una parroquia, a veces sin pedir permiso al rector.

"El rector trató de mantener a los estudiantes en orden, estando presente cuando apareció el obispo, pero el monseñor buscó maneras de evitar su atención y desacreditarlo frente a los jóvenes", dijo Manzano a AP en un correo electrónico. "El mal presentimiento se agravó cuando algunos de ellos dejaron el seminario. Fue entonces cuando el rector investigó y advirtió sobre el acoso y el comportamiento inapropiado".


En mayo o junio de 2017, Manzano, el rector y otro sacerdote presentaron sus preocupaciones al número 2 de la nunciatura de Buenos Aires, Monseñor Vincenzo Turturro, "quien lo hizo avanzar fabulosamente", dijo Manzano. Manzano dijo que informó sobre los supuestos abusos de poder de Zanchetta con el clero, mientras que el rector informó sobre los supuestos abusos sexuales en el seminario. Manzano dijo que no conocía los detalles de los supuestos abusos, pero descartó cualquier acto de violación.


El Papa convocó a Zanchetta de nuevo en julio de 2017. Al regresar a casa, Zanchetta anunció su renuncia en una declaración del 29 de julio diciendo que necesitaba tratamiento inmediato para un problema de salud.


Zanchetta, el Papa y Germán Arana


Zanchetta pasó un tiempo en Corrientes antes de partir hacia España, donde se cree que se encontró con uno de los guías espirituales de Francisco, el reverendo Germán Arana, un jesuita al que Francisco había enviado otro obispo problemático, el chileno Juan Barros.
Zanchetta desapareció en gran medida de la vista pública hasta que el Vaticano, en un anuncio oficial el 19 de diciembre de 2017, dijo que Francisco lo había nombrado para el nuevo puesto de "asesor" en APSA, un departamento administrativo clave que administra los bienes raíces y las propiedades financieras de la Santa Sede. Aunque el anuario anual del Vaticano enumera jerárquicamente a Zanchetta como el principal diputado del presidente de la APSA, sus deberes exactos nunca estuvieron claros ya que el trabajo no existía previamente.

Zanchetta no ha respondido públicamente a las acusaciones en su contra. El Vaticano no ha proporcionado información cuando se le ha preguntado, aparte de decir que no está trabajando mientras la investigación sigue su curso. Gisotti, el portavoz, no respondió este fin de semana a una petición de comentarios.


Mientras que el caso de Zanchetta ha sido encubierto en secreto, Manzano aceptó hablar públicamente con AP y con un periodista del diario The Tribune de Salta. Se sentó para una entrevista en cámara y siguió con un correo electrónico para explicar sus propias acciones y las preocupaciones que las provocaron. Los otros prelados involucrados estaban lejos de Orán y no podían ser localizados por teléfono.


Como con la "Trama Maña", AP defiende que el Papa puede ser una víctima de estas manipulaciones sobre su persona


Manzano defendió la manera en que Francisco manejó el caso, diciendo que el Papa mismo debería ser considerado una víctima de la "manipulación" de Zanchetta.

"Nunca hubo intención de ocultar nada. El Santo Padre nunca tuvo la intención de defenderlo de nada", dijo Manzano. Negó que hubiera alguna contradicción en la declaración del Vaticano del 3 de enero, que distingue entre un informe sobre presuntos abusos sexuales y una denuncia formal.


El actual obispo de Orán, Mons. Luis Antonio Scozzina, se negó a hablar ante la cámara de AP, diciendo que quería guardar silencio hasta que la investigación estuviera en manos de la Santa Sede. Ha emitido una declaración en la que insta a las víctimas a que se presenten y presten testimonio. Pero dijo a AP que no quería crear un circo mediático que pudiera comprometer los derechos tanto de las víctimas como de los acusados.


Un catequista en la diócesis dijo que los líderes de la iglesia le habían dicho al personal y a los voluntarios que no hablaran con los medios de comunicación sobre las acusaciones en el seminario.

La madre de un seminarista dijo que su hijo le había dicho que las acusaciones de mala conducta sexual que involucraban a algunos de sus compañeros en el seminario eran ciertas. "Desafortunadamente, sí, me lo dijo cuando le pregunté sobre esto", dijo ella, a condición de que fuera anónima para proteger a su hijo.

El escándalo se ha hecho sentir en Orán, una comunidad profundamente conservadora cerca de la frontera boliviana. Manzano y los otros que hicieron las quejas al Vaticano fueron trasladados, pero el nuevo obispo ha dicho que los traslados se debieron a necesidades pastorales, no a represalias. Manzano ha dicho que está contento de volver a trabajar como párroco.


"Siento un gran dolor, porque como cristiano, ¿cómo podemos dejar que estas cosas sucedan? preguntó el jubilado Héctor Jiménez. La maestra Gianina del Valle Chein dijo que el Vaticano debería haber tratado a Zanchetta como "como cualquier persona normal que hizo algo, y no esconderlo, llevarlo a otro lugar para que pueda seguir haciendo lo mismo".