INMINENTE PUBLICACIÓN, VOLUMEN III: ENTREGADO AL SR. NUNCIO EL "Informe Zaragoza".

Actualizado: sep 11


El Nuncio de SS el Papa Francisco para España y Andorra, SER Bernardito Cleopas Auza, entrega sus credenciales diplomáticas al Rey de España Felipe VI

Ante la inminente publicación este mes de septiembre de 2020 del Volumen III de la obra "Complot de poder en la Iglesia Española", que llevará el título de " 'Hablarán las piedras'. El Informe Zaragoza tal como le ha sido entregado al Sr. Nuncio", adelanto mi saludo al Sr. Nuncio del Papa Francisco en España y Andorra, SER Bernardito Cleopas Auza, en el Documento que presenté urgido por mi conciencia a la Nunciatura Apostólica en la ciudad de Madrid el 18 de junio de 2020, y que aparece en las primeras páginas del Libro.

Jacques Pintor

Copyright @2020 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor. Para aportar información escribir a jacquespintor@gmail.com, Twitter @jacquesplease

Nota al Tercer volumen de la Obra – La carta de cobertura


A SU EXCELENCIA REVERENDÍSIMA MONSEÑOR BERNARDITO CLEOPAS AUZA Su Excelencia Reverendísima Monseñor Bernardito Cleopas Auza Nuncio apostólico en España y en el Principado de Andorra Av. de Pío XII, 46, 28016 Madrid
Estimado Padre Bernardito, Excelencia Reverendísima,

En primer lugar quiero felicitarle por su 61 cumpleaños acontecido este mes de junio en la víspera de la Festividad del Corpus Christi. ¡Muchas felicidades, y que cumplas muchos más! Me da mucha alegría saludarle aunque sea por carta. No es esta la primera vez pues tuve anteriormente la oportunidad de charlar brevemente con Su Excelencia en septiembre de 2015 (…). Tristemente necesito en este momento compartirle en estas líneas una gran consternación por la situación de división en la Diócesis de Zaragoza, donde vivo. Ya el Papa Francisco ha dicho en alguna ocasión recientemente que “iré a España cuando haya paz”, comentario que ha desconcertado a muchos. Yo mismo no lo he entendido hasta hace poco. Al Papa Francisco es lo que le han explicado: no hay paz en la Iglesia, yo ahora sí lo entiendo. Ut diligatis invicem, reza su lema episcopal. Respecto al apóstol Juan, que repetía estas palabras de Jesús, el Evangelio nos cuenta que Jesúslo miró y lo amó”. Juan, el enamorado de nuestro Señor desde que era adolescente era conocido por repetir estas palabras, tremendas por su sencillez, al final de sus días cuando probablemente le llevaran ante grupos de cristianos para afianzar la Fe de los primeros. En el polo opuesto del amor de hermanos que promueve su lema episcopal le muestro en el escrito que le adjunto con pelos y señales la triste historia reciente de Zaragoza provocada por el cardenal Omella, el jesuita Arana y la colaboración sin conocerlo sus superiores de monseñor Fernando Chica desde el Vaticano, además de la colaboración de clérigos que siguen dividiendo a los fieles en esta Diócesis rasgada y dividida por la trama sangrante para expulsar a monseñor Ureña con calumnias y falsedades y con la utilización sacrílega del Papa Francisco como si fuera un simple muñeco. A la llegada del nuevo arzobispo, Don Vicente Jiménez -que está ya esperando a su relevo- los agentes de esa trama devastadora de Zaragoza se atrevieron incluso a denunciarle a él por querer poner orden. El obispo denunció al vicario judicial y la notaria diocesana por robar información del obispado para echar a Don Manuel Ureña, y ellos denunciaron al obispo Jiménez por espiarles y por despido improcedente. Posteriormente el arzobispado les denunció a los dos también por gastar dinero del arzobispado sin declararlo, y han sido condenados por este delito por el alto tribunal de Aragón a penas de cárcel. Aun así, el clérigo condenado, ex vicario judicial Rvdo. Roberto Ferrer despacha en el despacho parroquial de una de las mejores parroquias de Zaragoza, Santiago el Mayor, oye confesiones, asiste a misa como fiel y a veces la celebra no mencionando al obispo en el canon por rencor al mismo; y la ex notaria Mari Cármen Amador dirige grupos de la parroquia mientras aprovechan para prepararse para la presunta llegada de monseñor Fernando Chica y ser restaurados al poder para inmensa vergüenza de la Diócesis. Esto causará una gran desafección entre los fieles. Tenemos pues ya en este momento que el sacerdote Roberto Ferrer ha sido condenado a pena de cárcel y tiene antecedentes penales, no menciona al obispo en el canon, denunció al arzobispo Vicente Jiménez y colaboró en la expulsión con pruebas falsas del anterior arzobispo Manuel Ureña: y oye confesiones. Y defiende que lo hizo todo por mandato del cardenal Omella y en palabras de Omella, “por misión casi secreta para el Papa”, como se explica y demuestra en el documento adjunto. Excelencia Reverendísima, monseñor Fernando Chica fue intermediario en un tráfico de información que ha minado la credibilidad del Papa Francisco en España. Monseñor Fernando Chica sería una tragedia como arzobispo para la diócesis de Zaragoza. Su actuación como puente del jesuita Arana y del cardenal Omella contra el arzobispo Ureña y contra el último secretario de este, vulnera no solo los principios básicos del derecho sino también toda razón lógica. Por todo lo ocurrido en esa conspiración de poder el cardenal Omella sigue todavía imputado ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y el jesuita Arana se ha saltado tres veces una citación judicial ante un Juzgado civil de Madrid. Deberá acudir a declarar en cualquier momento cuando le llegue la nueva citación. En un posible juicio posterior a la comparecencia del jesuita Arana en el Juzgado saldrán muy probablemente testigos y víctimas del cardenal Omella y de la actuación conjunta con Arana y la ayuda imprescindible de monseñor Fernando Chica. Sería letal para Zaragoza la llegada de monseñor Fernando Chica a esta Diócesis gravemente herida y dividida Todo esto le cuento Excelencia poniéndome en la presencia de Jesús, de su Madre y Madre Nuestra Santa María y de Nuestro Padre y Señor San José. San José tuvo que enfrentarse al sentido común que le decía que no fuera el idiota más grande del mundo y no se llevara al fruto santo de Dios y a María a un país extraño a cabalgadura de un cuadrúpedo y los enfrentara a una muerte casi segura; y todo por un maldito sueño en un lugar maldito. José, maestro de imposibles hechos posible, tiene a sus pies antes de enviarle yo a Usted, Padre Bernardito, este mensaje porque acudo desde ahora a la intercesión del Patrón de la Iglesia. Monseñor Bernardito, en esta comunicación con Usted acudo sin disfraz ni subterfugios, sin cálculo cicatero. Bien pudiera mandar dos cartas, la primera con el saludo y el recuerdo de 2015 y pidiéndole una entrevista. La segunda con el tema que aquí abordo hasta que me comunicara Su Excelencia una respuesta con respecto a mi petición. Y ver después qué carta tiene más éxito. Si la primera, entregarle un dossier de mi investigación en mano tras una entrevista. Si ninguna, dejar constancia de lo enviado. Si la segunda, reunirme con Su Excelencia para expresarle esta gran preocupación de los católicos de España con respecto a la Diócesis de Zaragoza y la terrible noticia que representaría la elección de monseñor Fernando Chica como arzobispo de esa Diócesis. No quiero utilizar este cálculo le decía a Su Excelencia, prefiero el “o todo o nada” y el “rien ne vas plus” porque el fruto de lo que tengo que exponerle aquí será sobrenatural, y con Dios no se chalanea. Así que voy de frente con lo que tenemos y ya su Excelencia Reverendísima es el que ostenta la posición para tomar determinadas determinaciones, como apunta nuestra santa Teresa de Ávila. Sin embargo sé que me arriesgo a la persecución por parte del cardenal Omella. Soy completamente consciente de la gravedad de estas líneas. Actúo con plena libertad de hijo de Dios, de hijo de la Iglesia acorde con mi obligación moral que me recuerda mi conciencia y el Derecho Canónico. Un cáncer debe ser extirpado o desahuciado el enfermo. Y la Iglesia, enferma en España, no puede morir porque la Barca del Señor no se hunde. Le escribo sobre todo esto porque por mi labor profesional como periodista y tras más de un año de investigaciones y conversaciones he podido saber bien qué ha ocurrido y porqué. A menudo criticamos fotografías o reportajes vistos en televisión o en la prensa y que incluso han merecido premios de gran prestigio y nos hemos preguntado por qué el fotógrafo o reportero estaba filmando un asesinato o a un niño o mujer desangrándose en el suelo en lugar de llevarla al hospital aun con peligro claro de su propia vida. Muy bien pudiera yo limitarme a pintar el cuadro, pero mi conciencia me dicta que debo denunciar esta situación, en casa primero, en la Iglesia, aunque me haya llevado amenazas canónicas en ocasiones por las mismas personas abusadoras, o los mismos denunciados hayan escrito los autos de archivo. Son muchos los que se preguntan por qué el cardenal Stella condena a un sacerdote al peor de los castigos, al que no se condena ni a algunos convictos de abusos, cuando el cardenal firma al mismo tiempo haber obtenido la prueba que desarma la única acusación contra el Rvdo. Barco. Es menester la rápida restauración del honor del Rvdo. Barco y de monseñor Ureña y el castigo de los culpables de este delito. Y en esta trama colaboró monseñor Fernando Chica de manera esencial y directa, y en el anexo documental cito pruebas de Audio (los que hablan son amigos de monseñor Chica, no enemigos que pudieran mentir) y aporto documentos que corroboran todos estos particulares. Respecto al agravio comparativo contra el Rvdo. Barco por intereses de poder que le relataba más arriba puedo mencionar que recientemente un obispo español ha condenado a un sacerdote a no ejercer el ministerio unos años por unos abusos; y tenemos también el caso de la rehabilitación de un sacerdote en Perú secularizado sin derecho a recurrir, pero más tarde la supuesta víctima confesó que había mentido y el sacerdote fue rehabilitado. O el mismo caso del cardenal Pell que ha llevado esta cruz de las calumnias a pulso y por Cristo con una dignidad óptima.

***********

[También he tenido] (...) la ocasión de estar con el cardenal Chito en dos momentos. Uno, en la universidad jesuita de San José, cuando le entregaron su Doctorado Honoris Causa. Dos, en una misa dominical con la parroquia de una comunidad filipina, celebrando la festividad del Santo Niño si mal no recuerdo, donde habló en Tagalo y en inglés a los asistentes para gozo de todos: ¡el cardenal Chito es tan amado de todos! En la homilía habló de la dimensión martirial de la vida cristiana. Muy adecuado para lo que aquí estoy narrando, si me lo permite. En el discurso a los jóvenes que se graduaron junto a su recepción del Doctorado Honoris Causa les habló directamente -pidiendo antes permiso a los allí congregados. Les explicó y todos entendimos, que no es suficiente ni tan siquiera es importante recibir honores o desear recibirlos. Era, contaba el cardenal Chito, su 10 u 11 Doctorado Honoris Causa, él no lo recordaba. Insistió en que lo importante es “to be honorable”, “not to receive honors”. Cuando le escribo esto, me viene a la mente, y lo regusto una vez más porque desde septiembre de 2015 me ha quedado grabado en la mente (…).

**********

En primer lugar quisiera suplicar a Su Excelencia Reverendísima que considere la necesidad de recibir al Rvdo. Barco para que se le asesore ante las terribles consecuencias personales, morales, de salud, económicas y contra su honor, de una secularización (2017) provocada por los últimos coletazos de aquellos intereses de poder sobre la Diócesis de Zaragoza en el año 2014, y pueda el Rvdo. Barco elevar este asunto a una instancia superior antes de considerar apelar al Papa Francisco. Ut diligatis invicem. Este asesoramiento al Rvdo. Barco es necesario puesto que el Prefecto de la Congregación para el Clero, el cardenal Beniamino Stella, y el cardenal Omella son partes interesadas en estos dramáticos acontecimientos y le han negado toda ayuda. Su secularización contra razón y contra justicia se ejecutó contrariamente a las pruebas que exoneraban al sacerdote mencionado. Deseo adelantarme al peligro de ataques a mi persona a partir de estas líneas por ser el cardenal Omella no solo presidente de la CEE y miembro de la Comisión de los Obispos, sino también miembro de la Signatura Apostólica y persona implicada en estos hechos tan graves. En segundo lugar tras todo lo dicho, Excelencia Reverendísima, quisiera pedir entrevistarle de nuevo para abordar el tema de la presencia de la Iglesia en la Sociedad y en concreto en la española para ser sal y también luz entre nuestros iguales los hombres. Padre Bernardito, Excelencia Reverendísima, quedo a su disposición con total diligencia ya a partir de ahora. Deseo agradecerle su presencia en España como Nuncio de nuestro amado Papa Francisco y le pido su bendición para mi familia y para mí. Con promesa de mis oraciones, reciba un saludo filial, Jacques Pintor

Zaragoza, a 14 de junio de 2020, festividad del Corpus Christi



____________________________

Puedes pedir el SEGUNDO volumen de la obra en este enlace. Y a través de él, leer gratuitamente varios capítulos de los dos volúmenes.

Será muy bueno y de agradecer si cuando adquieras el libro y le hayas dado un vistazo, o tras leer unos capítulos o incluso después de leerlo entero, dejes un comentario de valoración. A los potenciales lectores que todavía no lo han adquirido les es muy útil este particular.