CIRCO ROMANO: DEL COLISEO AL VATICANO

Actualizado: feb 24


Y yo me pregunto: ¿quién ha escrito el discurso para el Papa Francisco, en el 150 aniversario de la proclamación de Roma como capital de Italia, y fin del cesaropapismo y los Estados Pontificios? Porque si busco mis palabras favoritas en un discurso del Papa, que serían "Virgen María", "Dios", "Jesucristo", "Fe", "Esperanza", "Caridad/Amor", "Jesús", "Santísima Trinidad", "José" o "Pedro", "Evangelio" tengo que solo se mencionan dos de ellas y se menciona 3 veces en un documento de 984 palabras escrito, ¿por quién?: Esperanza y Amor.

Jacques Pintor, periodista Copyright @2020 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor PARA APORTACIÓN DE INFO O DATOS, O UNA CORRECCIÓN, puedes escribir a jacquespintor@gmail.com

Buena falta nos hacía ante un Vaticano convertido en Circo de Vanidades, o parque temático de Roma, donde los cristianos han pasado de ser comidos por leones a sus representantes ser depredadores. Se ensalza al cardenal Ugo Poletti, masón, fallecido y responsable de la debacle litúrgica. Poletti quería como masón cambiar la iglesia junto a sus hermanos masones que ocupaban altísimos cargos en el Vaticano. Polett hizo muchísimo daño a las almas.


¡Válgame Dios!


Aquí mi propia traducción, del original en italiano (verlo aquí).

Mensaje del Santo padre Francisco en la apertura de las celebraciones de los 150 años de Roma Capital

Damas y caballeros,


Me complace unirme, como Obispo de Roma, a la inauguración de las celebraciones del 150 aniversario de la capital romana que, por iniciativa de la alcaldesa de Roma, la Honorable Virginia Raggi, comienzan hoy en presencia del Presidente de la República. Recordando el evento de Roma Capital, en vísperas del Concilio Vaticano II, el Card. Montini tuvo que decir: "Parecía un colapso; y para el dominio territorial pontificio era [...]. Pero la Providencia, ahora lo vemos bien, había dispuesto las cosas de manera diferente, jugando casi dramáticamente en los acontecimientos". La proclamación de Roma como capital fue un evento providencial, que en ese momento causó controversia y problemas. Pero Roma, Italia y la propia Iglesia cambiaron: comenzó una nueva historia.


En 150 años, Roma ha crecido y cambiado tanto: "de un entorno humano homogéneo a una comunidad multiétnica, en la que coexisten visiones católicas de la vida inspiradas en otras creencias religiosas y también en concepciones no religiosas de la existencia" (San Juan Pablo II, Discurso en el Capitolio, 15 de enero de 1998: Insegnamenti XXI , 1 [1998], 115). La Iglesia, en este asunto, compartió las alegrías y las penas de los romanos. Me gustaría, casi como ejemplo, recordar al menos tres momentos de esta rica historia común.


Nuestros pensamientos se dirigen a los nueve meses de la ocupación nazi de la ciudad, marcados por tanto dolor, entre 1943 y 1944. A partir del 16 de octubre de 1943, se desarrolló la terrible persecución para deportar a los judíos. Era la Shoah que se vivía en Roma. En ese momento, la Iglesia era un asilo para los perseguidos: cayeron antiguas barreras y dolorosas distancias. De esos tiempos difíciles, saquemos primero la lección de la eterna fraternidad entre la Iglesia Católica y la Comunidad Judía, que reafirmé durante mi visita a la Sinagoga Mayor de Roma. También estamos humildemente convencidos de que la Iglesia representa un recurso de la humanidad en la ciudad. Y los católicos están llamados a vivir la vida de Roma con pasión y responsabilidad, especialmente sus aspectos más dolorosos.

Me gustaría recordar, en segundo lugar, los años del Concilio Vaticano II, de 1962 a 1965, cuando la ciudad acogió a los Padres del Concilio, a los Observadores Ecuménicos y a muchos otros. Roma brilló como un espacio universal, católico y ecuménico. Se convirtió en una ciudad universal de diálogo ecuménico e interreligioso, de paz. Podrías ver lo mucho que la ciudad significa para la Iglesia y para el mundo entero. Porque, como recordó el erudito alemán Theodor Mommsen a finales del siglo XIX: "en Roma no se está sin intenciones cosmopolitas".


El tercer momento que me gustaría recordar es típicamente diocesano, pero tocó la ciudad: la llamada conferencia sobre los "males de Roma" en febrero de 1974, querida por el entonces Cardenal Vicario Ugo Poletti. En las asambleas participativas del pueblo, escuchamos las expectativas de los pobres y los suburbios. Allí, era una cuestión de universalidad, pero en el sentido de incluir lo periférico. La ciudad debe ser el hogar de todos. Es una responsabilidad aún hoy en día: los suburbios de hoy están marcados por demasiadas miserias, habitados por una gran soledad y pobres redes sociales.

Hay una demanda escrita de inclusión en la vida de los pobres y de aquellos que, inmigrantes y refugiados, ven a Roma como un puerto de salvación. A menudo sus ojos, increíblemente, ven la ciudad con más expectación y esperanza que nosotros los romanos que, debido a los muchos problemas cotidianos, la miramos de forma pesimista, como si estuviera destinada a la decadencia. No, Roma es un gran recurso de la humanidad!

"Roma es una ciudad de belleza única" (Celebración de las Primeras Vísperas de María, Madre de Dios, 31 de diciembre de 2013: Insegnamenti I, 2 [2013], 804). Roma puede y debe renovarse en el doble sentido de apertura al mundo e inclusión de todos. Esto también fue estimulado por los jubileos, y el de 2025 ya no está lejos.


No podemos vivir en Roma "cabeza abajo", cada uno en sus propios circuitos y compromisos. En este aniversario de Roma Capitale, necesitamos una visión común. Roma vivirá su vocación universal sólo si se convierte cada vez más en una ciudad fraternal. ¡Sí, una ciudad fraternal! Juan Pablo II, que amaba tanto a Roma, citaba a menudo a un poeta polaco: "Si dices Roma, el amor te responde". Es ese amor el que no te hace vivir para ti mismo, sino para los demás y con los demás.


Necesitamos reunirnos alrededor de una visión de una ciudad fraternal y universal, que es un sueño propuesto a las generaciones más jóvenes. Esta visión está escrita en los cromosomas de Roma. Al final de su pontificado, San Pablo VI dijo: "Roma es la unidad, y no sólo del pueblo italiano, sino heredera del ideal típico de la civilización como tal y como centro todavía hoy de la Iglesia Católica, es decir, universal" (Angelus, 9 de julio de 1978: Insegnamenti XVI [1978], 541). Roma será una promotora de la unidad y la paz en el mundo, en la medida en que sea capaz de construirse como una ciudad fraternal.


Celebramos 150 años de la capital de Roma, una larga y significativa historia. A menudo el olvido de la historia va acompañado de poca esperanza de un mañana mejor y de resignación en su construcción. Asumir la memoria del pasado nos empuja a vivir un futuro común. Roma tendrá un futuro, si compartimos la visión de una ciudad fraternal, inclusiva y abierta al mundo. En la escena internacional, llena de conflictos, Roma podría ser una ciudad de encuentro: "Roma habla al mundo de la fraternidad, la concordia y la paz" - dijo Pablo VI (ibíd. ). Con tales sentimientos y esperanzas, ofrezco fervientes deseos para el futuro de la ciudad y sus habitantes.


Roma, San Juan de Letrán, 3 de febrero de 2020


Francisco