top of page

EL JUEGUITO DE LA ZANAHORIA Y EL OPUS DEI

Actualizado: 18 sept 2023


AL FONDO, CANONIZACIÓN DE SAN JOSEMARÍA EN EL VATICANO. LA MULTITUD LLENABA TAMBIÉN LA VIA DELLA CONCILIAZIONE, QUE NO SE VE, Y BARRIOS ADYACENTES.


“La esencia del periodismo es dramática. El periodista auténtico oculta lo suyo y revela lo ajeno; reúne en sí las vibraciones dispersas y las transmite; semejante al cómico, desaparece bajo la realidad que nos transfiere.”


Por un lado, cachai, las oscuras fuerzas jesuíticas del Vaticano, con su brazo hispano liderado por ese jesuita astuto, Germán Arana Beorlegui, y su “pendejo útil” el cardenal Omella que pide y se le da, han dejado al Opus Dei en un aprieto cachudo. Es onda, obedecer o te vai, o como decía su santo Fundador, "ceder sin conceder, con ánimo de recuperar".

Buena lectura.

Jacques Pintor

Copyright @2023 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor. Para aportar información escribir a jacquespintor@gmail.com, Twitter @jacquesplease 

EN ESTA ENTRADA:
- EL OPUS DEI Y EL JUEGUITO DE LA ZANAHORIA
EL OPUS DEI Y EL JUEGUITO DE LA ZANAHORIA

Por medio de una jugada maestra, le han metido al Opus Dei el "efecto zanahoria", algo parecido a lo que le han hecho a los fieles de todo el mundo con el bergoglianismo. Esta volá que estamos pasando con la programada eliminación del Opus Dei es como la historia de la rana que la cocinan lentamente, subiendo medio grado cada 20 minutos, y la pobre no cacha que la van a matar. Esa es la imagen del Opus Dei hoy. De a poquito, lo están llevando al barranco, que aunque la Obra se haga la lesa, ahí está.

Por otro lado, mirando este cuento, es bueno acordarse del cariño de una madre pa' su cabro chico. La Obra es como una mamá y el Prelado es como un papá para los fieles: un padre y guía, como dice su letra chica. Pa' cachar la locura que estamos viendo, acuérdate de esa película brigida "1985", de Ricardo Darín, donde una cabra joven embarazada es pillada por los milicos argentinos, y un montón de gente más porque se confundieron de siglas con su ONG. En un viaje corto, la pobre tiene a su guagua en un auto y, con las manos amarradas, no puede ni mirarla mientras estos gallos se burlan. Después, en donde la torturan, la hacen limpiar todo antes de dejarla agarrar a su guagua llorona, hasta que al final la puede consolar. Las dos se salvan y después de 12 años se rajan contra Videla y sus secuaces, que terminan pagando en cana. Esa escena fue cuando por primera vez en Argentina metieron presos el pueblo a los milicos.

El obispo triste de la diócesis de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez Pueyo, debe haber botado sus principios pa' armar y meterse en este circo. Quiso dejar de ser un obispo cualquiera, pasao a kilos y con sus maneras, pa' dejar que su antiguo cura de pueblo, con cara de viejo y desgastao, se pavonee de ser el rector del santuario de Torreciudad antes de partir al otro barrio.

El Opus Dei cacha que está en la cuerda floja. Capaz que espera su final con estilo, sólo para sacarse la ropa de funeral que le prepararon entre risas y show cuando digan que ya fue. Pero, ojo, cuando ya no necesiten la figura de Prelatura personal, buscarán la pinta justa pa' sus fieles, que siempre han sido y serán hijos de Dios. Sin compromisos ni juramentos, se alejan de esa volá de los jesuitas que, a pesar de dedicar su vida a Dios, se fueron por otro lado porque no cacharon su verdadera vocación. No querían ser religiosos, querían ser activistas, meterse en la vida de todos. Parece que el Opus Dei les saca ronchas a estos “jesuitones”. No necesitaban una vestimenta especial pa' ser activistas, y ahora vemos a 100,000 hijos de San Josemaría actuando piola, pero los están exponiendo.

Otra historia que ayuda a entender, porque no es fácil, es como el Opus Dei parece no ver estos ataques. Pero es como el papá que se separa y tiene que ver a su hijo sólo en ciertos momentos. Antes lo cuidaba todos los días y ahora por decisión de la mamá, sólo lo puede ver unas pocas horas. Aunque se gaste toda su plata pidiendo estar con él, si la mamá no quiere, no hay caso. Si la mamá se enoja, las visitas son menos todavía. Lo que le queda es callarse y aguantar, pa' disfrutar de su hijo, no llenarlo de odio y aceptar lo poco que le dan.

Igual que ese papá, el Opus Dei cede pero no se rinde, todo por proteger lo que ama. En España, recién pasó algo parecido. Fue, o al menos parece, la primera vez que llevaron a un cardenal a juicio, Juan José Omella en 2019. El compadre del Papa Francisco, el jesuita Germán Arana, está siendo juzgado con su grupo la Compañía de Jesús en España. Y todo gracias a lo que descubrimos con el equipo Jacques Pintor.

Esto podría ser el final de estos abusones y de quienes les siguen el juego. Pero, hay que tener paciencia. Porque el Opus Dei es un ejemplo de lo que le puede pasar a cualquiera desde el trono de un dictador.

 

Puedes pedir el libro de nuestro compa, "Operación Opus Dei" en este enlace. Y a través de él, leer gratuitamente varios capítulos.


DONAR A TRAVÉS DE PAYPAL Puedes querer considerar hacer un Donativo. Desde 1, a través del botón de Paypal más abajo. Los gastos para sostener la página WEB son cuantiosos, e incluyen el servicio jurídico para defender este trabajo de las querellas que interpongan aquellas personas que denunciamos en esta investigación colegiada, de cuyo archivo por parte de la Justicia en favor del periodismo libre iremos dando buena cuenta.

Komentarze


LAST ENTRIES

  • Facebook
  • Pinterest
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube
bottom of page