DENUNCIAR A OMELLA POR DESPIDO IMPROCEDENTE

Actualizado: may 31



            El Padre Germán Arana escribe al ya dimitido exvicario judicial Roberto Ignacio Ferrer Sarroca el 4 de julio de 2015 a las 11:06 de la mañana:  
«Querido Roberto: (...) El informe al Papa se ha producido antes de lo que pensaba. Me ha llamado, por otro asunto, a las 10:00 am, y he aprovechado para contarle el asunto. Tiene una gran memoria. Y cuando le he hablado de la oficial jurídico del tribunal metropolitano, me responde: Pero si es la que me informó' Le he contado el despido improcedente. Le ha causado una gran pena. Y me ha agradecido la ayuda que os pueda prestar. (...) estaba enteramente de acuerdo que se proceda según justicia a presentar denuncia sobre despido improcedente (...)

Jacques Pintor, periodista Copyright @2020 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor PARA APORTACIÓN DE INFO O DATOS, O UNA CORRECCIÓN, puedes escribir a jacquespintor@gmail.com

El correo electrónico sigue, y Germán Arana desvela en él, sin pensar que saldría a la luz, cómo el Papa Francisco vigilaba y pedía informes presumiblemente a Arana (lo que sabemos es que es evidente que Arana se los daba). Y después del defenestramiento de monseñor Ureña, Arana seguía pasando informes al Papa del nuevo obispo Don Vicente Jiménez Zamora, lo que mostraría que toda la trama fue una operación quirúrgica coordinada. Seguía el correo,

Me ha pedido opinión sobre la actuación de D. Vicente más allá de este episodio. Le he dicho que a pesar de este desaguisado no podemos perder la esperanza de que se vaya moviendo por la línea buena. De hecho ha dado pasos en la buena dirección. Aunque es verdad que de sopetón se ha encontrado con un pastel enorme con muchas ramificaciones en el cuál no siempre es fácil orientarse bien. Que Dios nos ayude a caminar juntos en el seno de estas Iglesia a la vez santa y pecadora. Un fuerte abrazo, Germán Arana, SJ Colegio Mayor y Seminario Pontificio Comillas»

Aquí el correo electrónico original


En este correo electrónico se ve el intercambio de saludos entre Roberto Ferrer y Germán Arana, en el que interviene de rebote Antonio Mas. Antonio Mas, presbítero y profesor del CRETA, Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón, solamente comentó que le impresionaba el comentario de cercanía de Arana. Antonio Mas fue uno de los tres informantes principales en la Trama Maña, junto a María Carmen Amador y Roberto Ferrer. También Antonio Mas dimitió en solidaridad con el despido de la notaria M.C. Amador por el nuevo arzobispo D. Vicente.


La exnotaria denunció a D. Vicente Jiménez por despido improcedente

La exnotaria denunció a D. Vicente Jiménez por despido improcedente. El Arzobispado de Zaragoza bajo el mando de D. Vicente Jiménez Zamora aceptó in extremis en su día, tras la denuncia anunciada con el supuesto beneplácito del Papa Francisco, que el despido de la notaria del Tribunal Interdiocesano de 1ª Instancia de Zaragoza fue improcedente. Una solución que conllevaría una indemnización mayor -no precisada- para María del Carmen Amador y evitó que se debatiera en sede judicial la trama para defenestrar al anterior arzobispo, Manuel Ureña.

Aun así, en el último juicio de 15 de julio de 2019 del Arzobispado de Zaragoza contra Ferrer y Amador por presunto desvío de fondos del Tribunal, intenta sacar María Carmen Amador en su turno de palabra y con todas sus fuerzas la relación directa entre la conspiración de la trama y su despido; y recibe por ello dos interrupciones de la Juez que evita así que se debata en sede judicial la trama. De esto se hizo eco abundantemente El Periódico de Aragón y se puede leer haciendo clic aquí.

El interés de Omella por salir incólume y no salpicarse

En un intercambio de wasaps entre el cardenal Omella y sus informantes dentro del arzobispado de Zaragoza, ya defenestrado Ureña y despedida la exnotaria María Carmen Amador, esta escribe a Omella,


"No solo me rompéis a mí la vida por buscar vuestros propios intereses, porque de verdad que creo que todo podría haber salido de otra forma si hubiéseis hablado con D. Vicente, porque vosotros preparásteis todo (me refiero al padre Arana y a usted) sino que también tiráis por la borda mis estudios y el esfuerzo de mi familia por dármelos y el disgusto de que un día les dijera que iba a trabajar en la Iglesia".

Omella le contesta:


"Animé siempre a Roberto (Ferrer) a ir a juicio por despido del trabajo. Me dijo que así lo habíais hecho. Lo que le pedí siempre fue que no se mezclase el despido con el tema de D. Manuel Ureña. Eso era otro tema y... muy delicado, por eso se hizo todo de manera discreta, por no decir secreta".

Y Amador replica:

"... Lo dejo todo en manos de Dios porque a mí no me alcanza para comprenderlo, pero por favor: no sigáis haciendo tanto daño a las personas... No pido nada más que de todo esto se aprenda a no tratar a las personas usándolas y desechándolas (sic) como trapos".

A Amador y Daniel Peruga se les ofreció un buen fajo de billetes, ¿por qué no a Barco, si la destrucción de su fama y vida es pieza necesaria para remachar la trama ?

Amador sacó un buen "tajo" del arzobispado de Zaragoza por despido improcedente. Poco antes sin embargo, los denunciantes llegaron a pedir una audiencia con el Papa y Francisco incluso se comprometió a buscar un trabajo a Amador, aunque esta lo rechazó.

En el caso de Daniel Peruga, el arzobispo de Zaragoza D. Manuel Ureña le ofreció 60.000 Euros en mano. Hay que recordar que hasta este monto se consideraba una cantidad compensatoria ordinaria, no había que hacer consultas especiales. También según una fuente directa de mi equipo, se le ofreció a Peruga en especias dos coches valorados en 15.000 Euros cada uno, uno para él, otro para su familia en Monzón, por todo lo que había sufrido.

Recordemos que Daniel Peruga es el exdiácono que -supuestamente por presiones de Germán Arana y sus allegados y colaboradores en la Trama Maña- acusó a Miguel Ángel Barco de querer sodomizarlo. El sufrimiento de la familia de Daniel Peruga tiene que ver con el acoso al que fue sometido en Monzón por el aclamado párroco Amadeo Elcoso, padre espiritual de algunas personas que ahora actúan de sacerdote -alguno homosexual también- y de algún obispo, entre ellos alguno intachable. Elcoso abusó de Peruga y perseguía sexualmente también a su hermano. Ahora Elcoso vive con su novio en Cataluña. Esto para otra Entrada. Esto fue directamente recomendado por el mismísimo cardenal Stella a monseñor Ureña, me explican fuentes cercanas a la delegación de asuntos económicos de la curia de Zaragoza, y como publiqué en el Portal de Internet Periodista Digital. Así, en palabras de Stella este pago era para que

«no sea que una persona sin valores morales y homosexual activo no tengan ningún apoyo, se vean abandonados y se den incluso a la prostitución».

Lo que sí le exigió Stella a Ureña es que en una semana después de la orden, le informara que había vetado el camino al sacerdocio a Peruga por ser homosexual activo y "de vida moral depravada". Lo comentábamos en una anterior Entrada.


Aun así, el Papa Francisco llamó a monseñor Ureña un viernes de noviembre para echarle el siguiente martes, aparentemente por "sobornar" a Peruga obligándole a desistir del sacerdocio. Ya vimos también que antes de ese momento Peruga había pedido al Papa libremente y por carta que hemos enlazado en una Entrada anterior, que le dispensara del celibato y le otorgara la laicización puesto que tenía planes de convivir en pareja.

Por todo ello es incomprensible el derrotero que ha tomado todo el asunto. Y todavía se entiende menos si cabe cuando, el pago compensatorio a Daniel Peruga, justo y ante testigos, estaba orientado a que Daniel Peruga pudiera estudiar durante un par de años algo de su elección.

La conclusión necesaria es, ¿por qué diantres no se ha compensado económicamente a Miguel Ángel Barco ya que la Iglesia en España aparte de granjearse privilegios institucionales se los quita a su clero, y no tiene derecho al paro? Ya que no se le indemniza desde la misericordia que sí se tiene con una espía vaticana en Zaragoza reclutada por Omella (María Carmen Amador) y con un diácono "de vida depravada -palabras de Stella-", cabe una denuncia por despido improcedente puesto que ello entra dentro de la misma lógica del Papa Francisco y es de justicia en un Estado de Derecho como es España.


___________________________________________

Puedes pedir el libro en este enlace. Será muy bueno y de agradecer si cuando adquieras el libro y le hayas dado un vistazo, o tras leer unos capítulos o incluso después de leerlo entero, dejes un comentario de valoración. A los potenciales lectores que todavía no lo han adquirido les es muy útil este particular.