b51d36afd0bf49b041eaf1471aab3054
 

#QUERELLA vs. ARANA -octubre '20 SALE DEL JUZGADO EL JESUITA QUE LLAMA "MARICÓN" A CURAS Y OBISPOS

Actualizado: 19 sept


La iglesia española, víctima de los desaguisados del promotor de obispos ocultadores de abusos (Juan Barros en Chile) y obispos presuntos pedófilos (Gustavo Zanchetta en Argentina)


ACTUALIZADO FEBRERO DE 2021

Germán Arana sale de los Juzgados de Madrid a las 10:45 de la mañana del 28 de octubre de 2020, tras la vista en la que se le ha cuestionado por la presunta autoría de la carta calumniosa e injuriosa contra obispos y sacerdotes. En esa trama, Arana era socio del cardenal Omella, como hemos informado en exclusiva. Buena lectura

Jacques Pintor

Copyright @2022 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor. Para aportar información escribir a jacquespintor@gmail.com,Twitter @jacquesplease

EN ESTA ENTRADA
- La citación judicial
- Finalmente el Jesuita Germán Arana no se manifiesta sobre la autoría de la carta injuriosa
- Manifestación de Germán Arana en las Diligencias Preliminares. Escrito presentado el día anterior a la Vista, el 27 de octubre de 2020
- Las pretensiones del jesuita
- La ironía final de Arana: "Dale muchos recuerdos a Miguel Ángel Barco"
- Unas consideraciones sobre algunas CONSIDERACIONES
- Y ahora, lo que va a pasar... 

La citación judicial - de 20 de setiembre de 2020 para el 28 de octubre de 2020

La carta ignominiosa en cuestión escrita por Germán Arana (testimonio del agente de Omella, el Rvdo. de Roberto Ferrer Sarroca) puede re leerse haciendo clic aquí.


Finalmente el Jesuita Germán Arana no se manifiesta sobre la autoría de la carta injuriosa

Arana se refugió durante la vista ante el Juez en el derecho a intimidad y a no hacer nada que pueda perjudicar al romano pontífice -de hecho Arana ha utilizado al papa Francisco a su antojo, dejando a Su Santidad en ridículo en varias ocasiones-.

Parece que el Juez le llamó la atención sobre su silencio y porque en lugar de responder, respondiera por él su abogada. En resumen, el Juez le comenta a Germán Arana que le parecen estupendos los métodos vaticanos de preservar la información, pero que estamos en España y este asunto se rige por la justicia española. Y bajo la tutela de dicha justicia se desarrollará todo.

La abogada de Germán Arana aparecería muy contenta según el parecer de algunos testigos, pues manifiesta ser de la opinión que esto no llegará a nada y que solamente se ha montado todo esto para hacer daño a su cliente Germán Arana, que es una excelente persona. Presentó la abogada un escrito de tres folios con 7 consideraciones, escrito [ver el escrito seguidamente de esta sección] plagado de faltas de ortografía, de sintaxis, y de coherencia narrativa desvinculado en gran medida de propósito de ese acto.

En breve: todo es secreto y que su cliente no diría nada. En la vista la abogada De la Hoz se mostró muy insistente en contestar ella por el jesuita Arana, circunstancia sobre la que el Juez ya había manifestado su parecer viniendo a decir que si vamos a contestar con evasivas… El Magistrado añadió algún comentario que remachaba la idea que no, no; tiene que contestar el Sr. Arana, no su abogada. A la primera pregunta de si el escrito es del jesuita Arana, Germán Arana no respondió. Por ello no tenía sentido hacerle otra pregunta.

Arana no podría negar la autoría de la carta, ya que sus compinches los cardenales Omella y Stella se basaron en ese contenido para reducir al estado laical con falsedades al Rvdo. Barco - que ahora quiere presentar una querella contra Arana por ataques a su honor tras estas diligencias previas - y para defenestrar al Obispo Manuel Ureña con un solo motivo: obedecer una orden directa del cardenal Stella, que instruyó al ex arzobispo Ureña que se pagara la cantidad establecida por la Iglesia al ex diácono.

Escrito presentado el día anterior a la Vista, el 27 de octubre de 2020

Unas consideraciones sobre algunas consideraciones

El Papa Francisco ya no sería el Vicario de Cristo para el partido que gobierna actualmente el Estado Vaticano, cabría preguntarse si Arana sigue debiendo la misma fidelidad al obispo de Roma.

Así, en el Anuario Pontificio del 2020 y por primera vez en la Historia, el título de Vicario de Cristo ha sido relegado tras la línea de títulos antiguos, históricos, y solo figura en su lugar el que antes era segundo, el de Obispo de Roma, lo que para algún cardenal, representa una "barbarie teológica".

Como explica La Nuova Bussola, un portal de Internet católico de Italia, y traducimos:

Desde el comienzo del actual pontificado, esta no es la primera novedad del Anuario Pontificio: ya en la edición de 2013, el nombre pontificio y el título "Obispo de Roma" fueron "separados" de la corta biografía y de los demás títulos que le corresponden, impresos en una segunda página. 
    Hasta la última edición, la segunda página se abría con el título de "Vicario de Jesucristo" en un tipo de letra grande seguido de todos los demás; la última, en cambio, muestra un cambio de diseño que incluso visualmente altera la redacción, apareciendo el Título de Vicario de Cristo ahora como de una importancia equiparable a "Sucesor del Príncipe de los Apóstoles", "Supremo Pontífice de la Iglesia Universal", "Primado de Italia", "Arzobispo y Metropolitano de la Provincia Romana", "Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano" y "Siervo de los Siervos de Dios". 
    El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, explicó al periodista Gianni Cardinale que la adición "los títulos históricos tienen la intención de indicar el vínculo con la historia del papado". En base a esta explicación, según el vaticanista de "Avvenire", "los títulos tradicionales atribuidos al Pontífice no están 'historizados', sino que mantienen su relevancia intacta; de lo contrario habrían sido cancelados".
    En cambio, para el cardenal Müller, Prefecto emérito de la Congregación de la Doctrina de la Fe, Según Müller "Una mirada a los textos del Vaticano II sobre la enseñanza católica vinculante del Papa como Pastor Supremo de la Iglesia habría salvado a los editores del Anuario Pontificio 2020 de la vergüenza de devaluar elementos esenciales de la enseñanza de la primacía episcopal como simple accesorio histórico". Sería "una barbaridad teológica rechazar los títulos del Papa 'sucesor de Pedro, representante de Cristo y cabeza visible de toda la Iglesia' como un simple antecedente histórico" porque "aunque han crecido históricamente" ponen de manifiesto "elementos esenciales de la enseñanza católica sobre la Primacía, que se remonta a la institución de Cristo y por lo tanto divina y no sólo humana - eclesiástica".

**********

En la CONSIDERACIÓN TERCERA del escrito presentado ante el Juzgado 3 de Instrucción de Madrid por la abogada de Arana, la abogada del jesuita considera falaz la exhibición del documento (¿una exhibición puede ser falaz, falsa?) y lesiva a personas de iglesia, y añade Arana en primera persona en ese mismo escrito que a él le compete también defender la fama de las personas de la Iglesia. Es un planteamiento mental muy difícil de entender, cuando resultó que llamó el nombre del cerdo a todo bicho viviente.

En la QUINTA CONSIDERACIÓN se arroga Arana la pertenencia, o así pudiera parecerlo, a tribunales de la Iglesia Católica y añade que contra los veredictos de tales tribunales no puede entrometerse el Estado; cuando el hecho que la autoridad de un Juez español en nombre del Jefe de un Estado (en nombre del Rey actúan los jueces en España) no tiene nada que ver con la retahíla de insultos, injurias, difamaciones y calumnias contenidos en la carta de Arana. Puede además parecer que Germán Arana intenta secuestrar la autoridad del Papa Francisco, presumiendo que el romano pontífice le apoyará en todo lo que Arana haga.

Cabe llamar la atención finalmente sobre la SÉPTIMA CONSIDERACIÓN en la que Arana habla de un juicio canónico al que fue sometido el Rvdo. Barco:

El caso en cambio es que Barco no fue sometido a ningún juicio canónico ni de ningún otro tipo.A Barco le leyó el cardenal Omella unas acusaciones inventadas y fantasiosas, que contradecían una prueba pericial genética presentada ante tales acusaciones sobre una presunta paternidad.Omella, el ejecutor, había incluso dicho que por tener hijos no se seculariza a un cura. No le contestaron su prueba contundente de la falsedad de la acusación a Barco. Le condenaron por una cosa por la que no se condena a un cura a la secularización, y como si no hubiera aportado prueba contra ella.Nunca se sometió a Barco a un juicio sino que se le condenó a una pena perpetua con un expediente administrativo, como comentan algunos expertos en Derecho Canónico. La acusación, falsa, habría además prescrito en derecho canónico. Se basaba para más INRI en unas supuestas denuncias que hubieran prescrito, pero que no existieron nunca. La condena precedió al expediente y anularía la posibilidad de contemplar pruebas contr ella.Y no existieron esas denuncias nunca porque preguntados los obispos de Alcalá y de Zaragoza, donde sirvió Barco, sobre si alguna vez había habido alguna denuncia de algún tipo contra Barco ante la Diócesis, remitieron a los Juzgados la respuesta en carta oficial certificada con el sello de la Diócesis, y contestando que nunca.

Las pretensiones del jesuita

El religioso jesuita engañó también al Juez en la vista previa de 28 de octubre de 2020. Hizo pasar el religioso en esa vista su intromisión en los asuntos del arzobispado de Zaragoza como misión encargada por el Papa Francisco. Pretendió además que la carta por la que se le juzga, que circulaba torpemente por Internet puesto que él mismo la había mandado por ese medio a sus colaboradores Amador y Ferrer, fue robada de los archivos del arzobispado.

EN RESUMEN, PRETENDÍA ARANA EN ESA VISTA:
- El jesuita Arana pretende que su complot contra el anterior arzobispo Don Manuel Ureña tiene la categoría de Sagrada Misión, parece admitir explícitamente en su propia contestación al Juez que el Papa Francisco ordenó el espionaje en el arzobispado de Zaragoza; pretende ante el Juez que su carta contra el arzobispo de Zaragoza mandada al Vaticano pertenece al arzobispo mismo expulsado y a sus archivos episcopales, contra el que Arana mismo conspiraba, y que fue robada. 

La ironía final de Arana: "Dale muchos recuerdos a Miguel Ángel Barco"

"Dale muchos recuerdos a Miguel Ángel Barco". Este fue el comentario de Arana tras la vista, perfectamente audible; y pudo oírse también de boca del procurador de Barco que no podría darle esos recuerdos porque no le conoce ni coincidirá con él. Ironía, decimos porque Arana nunca ha conocido a Barco ni se ha encontrado con él personalmente.

Nótese adicionalmente que Arana llama la atención al Juez sobre la conveniencia de acusar de injurias al periodista que difundió su carta, “la” carta, por ser esta difamatoria contra la persona del que ahora se queja ante el juez del contenido de esa carta, Miguel Ángel Barco, amén de contra otras personas. Desconcertante ese planteamiento.

El hecho de no admitir la autoría de la carta, y el conjunto de razones que da para ello Germán Arana, es explícita e inequívocamente lo mismo que admitir que él escribió esa carta. Mentir le costaría más caro que esta pérdida de tiempo, pero negar la autoría si no la ha escrito él, es muy fácil y no está penado por ningún código civil ni penal.

Y ahora, lo que va a pasar...

Y ahora, lo que va a pasar no se sabe muy bien. La pelota parece estar en el terreno del que solicitó las diligencias previas, la representación del Rvdo. Barco. Así, el Rvdo. Miguel Ángel Barco deberá decidir si se querella o no se querella contra el jesuita Germán Arana. Pronto lo sabremos, pronto lo contaremos.

____________________________


Puedes pedir el SEGUNDO volumen de la obra en este enlace.