EXDIÁCONO HOMOSEXUAL DANIEL PERUGA NEGÓ HABER SIDO SOBORNADO

Actualizado: 28 de oct de 2019

En una Entrada anterior habíamos explicado el engaño del que fue víctima el Papa Francisco. Por ese engaño malicioso obra del Padre Germán Arana, monseñor Elías Yanes y la colaboración necesaria del cardenal Omella, el Papa Francisco creería que el ahora exarzobispo de Zaragoza D. Manuel Ureña habría ofrecido dinero al diácono como soborno para que no se ordenara sacerdote, y para pagar su silencio sobre una supuesta vida voluptuosa de Ureña.

Esta teoría era la pretendida por Germán Arana en la acusación contra D. Manuel Ureña ante el Papa Francisco por carta, que le valió la expulsión de su sede de Arzobispo de Zaragoza y le acarreó una posterior estigmatización de su persona al dejarle ante la vox populi como un obispo corrupto e irresponsable.

Una trama así solamente la puede urdir un psicópata, se comenta ya por los pasillos de la Diócesis aragonesa, así como por las parroquias de la ciudad y sus calles. En esa Entrada, enlazada en la fotografía que sigue, mostrábamos completa la carta del exdiácono Daniel Peruga al Papa Francisco con fecha 4 de noviembre de 2014 pidiéndole libremente y sin coacciones su propia secularización.

Daniel Peruga desmintió en su Nota de Prensa informaciones aparecidas sobre él, se quejó de la actitud del arzobispado e insistió en que no fue coaccionado ni sobornado

Ahora en esta Entrada mostramos la Nota de Prensa enviada por Daniel Peruga de fecha 11 de diciembre de 2014 en la que insiste en que fue libre y voluntariamente que solicitó la pérdida del estado clerical, y a la vez repudia la acción del arzobispado de Zaragoza de hacer púbica su identidad el 27 de noviembre de 2014.

La libre actuación de Daniel Peruga demuestra falsedad de acusaciones oficiales contra monseñor Ureña, y de rumores contra el Padre Barco

La importancia de esta Nota de Prensa de Peruga de 11 de diciembre de 2014 radica en que en ningún momento había mencionado Daniel Peruga ninguna coacción o maltrato por parte de su párroco en Épila, el Rvdo. Miguel Ángel Barco. Este supuesto maltrato en forma de abusos sexuales por parte del párroco de Épila sobre él, dado a entender por algunos Medios, fue negado tajantemente por el mismo Peruga en esta N de P. Posteriormente el actual arzobispo de Zaragoza, Monseñor Vicente Jiménez, certificó por requerimiento judicial la inexistencia de cualquier tipo de denuncia civil o canónica contra el padre Barco.