#INFORMEOMELLA (III) LA INMISERICORDIA DE UN PRÍNCIPE DE LA IGLESIA

Actualizado: mar 17



#INFORME OMELLA - Ofrecemos en esta Entrada III todo lo referente al cardenal Omella, como ya hicimos con el padre jesuita Germán Arana. En este caso del Capítulo del Cardenal Juan José Omella, ahora arzobispo de Barcelona, esta es la PARTE III de esta entrega, pudiéndose leer la PARTE I haciendo clic en este enlace aquí y la PARTE II aquí.

Esta PARTE IIi se inicia en la pág. 45 de mi libro "Complot de Poder en la Iglesia Española: Barco contra Omella", referenciado al final de esta Entrada y llega hasta la página 96.

¡Buena lectura!


Jacques Pintor, periodista

Copyright @2020 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor

PARA APORTACIÓN DE INFO O DATOS, O UNA CORRECCIÓN, puedes escribir a jacquespintor@gmail.com


PÁG. 45-47:

Arana y Omella, el mismo amor, la misma lluvia

Arana y Omella, un mismo objetivo, un mismo lenguaje. Un poco más arriba había señalado que las frases utilizadas por Arana sobre Monseñor Ureña al dirigirse al Papa Francisco dejaban entrever el calado moral de quien las escribió. No debe ahora pasar desapercibido cómo las palabras leídas por el Cardenal Omella a Miguel Ángel Barco del pliego de las acusaciones que se utilizaron para su secularización muestran un estilo muy parecido a las empleadas por Germán Arana en esa carta al Papa Francisco en la que acusaba a Monseñor Ureña de pecados atroces y crímenes abominables.

Es muy difícil creerse que este estilo común en una carta supuestamente firmada por un alto cargo vaticano [el cardenal Beniamino Stella] y las palabras del Padre Arana, sea el estilo de "la casa", es decir de la Santa Sede. Es más fácil de tragar y más plausible que hayan sido forjadas por la misma mente. ¿Podrían haber sido concebidas estas palabras por Germán Arana, y ser pretendidamente enviadas desde el Vaticano? ¿Pudieran haber sido enviadas del Vaticano en un viaje de ida y vuelta con inicio en la pluma del Padre Arana? ¿Por y para qué? Este es el centro de la querella de Miguel Ángel Barco contra el cardenal Omella, íntimo amigo de Germán Arana.

Así, echemos un vistazo sucinto a las formas más notoriamente similares entre los estilos de ambos eclesiásticos, de Arana y Omella. De entre las acusaciones leídas el 24 de febrero de 2017 a Miguel Ángel Barco por el cardenal Omella:

«1.- El 18 de diciembre de 2015, un eclesiástico del que consta su credibilidad, declara que el sacerdote acusado le dijo (…)”.
»2.- Con fecha 30 de octubre de 2016, otro clérigo del que se ha comprobado su credibilidad declaró (…).
»3.- Con fecha 5 de noviembre de 2016 otro clérigo de cuya credibilidad no se duda declara (…).

En las palabras de Germán Arana dirigidas por escrito al Papa Francisco en la carta a la que nos acabamos de referir más arriba se percibía un espíritu tan particular de “dimes y diretes”, de “conversaciones de pasillo” en lo que a todas luces parece una colección de calumnias que rozan lo inverosímil y que por la misma forma y fondo del redactado no admiten comprobación. Como muestra, un botón, recordemos:

«Me han llegado voces también de Cartagena-Murcia pero mi ministerio me ha impedido viajar hasta allí con ese propósito; (…) De tales confidencias he alcanzado las siguientes convicciones morales; (…) Puedo testimoniar que un sacerdote de Alcalá me contó que escuchó directamente de labios de una enfermera que esta había asistido a una operación quirúrgica; (…) También escuché de una religiosa que recibió una confidencia semejante de un (…); Tanto la religiosa y el sacerdote no son personas difamadoras sino dignas de todo crédito (…)».

PÁG. 91, 92:

¿Omella el compasivo?

Paradójicamente el ahora cardenal de Barcelona Juan José Omella, en la clausura de las Jornadas de la Asociación Española de Canonistas de 2019 señaló que él no había estudiado Derecho Canónico, aunque se lo sugirieron, porque prefería el trabajo pastoral. Algunas de sus mejores frases en esa intervención pueden parecer que contradicen in terminis su contundencia e impersonal trato despiadado al sacerdote Miguel Ángel Barco.

Dijo Omella en su discurso, como informaba en su día la revista Vida Nueva:

«Evangelizamos cuando aplicarnos el derecho al estilo de Jesús de Nazaret, porque a veces tenemos la tentación de pensar que tenemos la razón de todo. Y Jesús no aplicaba así las normas, el “se hace así porque soy el obispo o el párroco”. No, Jesús aplicaba humanidad y misericordia a la norma, sin rebajar el listón de la exigencia, pero con mucho cariño. Y ahí está el arte de hacerlo, que lo tiene el Papa Francisco cuando aplica ese talante de pastor, que aunque no esté de acuerdo, no te acusa y te quiere. Es lo de Jesús, ‘vete y no peques más. Nadie te ha condenado. Yo tampoco’».

Dio también Omella unos apuntes personales para una buena praxis de pastor:

«El derecho es para el hombre y no el hombre para el derecho; hay que dedicar tiempo a la escucha, hay que dejar hablar a la gente; recuerda que Jesús es nuestro mejor abogado, míralo y pregunta qué haría él en el caso que te ocupa; trabaja para que no se corrompa el sujeto; ponte en el lugar de la persona que tienes delante: acompáñala y trátala como te gustaría que hicieran contigo; la misericordia no es el “todo vale”, di la verdad, que libera, pero con amor; que tu despacho no sea nunca una sala de tortura, porque el canonista está llamado a apoyar la norma no desde la frialdad, sino desde la cercanía; un abogado y Jueza y un derecho que no sirven al ser humano, no sirven para nada…».

Omella y su discurso contradictorio

El ahora cardenal Omella no pierde su sentido del humor, y manifiesta a quien quiere escucharle:

«A los periodistas os gusta jugar a quinielas y no acertáis casi nunca. Es como la lotería, está bien jugar pero casi nunca toca, por lo menos a mí. Los cardenales que estamos en la Congregación para los obispos ayudamos pero nada más».

Es como vemos de un talante "optimista", y en su opinión,

«en la Iglesia no hay que perder la esperanza».

También, ante la confrontación política en Cataluña, donde la Iglesia es uno de los principales agentes desestabilizadores porque divide no solo a ciudadanos sino a ciudadanos creyentes en el seno de sus familias, anima el arzobispo de Barcelona a “trabajar en el bien común y la no confrontación”.

Ante su creación como cardenal, que se materializó en el consistorio de 27 de junio de 2017, Omella se mostró sorprendido. Sin embargo no puede entenderse esto puesto que una vez instalado en Barcelona como arzobispo en noviembre de 2016 iba a ser creado cardenal como parte del protocolo. Tanto sorprende esta sorpresa de Omella que choca con las muchas voces que desde el Vaticano y desde el mundo decían que el consistorio de tan pocos cardenales y de países tan distintos se había preparado especialmente para él. El portal conservador Religión Confidencial destacaba que el saludo introductorio en nombre de los purpurados que se realiza antes de la ceremonia corrió a cargo del arzobispo de Barcelona, y no del cardenal Zerbo, primero en el orden de protocolo. Omella destacó en nombre de los cardenales que

“no queremos ser una Iglesia autorreferencial; queremos ser una Iglesia peregrina por las calles del mundo buscando a todos, impregnando en su corazón el bálsamo de la alegría y de la paz y secando las lágrimas de muchos”.

Se aplaudieron sus palabras de “pastor que huele a oveja”, en palabras del Papa Francisco.


PÁG. 96:

Así como se ha mostrado que el cardenal Omella después del maltrato a Miguel Ángel Barco habla de la misericordia que hay que aplicar al Derecho Canónico, el Papa Francisco había anunciado el viernes 13 de marzo de 2015 durante la Jornada penitencial en la Basílica de San Pedro la celebración de un jubileo de la Misericordia: un año santo extraordinario. Muchos no ven a qué misericordia pudiera estarse refiriendo.


Continuará...

___________________________________________



Puedes pedir el libro en este enlace. Será muy bueno y de agradecer si cuando adquieras el libro y le hayas dado un vistazo, o tras leer unos capítulos o incluso después de leerlo entero, dejes un comentario de valoración. A los potenciales lectores que todavía no lo han adquirido les es muy útil este particular.