LA METÁSTASIS DE LA CORRUPCIÓN

Actualizado: 31 de dic de 2019

Aquí esta Entrada en inglés.

Es imposible, llegados a una cierta edad y en un estado de salud mental y emocional normal, dudar que lo hasta aquí se ha contado en este Blog, aquí se acaba. No. La consecuencia natural es que violencia engendre violencia, y terrorismo, sea político o religioso engendre terrorismo.

Vamos viendo que siguen sucediendo cosas, y que los que ambicionaban el poder siguen ambicionando más poder, en un desenfreno enfermizo. Nuestros personajes no están ausentes de este mal, y de encontrarse también con los frutos naturales de la ponzoña que siembran. Fruto que a veces será pura carcoma y otras fruto del haber hecho las cosas mal por el simple hecho de no tener ya más espacio en su materia gris que para el desenfreno y la codicia.


El seminario de Barcelona en caída libre

Este viernes 22 de noviembre de 2019 han aparecido unas pintadas en los muros del seminario conciliar de Barcelona, el semillero de vocaciones al sacerdocio de la Diócesis catalana. Las pintadas apuntan al rector, pero la responsabilidad grave es subsidiariamente del que le ha nombrado y que le mantiene allí, por razones heterodoxas, id est para no quedar mal dando a ver a todos que su decisión por un rector ha durado un año antes de demostrarse desastrosa. Y el que le ha puesto allí es nada más y nada menos que el cardenal Omella, copiando el modelo de Zaragoza en su propia diócesis. Iremos desgranando las comparaciones vergonzantes entre la antigua diócesis de Omella y su política personal en Barcelona.

Una persona en la que confío me cuenta que:

Parece ser que los Movimientos [de la Iglesia] que aportaban vocaciones, no han llevado ninguno al seminario [de Barcelona] este año pues lleva meses trascendiendo el problema que tiene con el acohol el actual rector.
Las quejas se reiteran a Omella. Pero no actúa porque es un mal momento para reconocer que se equivocó nombrando a este hombre para el cargo.
Para controlar la situación, Omella envió este curso a mossèn Bernardo Gimeno Capín, hombre bueno, para que controlase al rector mossen Felipe Julio Rodríguez. Pero las cosas no han mejorado. Y a Omella le va a explotar esta bomba en cualquier momento.
Justamente hace un año que en [el blog ] Germinans Germinabit se hizo eco de la noche de ánimas celebrada en el seminario [conciliar de Barcelona] con queimada y conjuro de las brujas que fueron invocadas por el rector.
El conjuro, aunque inapropiado, pudo ser considerado una broma. Pero la borrachera del rector y de algunos seminaristas fue de escándalo.
No es nada bueno para el cardenal Omella, ahora que se prepara su candidatura para presidente de la Conferencia Episcopal Española, que explote el escándalo del rector alcólico

Tampoco es la primera vez que manda a alguien, ahora mossèn Bernardo Gimeno Capín, para ver si tapa el "roto", ya que ha pasado en otra población de la provincia de Barcelona, donde el cardenal Omella también ha mandado a alguien para tapar lo que no gusta a los progres, en lugar de quitar al rector al cabo de pocos meses de ponerlo.

La carrera de Omella a la presidencia de la CEE - la Conferencia Episcopal Española

El cardenal turolense Juan José Omella tiene ahora la cabeza puesta en su carrera hacia la presidencia de la Conferencia Episcopal Española. Ciertamente que Germán Arana, su compañero de tropelías en la Trama Maña le ayudará con su acostumbrado tráfico de influencias. Omella se acerca al final de su mandato. Eso por un lado le da paz. Como se sabe ha comentado esto a alguno de sus aturdidos sacerdotes, en el contexto de que para cuando salga sentencia del recurso que le tiene todavía encausado ya habrá terminado su mandato episcopal. Pero le preocupa subir y subir todavía más. En Roma se sabe que le gustaría ser Papa. Que aprenda tal vez de San Felipe Neri, que contestó al que le sugería que en Roma haría carrera que... "prefiero el Paraíso". Pero en Roma, nos comentaba un prelado vaticano, "saben que Omella es tonto", como informábamos en otra Entrada.

Ninguno de los dos, Arana ni Omella, parece haber aprendido las primeras frases relevantes que pronunció nuestro Papa Francisco en un discurso en la Academia Eclesiástica donde se forman los nuncios en 2013:

«Hay que ser libre de ambiciones u objetivos personales, es importante para mí, es importante. El profesionalismo es una lepra, una lepra. Por favor: no hay profesión».

Papa Francisco, discurso a la Academia Eclesiástica, 6 de junio de 2013

Además se da la circunstancia que el jesuita Germán Arana es miembro de la comisión de admisión de alumnos en esa Academia. Le puso el cardenal Stella. Todo queda en casa. En la suya.