CARTA ABIERTA de Jacques Pintor A FRANCISCO: LA CORRUPCIÓN DE OMELLA Y ARANA



El miércoles día 16 de Septiembre de 2020 salía por paquetería internacional una carta dirigida al Papa Francisco hacia su residencia Casa Santa Marta del Vaticano, 00120 Roma. En ella nuestro director de equipo, Jacques Pintor, le cuenta al Papa sobre la corrupción de los cardenales Omella y Stella, de su amigo Germán Arana y del mensajero Fernando Chica.

La carta fue acusada con recibo de entrada en la sede de correos del Vaticano en menos de 24 horas, el mismo jueves 17 de Septiembre de 2020 que el Papa Francisco recibía en Santa Marta en visita de Cortesía a los cardenales Omella y Osoro. Al cabo de dos días los recibiría oficialmente, junto al secretario de la CEE monseñor Luis Argüello, el que más trabaja y el que menos cuenta.

A la carta le acompañaba el libro "Complot e Poder en la Iglesia Española. Barco contra Omella. En Defensa Propia".

Aquí reproducimos algunos párrafos de la carta.

Copyright @2020 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor. Para aportar información escribir a jacquespintor@gmail.com,Twitter @jacquesplease

Su Santidad Papa Francisco
Casa Santa Marta
Ciudad del Vaticano
00120 Roma
Estimado Padre Jorge, Beatísimo Padre,
EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ En primer lugar quiero felicitarle y felicitarme por la fiesta de hoy, de la Exaltación de la Santa Cruz, un misterio insondable y, ¡quién tiene respuesta a los misterios! Me acuerdo ahora de la respuesta que Usted dio a quienes le preguntaban por el sentido de ese Sacrificio y Usted dijo que no tiene respuestas, lo que algunos utilizaron para atacarle por interpretar maliciosamente que Usted no le da o no le encuentra sentido a la muerte de nuestro Redentor. ¡Qué va a ser! Ya Usted nos recuerda que no hay cristianismo sin cruz. Y San Agustín recibió de un niño la reprimenda de cómo pretendía meter en su cabeza el misterio de la Santísima Trinidad, cuando se encontró al párvulo con un cubo metiendo el mar en él. (...)
AHORA, UN MENSAJE DOLOROSO Padre Jorge, le escribo estas líneas dolorosas como acompañamiento al libro que le hago llegar a su casa. Libro que para bellum para obtener la Paz. Periodismo de Paz. Así me lo han sugerido y después recordado en dos ocasiones desde la curia de la Archidiócesis de Zaragoza, desgarrada y rota, sangrante y agonizante si no se la resucita. Algunos fieles me dicen que ni lo intente, que “el problema es Bergoglio”, que el Papa lo conoce todo y “encargó la trama”. Mi convencimiento es que Francisco es el Papa, Pedro, y que está manipulado, y si más no, le hago partícipe a Usted, Padre común, custodio de nuestra Fe y de nuestro camino a la patria definitiva, de esta mi preocupación, y ello porque sé de quién me he fiado, de Cristo Nuestro Señor. Lo demás me da igual y quiero que así siga siendo.
Este libro, como el segundo, Beatísimo Padre, es fruto de mi investigación como escritor y periodista (...). Es el primer volumen de dos ya publicados, con más de 100 páginas de documentos que muestran la perversión de los propósitos de los cardenales Stella y Omella y del jesuita Arana, con la participación torpe de monseñor Chica, que va a recibir el premio de ir de Arzobispo de Zaragoza. Va a ser elevado al orden del Episcopado en pago de unas monedas fratricidas bañadas en la sangre de un obispo que ha sido injustamente arrebatado del cargo de pastor de Zaragoza por la codicia de sus hermanos. Me refiero a monseñor Ureña, a quien Arana tilda de “maricón”, bebedor y comilón y prevaricador en una carta dirigida a Usted que no sé si le llegó pero que confeccionó con el exvicario judicial reverendo Roberto Ferrer, actualmente en rebelión contra su obispo. La historia se repite, podemos creerla, la Biblia está llena de ejemplos, y la historia reciente también.
Santidad, en esta historia infame (...), ha sido Usted utilizado por el cardenal Omella, el cardenal Stella y el jesuita Germán Arana con la colaboración torpe de monseñor Fernando Chica, a quien quieren poner de Arzobispo de Zaragoza una vez el cardenal Omella obtuvo Barcelona en lugar de su codiciada Zaragoza. Arana en una carta infame se atreve a recordarle al actual Arzobispo Don Vicente Jiménez que no debe hacerse ilusiones, que Su Santidad saltándose el protocolo le puso solamente para cubrir un momento, no como final feliz a su trayectoria. Arana se estará refiriendo a que él, junto al cardenal Osoro y al cardenal Omella, le sugerirían a Su Santidad ese nombramiento.
CUATRO PARTICIPANTES EN LA TRAMA ANTE LOS JUZGADOS, DOS DE ELLOS YA CONDENADOS Estas actuaciones han acabado con el cardenal Omella ante los juzgados, y a día de hoy encausado todavía ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya; y con Germán Arana citado ante un juzgado en Madrid por presuntas calumnias e injurias en forma de carta dirigida a Usted contra eclesiásticos españoles tildándolos de sodomitas, abusadores y prevaricadores hasta describir una supuesta (él mismo lo duda pero se atreve a sugerirlo) penetración anal a monseñor Ureña fruto de, en su mente sucia, una relación sodomita entre monseñor Ureña y un tercero, cuando probablemente se tratara de una simple intervención de almorranas. Muestra la suciedad de las intenciones y de la mente de Arana, un hombre enfermo, que aun así predica cada año ejercicios espirituales a todo el clero de España, ejerciendo un control sobre las conciencias, violando el foro de las conciencias de sus dirigidos, sacando lo que en secreto se dice a la palestra pública y alimentando una apariencia de impunidad y de santidad. Un mes de ejercicios en julio, también el año pasado como este, mientras en esos mismos días acudían al mismo tiempo en calidad de acusados ante la justicia civil española el cardenal Omella (todavía encausado) y Mari Carmen Amador y Roberto Ferrer (condenados en primera y después en segunda instancias (...).
Todo un cardenal, y un jesuita que decide sobre los nombramientos episcopales españoles, encausados ante la justicia civil (los medios de prensa del arzobispado de Barcelona y de la Conferencia Episcopal española han mentido a la opinión pública diciendo que el cardenal Omella había sido absuelto cuando sigue encausado). Germán Arana se ha saltado la citación tres veces. Son frutos estas obras de un clericalismo desalmado, y Usted ha hablado mucho y claro del peligro de la “profesión” y del peligro del “clericalismo”. Ha pedido perdón a las víctimas de Chile de tener que actuar basado en una información errónea sobre Juan Barros, información que le proporcionó Germán Arana. Y en las contestaciones judiciales ha alegado Arana que fue un encargo papal, y Amador que fue un encargo de Omella, y así queda escrito para la posteridad.
UN PERIODISMO DE PAZ También ha defendido Usted el trabajo del periodista Pedro Salinas de Perú por sus investigaciones del caso Sodalicio que implicaban a algún obispo. Se pusieron en contra de él obispos, consiguieron una condena de un año, y después la Conferencia Episcopal de ese país respaldó al periodista, al igual que Usted. Y es que Usted sigue el llamado de Dios a San Francisco, “Francisco, repara mi Iglesia”. Y muchos de los colaboradores de Usted insultan su inteligencia creyendo que van a conducirle por donde sus depravadas ambiciones o vida espiritual abandonada los lleva. (...)
El cardenal Omella también permitió que su vicario judicial ejerza bullying sobre un sacerdote para él rígido, de tribunales, que abandonó asqueado, pero cordialmente. Me imagino que es rígido desde la perspectiva que el tal vicario lleva una vida homosexual activa en su propia parroquia, siempre según ese testimonio referido más arriba y de autoridad (...)
De otro sacerdote ha dispuesto y lo ha apartado de su parroquia a petición de la alcaldesa marxista del consistorio de la población, por predicar que la homosexualidad activa es un pecado mortal. También lo predicó un obispo catalán en la suya, obispo de Solsona, y le hicieron persona non grata del pueblo donde predicó y tuvo que ser escoltado por la policía por seguridad ante el peligro de agresión de grupos feministas radicales y LGBTIQR+. Aplaudieron los miembros modernistas de la iglesia catalana, los que ahora quieren pasearle por Catalunya. A ese sacerdote que he mencionado primero, que llevaba años levantando una parroquia en un barrio obrero de una ciudad obrera (la mayor de España no-capital de provincia), le dio el cardenal un año sabático, que fueron dos, sin destino, y le ha asignado después de lustros de sacerdote, ser ayudante de un cura en otra población.
(...) en aquellos momentos de llegar a Barcelona el cardenal Omella en diciembre de 2015 estado ocupado ya desde antes en el Caso Gaztelueta por interés personal y del Jesuita Arana, y estaba ocupado en el caso del sacerdote al que él contribuyó a secularizar en la trama para defenestrar al monseñor Ureña y expulsarle de Zaragoza con mentiras.
Cuando el Vaticano cerró carpeta sobre Gaztelueta, fue Arana quien asesoró con una amiga suya abogada al padre para que siguiera persiguiendo el caso. Desoyó las instrucciones del Vaticano de restablecer el buen nombre del profesor, inocente, que ahora espera un recurso a una condena de 11 años. También el cardenal Pell pasó por lo mismo. Ahora esa abogada ha pasado a trabajar para una ONG del padre que dirige sus ataques a la iglesia en los casos de pederastia.
Esa operación para derrocar al Arzobispo de Zaragoza era secreta, aparecieron los wasaps del cardenal Omella en la prensa española que así lo constataba, según él venia de Usted el mandato e hicieron creer al público general que incluso el siguiente obispo, el actual a la espera del reemplazo, debía ser denunciado por consejo de Usted por despido improcedente de la notaria diocesana.
Todo ello está descrito al detalle y refrendado con documentos y testimoniales en Audio y en documentos en el libro que le hago llegar, primer volumen de dos (el segundo acaba de salir a la luz). Lo cierto es que Arana y la notaria se dedicaron a formar un grupo de personas que con engaño sacaban conversaciones de wasap de, y redactaban denuncias para acusar a otras personas del entorno del arzobispo Ureña. Se pusieron denuncias falsas, se manipularon a personas vulnerables, homosexuales varias de ellas con promesa de bienes futuros, y los frutos de esa operación ha sido la defección de varios sacerdotes y la destrucción de la comunión de la diócesis de Zaragoza.
Como el periodista Pedro Salinas no puedo quedarme mudo ante esta injusticia que devora a mi madre la Iglesia y a mis hermanos. Ut diligatis invicem, reza el lema episcopal del Nuncio actual en España. Respecto al apóstol Juan, que repetía estas palabras de Jesús, el Evangelio nos cuenta que Jesúslo miró y lo amó”. Juan, el enamorado de nuestro Señor desde que era adolescente era conocido por repetir estas palabras, tremendas por su sencillez, al final de sus días cuando probablemente le llevaran ante grupos de cristianos para afianzar la Fe de los primeros. Estas palabras se la escribí también a monseñor Bernardito, al que conocía desde el Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia en 2015, al narrarle esta historia de la que ahora le hago partícipe a Su Santidad. Le comentaba que a Usted le han tratado estos individuos como a un muñeco, y aún se defienden en pleno juicio Roberto Ferrer y Mari Carmen Amador que todo fue por orden del Vaticano y de Omella, cuando se les juzgaba por hurtar dineros de la Diócesis, por lo que fueron condenados en dos instancias.
Aun así, el clérigo condenado, ex vicario judicial Rvdo. Roberto Ferrer despacha en el despacho parroquial de una de las mejores parroquias de Zaragoza, Santiago el Mayor, oye confesiones, asiste a misa como fiel y a veces la celebra no mencionando al obispo en el canon por rencor al mismo; y la ex notaria Mari Cármen Amador dirige grupos de la parroquia mientras aprovechan para prepararse para la presunta llegada de monseñor Fernando Chica y ser restaurados al poder para inmensa vergüenza de la Diócesis. Esto causará una gran desafección entre los fieles.
Santidad, monseñor Fernando Chica fue intermediario en un tráfico de información que ha minado la credibilidad de Su Santidad en España. Monseñor Fernando Chica sería una tragedia como arzobispo para la diócesis de Zaragoza. Su actuación como puente del jesuita Arana y del cardenal Omella contra el arzobispo Ureña y contra el último secretario de este, vulnera no solo los principios básicos del derecho sino también toda razón lógica. En un posible juicio posterior a la comparecencia del jesuita Arana en el Juzgado saldrán muy probablemente testigos y víctimas del cardenal Omella y de la actuación conjunta con Arana y la ayuda imprescindible de monseñor Fernando Chica. Sería letal para Zaragoza la llegada de monseñor Fernando Chica a esta Diócesis gravemente herida y dividida
Todo esto le cuento Beatísimo Padre, como le conté a monseñor Bernardito por carta como embajador que es de Su Santidad, poniéndome en la presencia de Jesús, de su Madre y Madre Nuestra Santa María y de Nuestro Padre y Señor San José. San José tuvo que enfrentarse al sentido común que le decía que no fuera el idiota más grande del mundo y no se llevara al fruto santo de Dios y a María a un país extraño a cabalgadura de un cuadrúpedo y los enfrentara a una muerte casi segura; y todo por un maldito sueño en un lugar maldito. José, maestro de imposibles hechos posible, tiene a sus pies antes de enviarle yo a Usted, Beatísimo Padre, este mensaje porque acudo desde ahora a la intercesión del Patrón de la Iglesia.
Son muchos los que se preguntan por qué el cardenal Stella condena a un sacerdote, el reverendo Barco, al peor de los castigos, la secularización, a la que no se condena ni a algunos convictos de abusos, cuando el cardenal firma al mismo tiempo haber obtenido la prueba que desarma la única acusación contra el Rvdo. Barco. Es menester la rápida restauración del honor del Rvdo. Barco y de monseñor Ureña y el castigo de los culpables de este delito. Y en esta trama colaboró monseñor Fernando Chica de manera esencial y directa.
***********
ESPERANZA Y PAZ Malaquías significa “mensajero”, signo de esperanza, y Usted fue un mensajero de Paz y un portador Esperanza a los Estados Unidos de Norteamérica. (...)
Esperanza, es la única palabra que figura en ese mural gigantesco (...). Paz es otra, ¿verdad?, y ahora Su Santidad quiere reforzar la educación y la formación para los mediadores y comunicadores de Paz. Si vis pacem para bellum, dicen, y hay que luchar interiormente para que primero reine Cristo en Nuestros Corazones y que podamos llevarle como unos Cristoforos a todo el orbe, Él que es el Príncipe de La Paz. Me acuerdo de esa frase hermosa que cantamos en corrillos mundialmente en hebreo, ebenú, shalóm alehém… venimos a traeros la Paz (...).
UNA COPIA DE LA FOTO PARA USTED Le prometí hacerle llegar una copia de esa foto -y así lo hice en el mes de abril de ese mismo año (...) se la entregué a Monseñor Patrón Wong enmarcada en un cuadrito muy bonito (...) puesto que en un evento en el centro de Roma con el Rector del Colegio Mexicano ese mismo febrero y ante el inminente viaje a México de Su Santidad, me indicó ante mi pregunta de cómo sería una manera de hacerle llegar a Su Santidad ese cuadro que lo entregara a Monseñor Patrón pues él vivía con Usted en la Casa Santa Marta. Pedí unos pocos días antes en una tiendita de fotografía al lado del Vaticano si podían abrir el marquito para que yo pudiera escribir detrás de la foto una dedicatoria a Usted y explicación, cosa que no había hecho. Lo hicieron por mí, y al disponerme a pagarles y decirles que era para Usted, no me cobraron.
EL REVERENDO BARCO Y MONSEÑOR UREÑA ROTOS Y DESTROZADOS POR EL PROFESIONALISMO Y EL CLERICALISMO Ut diligatis invicem. Es necesario un asesoramiento al Rvdo. Barco secularizado por Omella y Stella puesto que al ser el antiguo Prefecto de la Congregación para el Clero, el cardenal Beniamino Stella, y el cardenal Omella partes interesadas en estos dramáticos acontecimientos le han negado toda ayuda. Su secularización contra razón y contra justicia se ejecutó contrariamente a las pruebas que exoneraban al sacerdote mencionado. Y la honra de monseñor Ureña grita, a la luz de estas verdades que le comparto, grita por su restablecimiento.
La razón que Usted dio a monseñor Ureña de “ha sobornado usted a un diácono” es falsa, y así se prueba en las cartas firmadas y mandadas a la prensa por el propio diácono. El pago fue instruido por Stella para que el diácono homosexual frecuentador de pornografía y fiestas sexuales abandonara la idea de ordenarse y no se diera, sin embargo, al “puteo”, que se formara un tiempo en algo de su interés. Montó un restaurante con su novio.
Monseñor Ureña simplemente obedeció a su superior, y ahora carga con una Cruz que le cruje la espalda.
Deseo adelantarme al peligro de ataques a mi persona a partir de estas líneas por ser el cardenal Omella no solo presidente de la CEE y miembro de la Comisión de los Obispos, sino también miembro de la Signatura Apostólica y persona implicada en estos hechos tan graves. Esta carta Santo Padre puede destrozarme según quien la utilice, no sé si le llegará a Su Santidad, y no sé quién la verá antes (...).
SALUDO FINAL Beatísimo Padre, Padre Jorge, quedo a su disposición con total diligencia ya a partir de ahora. Puedo venir Roma a mostrarle toda la documentación o a explicarle todo esto en persona.
Con promesa de mis oraciones, reciba un saludo filial, y le suplico como un pobrecito su Bendición Apostólica para mí y mi familia y aquellas personas a las que he hecho mal y bien en mi vida.
Jacques Pintor

___________________________________


Puedes pedir el libro en este enlace. Será muy bueno y de agradecer si cuando adquieras el libro y le hayas dado un vistazo, o tras leer unos capítulos o incluso después de leerlo entero, dejes un comentario de valoración. A los potenciales lectores que todavía no lo han adquirido les es muy útil este particular.