EL CARDENAL STELLA. LA MANO NEGRA DEL VATICANO

Actualizado: 19 de oct de 2020


En una Entrada anterior aportábamos unas pinceladas con brocha fina sobre las personalidades contradictorias de los cardenales Schönborn y Stella. Stella dirigió la "trama maña", que aplastó al Arzobispo Ureña por mediación del cardenal Omella y sus validos, y secularizó con prueba falsa y contra toda prueba que descargaba al reo, al sacerdote M A Barco porque es un cabo suelto que prueba la ausencia de argumentos para expulsar a Ureña de su cátedra de Zaragoza. Stella, Arana, Omella; dos de ellos todavía imputados en los tribunales civiles españoles. Stella, recientemente promovido una vez más en el Vaticano para convertirle en más intocable, como los otros sospechosos habituales que arrastran cargos financieros (Madariaga) y de pederastia (Zanchetta), y en ese Estado corrupto se esconden bajo las alas de Francisco, sacrílegamente..

EN LA FOTO: el Papa Francisco con su mentor el cardenal Stella, que le instruyó la semana antes de su elección sobre su oficio de Papa.
- Por su interés reproduzco el artículo aparecido en el portal digital Germinansgerminabit.blogspot.com el 29 de Octubre de Octubre de 2017. Lo reproduzco tal cual aparece en ese portal, sin cambios.
Jacques Pintor

¡Cuánta mala gente en la Congregación del Clero!

"Las garras del prefecto de la Congregación para el Clero, Beniamino Stella. La Congregación para el Clero ha enviado un resumen de las cuestiones debatidas en la reunión/asamblea ordinaria que tuvo lugar del 30 de mayo al 1 de junio del presente. Entre otras muchas cuestiones tratadas sobresale principalmente el tema de los diáconos permanentes enviudados que pudieran ser admitidos al sacerdocio ministerial, así como la cuestión de los viri probati, laicos casados que debida la falta de sacerdotes en algunas regiones podrían ser admitidos al ministerio presbiteral, conservando sin embargo los lazos con su esposa more uxorio. Al parecer, tan desesperados  están en la Congregación ante la constatación del declive en el número de sacerdotes, que ya se meten por esos andurriales. Por fortuna nada aparece todavía sobre el diaconado femenino; pero tranquilos, todo se andará. Y en medio de todo ese cambalache de ideas y propuestas varias, evidentemente consideradas una eventualidad, aparece un parrafito maligno y ponzoñoso. Juzguen ustedes mismos:

“Como complemento a los varios aspectos de la formación ya tratados en relación a la Ratio, deseo subrayar también la situación de los seminaristas “tradicionalistas”, que no pocas dificultades crean, primero a los Formadores; y después de la ordenación, a los Obispos. Un tema que debería ser objeto de atento discernimiento es el de la “rigidez”, de la que el Santo Padre nos ha hablado esta mañana, de la fijación en una imagen de Iglesia pasada, y también en las apariencias y en la exterioridad, a menudo visible especialmente en el ámbito litúrgico; esto no raramente puede revelar personalidades narcisistas y vanidosas, así como propensas a huir de las implicaciones pastorales reales, para refugiarse en las formas de un pasado que no han vivido y que no pertenece a su vida”

¡Menuda gentuza! Entre col y col, lechuga. La Iglesia se está quedando sin sacerdotes para el servicio ministerial del Pueblo de Dios y ellos, erre que erre. Y no sólo, no únicamente persisten en los errores en la formación del clero y en los modelos de fracaso propuestos en tantos Seminarios, aunque no en todos, que se atreven a atacar a los que ellos consideran “seminarios tradicionalistas”. Ya me dirán ustedes cuáles son estos seminarios. Porque estamos seguros de que no solamente se refieren a las congregaciones o institutos sujetos a la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei”, hoy dependiente directamente de la Congregación para la Doctrina de la Fe del jesuita Ladaria; sino a todos aquellos Seminarios que por el carácter de su formación filosófica, teológica, moral y litúrgica son considerados adversarios de ideas y estilo del zorro con cara de uva pasa del cardenal Stella y sus esbirros.

Examinemos punto por punto lo que afirman en una decena de líneas: Más que Congregatio “pro clericis” parece una Congregatio adversus clericos 1º Crean dificultades a los formadores y a los Obispos. 2º Tal como afirmó el Papa (sic) muestran rigidez y fijación en una Iglesia  pasada. 3º Son sacerdotes fijados (obsesionados quieren decir) en las apariencias y en la exterioridad. 4º Y es en el ámbito litúrgico donde hacen notar más esta fijación. 5ª Se trata de personas narcisistas y vanidosas. 6ª Son propensos a huir de las implicaciones pastorales. 7ª Se refugian en un pasado no-vivido que no les corresponde. A todo esto, respondemos:

1. Al conjunto de la acusación.

“Deseo subrayar”. Un deseo expresado en primera persona que delata una grave paranoia que se viene manifestando insistentemente en los ámbitos vaticanos: una auténtica manía persecutoria. Como si los seminaristas y sacerdotes que se forman en la ortodoxia del Concilio Vaticano II (no en la heterodoxia arbitraria del postconcilio) fueran el gran peligro contra el que han de conjurarse las fuerzas jerárquicas de la Iglesia. 2. En respuesta al punto primero: ¿Dificultades? No, incomodidades. Ni a los formadores ni a los obispos les apetece asumir la historia y la tradición de la Iglesia (¡tendrían que estudiársela!). Prefieren la “soltura” y la creatividad litúrgica que se inventó el postconcilio. Para eso no necesitan saber nada. Les basta ser creativos.

3. En respuesta al punto 2. ¡Impresionante el concepto de una “Iglesia pasada”. Lo suyo es acabar con el pasado de la Iglesia e inventarle un futuro acorde con la modernidad. ¡Y esta idea se le atribuye nada menos que al papa!

4. Al punto 3. ¿Seminaristas y sacerdotes fijados en las apariencias y en la exterioridad? ¡Si es justamente eso lo que caracteriza a los que se lanzan alegremente a la liturgia creativa! Ellos son diferentes, genuinos, mejores que la tradición y que los demás improvisadores.

5. Es en la liturgia donde se les ven sus malas inclinaciones, dice el punto 4. Precisamente han dado en el clavo: es en las desviaciones litúrgicas donde se han fraguado todas las desviaciones de la Iglesia. En el abandono del Culto Divino para convertirlo en espectáculo para agradar a los fieles: para resultarles entretenido y agradable.

6. ¿Narcisistas y vanidosos? Pues fíjense, la liturgia sometida a rúbricas no deja margen para el narcisismo y la vanidad; en cambio la que da pie a la creatividad y al lucimiento de todas las dotes del celebrante, empuja con fuerza imparable a la vanidad y al narcisismo.

7. ¿Y de dónde saca el autor de ese texto que los amantes de la liturgia-liturgia son propensos a huir de las implicaciones pastorales? Anda buscando la paja en ojo ajeno, sin advertir la enorme viga que le ciega.

8. Y bueno, lo que es de traca es pretender que si no has vivido el pasado de la Iglesia, no tienes derecho a él. Que la formación que han de recibir los seminaristas es la que les lleve a ser buenos animadores sociales, sin que importen lo más mínimo la doctrina, la moral ni mucho menos la liturgia. Hombres de mundo. Eso es lo que necesita la Iglesia moderna y en ese sentido tiene que formar a sus seminaristas.


Lo difícil en este momento es entender si el cardenal Stella, el responsable del clero, está trabajando al servicio de la Iglesia o al servicio del Papa. Los papas pasan, con sus virtudes y sus vicios, con sus aciertos y sus errores; pero la Iglesia permanece. Y sin embargo no se le nota a este cardenal que trabaje por la permanencia de la Iglesia. Ni a él ni a todo su equipo. ¡Y así, hay tantos!  Banda de fracasados: ¡Saquen todos sus malvadas garras de nuestros curas y seminaristas!"

Este artículo viene firmado por Prudentius de Bárcino


Hasta aquí el artículo. Siguen ahora los comentarios aparecidos en ese Blog. Pero antes quiero llamarte la atención, querido lector, querida lectora, sobre algunos sucesos acaecidos en ese año 2017, antes y después de esa asamblea, y relevantes a la Trama Maña que dirigieron Stella y Arana:


EL AÑO 2017 EN LA TRAMA MAÑA DIRIGIDA POR STELLA Y OMELLA
- 24 de Febrero - Le son leídas las acusaciones a Miguel Ángel Barco por el cardenal Omella negándose el prelado a entregarle una copia del documento.
- 13 de Marzo - El abogado de Miguel Ángel Barco, en ese momento todavía Fernando Valero, presenta un alegato de descargo dirigido a Mercier y solicitando la admisión de pruebas que demuestran la falsedad de las acusaciones contra su defendido. Se adjunta original del acta notarial con las pruebas de ADN del verdadero padre biológico de la criatura en cuestión. Nunca se acusa recibo de ese envío por parte de Mercier. No se tiene en cuenta y condenan a Barco como si el escrito no existiera.
- 30 de Mayo al 1 de JunioAsamblea ordinaria en la Congregación del Clero. Entre otras cosas, se emite un documento contra los sacerdotes etiquetados “tradicionalistas”, “que causan tantas dificultades a los formadores y a los obispos” (Barco entra en esta categoría claramente, pues ha sido atacado en Zaragoza por el obispo Jiménez, el Juez Ferrer y otros por esta cuestión, como lo ha sido el obispo Ureña).
- 28 Junio – Monseñor Omella es creado cardenal.
- Julio – Por indicación de una alcaldesa de izquierdas el cardenal Omella aparta a un sacerdote de su parroquia, el Rvdo. Custodio Ballester. Le da un año sabático, que son finalmente dos, y después le pone de vicario en una parroquia sin mucho trabajo.
- 1 de Julio – Monseñor Luis Ladaria, jesuita amigo íntimo de Arana y Omella, es ascendido a Prefecto de la Congregación de la Fe desde su anterior puesto de Secretario, tras la expulsión del Prefecto cardenal Müller.
- 24 de Julio - El mismo Beniamino Stella firma la pena de dimisión del estado clerical contra Barco.
- 15 de Septiembre – El cardenal Omella cita al Rvdo. Barco y le lee el documento de expulsión del sacerdocio. Barco no firma. 
- Diciembre – El cardenal Omella es nombrado Miembro de la Signatura Apostólica del Vaticano (la página de su Archidiócesis no lo menciona). 
- 8 de DiciembreOmella hace ya efectiva la dimisión forzada del Rvdo. Barco y le ordena dejar la capellanía que atendía sacerdotalmente, a la vez que le prohíbe celebrar misa a partir de esa fecha.

Los comentarios aparecidos en el blog mencionado (Germinans Germinabit)

- [vemos en la lectura de estos comentarios aparecidos en Germinans Germinabit cómo se perfila poco a poco la conspiratoria y oscura figura de Stella, un hombre del que no sabemos nada: no aparece ninguna referencia en Internet sobre su vida social o eventos en los que participe que no sean pontificadores. Como se dice coloquialmente, comentan que "manda más que el Papa".

Stella miente y así aparece en su bibliografía sobre quién le ordenó sacerdote. Dice la biografía que fue Juan Pablo I, pero no fue así: le ordenó su tío-obispo. Juan Pablo II sí le ordenó de obispo. -nota del Jacques P]


Anónimo 29 de octubre de 2017, 17:22 Beniamino Stella es el hombre de Bergoglio en el Vaticano. Fue uno de los primeros nombramientos de este, digamos nefasto, pontificado. Desterraron inmediatamente al Prefecto anterior, al Secretario, etc. Las personas que trabajan en esa congregación viven aterradas. Stella tiene mucha memoria, pero no piensa: es torpe hasta la hora de desayunar y el resto del día cruel. Son las personas óptimas para este pontificado: todo el que no le baila el agua al argentino, sin piedad, tiene que ser aplastado. La misericordia en Roma se ha convertido en la coartada para destruir a la Iglesia de Jesucristo.

Anónimo 29 de octubre de 2017, 18:52 "La misericordia en Roma se ha convertido en la cuartada (sic) para destruir a la Iglesia de Jesucristo". Hay que ver la cantidad de disparates que se dicen en defensa de una supuesta ortodoxia. vivificantem 29 de octubre de 2017, 21:02 Sólo hay una palabra: sinvergüenzas. vivificantem 29 de octubre de 2017, 21:03 "La misericordia en Roma se ha convertido en la coartada para destruir a la Iglesia de Jesucristo." Ya lo dicen: "Te han misericordeado".

Anónimo 29 de octubre de 2017, 21:13 "Hay que ver la cantidad de disparates que se dicen en defensa de una supuesta ortodoxia." Es cierto. El amor, la caridad y la misericordia, sin verdad y sin justicia, es laxismo demoníaco. Yo amo y tengo misericordia, y digo: "los adúlteros pueden comulgar", entonces falto a la verdad y a la justicia, y esta misericordia es puro laxismo disoluto, licencioso, libertino, disipado, inmoral, crápula, vicioso. Anónimo 29 de octubre de 2017, 22:01 Ortodoxia para el anónimo de las 18:52 debe ser la AL, donde cada obispo dice y hace lo que le parece, y el último documento que borra la autoridad a la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Pronto veremos a su Prefecto en la calle como a Piacenza, Burke, Muller, Cañizares, etc. Todo con muchísima "MISERICORDIA"

Anónimo 30 de octubre de 2017, 17:19 No son de extrañar los errores del flamante Cardenal Stella. Como Nuncio no lo hizo bien y en la Academia Eclesiástica parece ser su desempeño fue bien pobre. No obstante, es hombre de confianza del Papa. Qué pena. Es muy lamentable...

Anónimo 29 de octubre de 2017, 17:49 Contundente reflexión la suya Prudentius. Ay Dios mio como està el Patio!!!


Anónimo 31 de octubre de 2017, 18:31 El P.Abiatar de las 21.02 se llena la boca, entre otros conceptos, de la palabra "misericordia" y habla de "sinvergüenzas". No sé si esto encaja bien con "misericordia". Creo que es un insulto rabioso.

Solanelles 29 de octubre de 2017, 18:35 El Santo Padre se ha rodeado de unos colaboradores que son de lo mejorcito de la Iglesia universal: Stella (que con estas lamentables palabras queda bien retratado), Baldisseri, Spadaro, Kasper, Daneels, Madariaga, Marx... desde luego, si es verdad aquello de "dime con quién andas y te diré quién eres", ¡que Dios se apiade de Su Iglesia!


Anónimo 29 de octubre de 2017, 21:14 Veremos cosas aún peores de este conjunto estelar de incompetentes e incapacitados de gobernar un chiringuito de chuches: ni caso.


Anónimo 29 de octubre de 2017, 19:05 Así que fue Stella el que se ensañó con los Franciscanos de la Inmaculada. Yo que pensaba que era el Papa, que le había dado algo. Me quedo descansado al saber que las aberraciones y mezquindades, amén de las atrocidades que se cometieron contra los miembros de esa congregación, no fueron fruto de una grave paranoia del Papa, sino que el paranoico era Stella. ¡Qué alivio!


Anónimo 29 de octubre de 2017, 22:01 Pero Stella es la voz, los ojos y las manos de Francisco por delegación de éste. Anónimo 29 de octubre de 2017, 19:36 ¿Qué entiende por "seminaristas “tradicionalistas”? ¿Es un concepto teológico? ¿sociológico? ¿quienes son? ¿es una caza de brujas?


Anónimo 29 de octubre de 2017, 21:27 A los efectos prácticos, son todos aquellos que, por ejemplo, están en desacuerdo en que "Lutero es un testigo del Evangelio" o de que los adúlteros incontinentes pueden ser absueltos y comulgar (n. 305, nota 351, Amoris laetitia). Son todos aquellos que defienden que el sacramento del orden es para hombres célibes y consagrados, a imagen de Jesús, que no se casó con nadie, que no hay espacio para diaconisas, ni sacerdotes laicos boni viri (laicos miseros para una comunidad, carentes de formación), ni sacerdotes casados, ni inventos ilícitos. Son los que consideran que la misa tridentina, tal como ha dicho Benedicto XVI y Sarah, forman parte legítima y tradicional, muy valorable, de la liturgia católica. Son los sacerdotes que buscan comunicar toda la verdad moral y fideística, que no aceptan a los teólogos modernistas y progresistas, que discuten las proposiciones erróneas de Francisco y de los obispos, que no se someten a delitos litúrgicos y doctrinales. Son los que tienen respeto a la Eucaristía, a su consagración, a su administración, a su Reserva, a su Adoración. Son, en definitiva, todos aquellos sacerdotes que se oponen a aquel