EL CARDENAL STELLA. LA MANO NEGRA DEL VATICANO

Actualizado: hace 5 días


En una Entrada anterior aportábamos unas pinceladas con brocha fina sobre las personalidades contradictorias de los cardenales Schönborn y Stella. Stella dirigió la "trama maña", que aplastó al Arzobispo Ureña por mediación del cardenal Omella y sus validos, y secularizó con prueba falsa y contra toda prueba que descargaba al reo, al sacerdote M A Barco porque es un cabo suelto que prueba la ausencia de argumentos para expulsar a Ureña de su cátedra de Zaragoza. Stella, Arana, Omella; dos de ellos todavía imputados en los tribunales civiles españoles. Stella, recientemente promovido una vez más en el Vaticano para convertirle en más intocable, como los otros sospechosos habituales que arrastran cargos financieros (Madariaga) y de pederastia (Zanchetta), y en ese Estado corrupto se esconden bajo las alas de Francisco, sacrílegamente..

EN LA FOTO: el Papa Francisco con su mentor el cardenal Stella, que le instruyó la semana antes de su elección sobre su oficio de Papa.
- Por su interés reproduzco el artículo aparecido en el portal digital Germinansgerminabit.blogspot.com el 29 de Octubre de Octubre de 2017. Lo reproduzco tal cual aparece en ese portal, sin cambios.
Jacques Pintor

¡Cuánta mala gente en la Congregación del Clero!

"Las garras del prefecto de la Congregación para el Clero, Beniamino Stella. La Congregación para el Clero ha enviado un resumen de las cuestiones debatidas en la reunión/asamblea ordinaria que tuvo lugar del 30 de mayo al 1 de junio del presente. Entre otras muchas cuestiones tratadas sobresale principalmente el tema de los diáconos permanentes enviudados que pudieran ser admitidos al sacerdocio ministerial, así como la cuestión de los viri probati, laicos casados que debida la falta de sacerdotes en algunas regiones podrían ser admitidos al ministerio presbiteral, conservando sin embargo los lazos con su esposa more uxorio. Al parecer, tan desesperados  están en la Congregación ante la constatación del declive en el número de sacerdotes, que ya se meten por esos andurriales. Por fortuna nada aparece todavía sobre el diaconado femenino; pero tranquilos, todo se andará. Y en medio de todo ese cambalache de ideas y propuestas varias, evidentemente consideradas una eventualidad, aparece un parrafito maligno y ponzoñoso. Juzguen ustedes mismos:

“Como complemento a los varios aspectos de la formación ya tratados en relación a la Ratio, deseo subrayar también la situación de los seminaristas “tradicionalistas”, que no pocas dificultades crean, primero a los Formadores; y después de la ordenación, a los Obispos. Un tema que debería ser objeto de atento discernimiento es el de la “rigidez”, de la que el Santo Padre nos ha hablado esta mañana, de la fijación en una imagen de Iglesia pasada, y también en las apariencias y en la exterioridad, a menudo visible especialmente en el ámbito litúrgico; esto no raramente puede revelar personalidades narcisistas y vanidosas, así como propensas a huir de las implicaciones pastorales reales, para refugiarse en las formas de un pasado que no han vivido y que no pertenece a su vida”

¡Menuda gentuza! Entre col y col, lechuga. La Iglesia se está quedando sin sacerdotes para el servicio ministerial del Pueblo de Dios y ellos, erre que erre. Y no sólo, no únicamente persisten en los errores en la formación del clero y en los modelos de fracaso propuestos en tantos Seminarios, aunque no en todos, que se atreven a atacar a los que ellos consideran “seminarios tradicionalistas”. Ya me dirán ustedes cuáles son estos seminarios. Porque estamos seguros de que no solamente se refieren a las congregaciones o institutos sujetos a la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei”, hoy dependiente directamente de la Congregación para la Doctrina de la Fe del jesuita Ladaria; sino a todos aquellos Seminarios que por el carácter de su formación filosófica, teológica, moral y litúrgica son considerados adversarios de ideas y estilo del zorro con cara de uva pasa del cardenal Stella y sus esbirros.

Examinemos punto por punto lo que afirman en una decena de líneas: Más que Congregatio “pro clericis” parece una Congregatio adversus clericos 1º Crean dificultades a los formadores y a los Obispos. 2º Tal como afirmó el Papa (sic) muestran rigidez y fijación en una Iglesia  pasada. 3º Son sacerdotes fijados (obsesionados quieren decir) en las apariencias y en la exterioridad. 4º Y es en el ámbito litúrgico donde hacen notar más esta fijación. 5ª Se trata de personas narcisistas y vanidosas. 6ª Son propensos a huir de las implicaciones pastorales. 7ª Se refugian en un pasado no-vivido que no les corresponde. A todo esto, respondemos:

1. Al conjunto de la acusación.

“Deseo subrayar”. Un deseo expresado en primera persona que delata una grave paranoia que se viene manifestando insistentemente en los ámbitos vaticanos: una auténtica manía persecutoria. Como si los seminaristas y sacerdotes que se forman en la ortodoxia del Concilio Vaticano II (no en la heterodoxia arbitraria del postconcilio) fueran el gran peligro contra el que han de conjurarse las fuerzas jerárquicas de la Iglesia. 2. En respuesta al punto primero: ¿Dificultades? No, incomodidades. Ni a los formadores ni a los obispos les apetece asumir la historia y la tradición de la Iglesia (¡tendrían que estudiársela!). Prefieren la “soltura” y la creatividad litúrgica que se inventó el postconcilio. Para eso no necesitan saber nada. Les basta ser creativos.

3. En respuesta al punto 2. ¡Impresionante el concepto de una “Iglesia pasada”. Lo suyo es acabar con el pasado de la Iglesia e inventarle un futuro acorde con la modernidad. ¡Y esta idea se le atribuye nada menos que al papa!

4. Al punto 3. ¿Seminaristas y sacerdotes fijados en las apariencias y en la exterioridad? ¡Si es justamente eso lo que caracteriza a los que se lanzan alegremente a la liturgia creativa! Ellos son diferentes, genuinos, mejores que la tradición y que los demás improvisadores.

5. Es en la liturgia donde se les ven sus malas inclinaciones, dice el punto 4. Precisamente han dado en el clavo: es en las desviaciones litúrgicas donde se han fraguado todas las desviaciones de la Iglesia. En el abandono del Culto Divino para convertirlo en espectáculo para agradar a los fieles: para resultarles entretenido y agradable.

6. ¿Narcisistas y vanidosos? Pues fíjense, la liturgia sometida a rúbricas no deja margen para el narcisismo y la vanidad; en cambio la que da pie a la creatividad y al lucimiento de todas las dotes del celebrante, empuja con fuerza imparable a la vanidad y al narcisismo.

7. ¿Y de dónde saca el autor de ese texto que los amantes de la liturgia-liturgia son propensos a huir de las implicaciones pastorales? Anda buscando la paja en ojo ajeno, sin advertir la enorme viga que le ciega.

8. Y bueno, lo que es de traca es pretender que si no has vivido el pasado de la Iglesia, no tienes derecho a él. Que la formación que han de recibir los seminaristas es la que les lleve a ser buenos animadores sociales, sin que importen lo más mínimo la doctrina, la moral ni mucho menos la liturgia. Hombres de mundo. Eso es lo que necesita la Iglesia moderna y en ese sentido tiene que formar a sus seminaristas.


Lo difícil en este momento es entender si el cardenal Stella, el responsable del clero, está trabajando al servicio de la Iglesia o al servicio del Papa. Los papas pasan, con sus virtudes y sus vicios, con sus aciertos y sus errores; pero la Iglesia permanece. Y sin embargo no se le nota a este cardenal que trabaje por la permanencia de la Iglesia. Ni a él ni a todo su equipo. ¡Y así, hay tantos!  Banda de fracasados: ¡Saquen todos sus malvadas garras de nuestros curas y seminaristas!"

Este artículo viene firmado por Prudentius de Bárcino


Hasta aquí el artículo. Siguen ahora los comentarios aparecidos en ese Blog. Pero antes quiero llamarte la atención, querido lector, querida lectora, sobre algunos sucesos acaecidos en ese año 2017, antes y después de esa asamblea, y relevantes a la Trama Maña que dirigieron Stella y Arana:


EL AÑO 2017 EN LA TRAMA MAÑA DIRIGIDA POR STELLA Y OMELLA
- 24 de Febrero - Le son leídas las acusaciones a Miguel Ángel Barco por el cardenal Omella negándose el prelado a entregarle una copia del documento.
- 13 de Marzo - El abogado de Miguel Ángel Barco, en ese momento todavía Fernando Valero, presenta un alegato de descargo dirigido a Mercier y solicitando la admisión de pruebas que demuestran la falsedad de las acusaciones contra su defendido. Se adjunta original del acta notarial con las pruebas de ADN del verdadero padre biológico de la criatura en cuestión. Nunca se acusa recibo de ese envío por parte de Mercier. No se tiene en cuenta y condenan a Barco como si el escrito no existiera.
- 30 de Mayo al 1 de JunioAsamblea ordinaria en la Congregación del Clero. Entre otras cosas, se emite un documento contra los sacerdotes etiquetados “tradicionalistas”, “que causan tantas dificultades a los formadores y a los obispos” (Barco entra en esta categoría claramente, pues ha sido atacado en Zaragoza por el obispo Jiménez, el Juez Ferrer y otros por esta cuestión, como lo ha sido el obispo Ureña).
- 28 Junio – Monseñor Omella es creado cardenal.
- Julio – Por indicación de una alcaldesa de izquierdas el cardenal Omella aparta a un sacerdote de su parroquia, el Rvdo. Custodio Ballester. Le da un año sabático, que son finalmente dos, y después le pone de vicario en una parroquia sin mucho trabajo.
- 1 de Julio – Monseñor Luis Ladaria, jesuita amigo íntimo de Arana y Omella, es ascendido a Prefecto de la Congregación de la Fe desde su anterior puesto de Secretario, tras la expulsión del Prefecto cardenal Müller.
- 24 de Julio - El mismo Beniamino Stella firma la pena de dimisión del estado clerical contra Barco.
- 15 de Septiembre – El cardenal Omella cita al Rvdo. Barco y le lee el documento de expulsión del sacerdocio. Barco no firma. 
- Diciembre – El cardenal Omella es nombrado Miembro de la Signatura Apostólica del Vaticano (la página de su Archidiócesis no lo menciona). 
- 8 de DiciembreOmella hace ya efectiva la dimisión forzada del Rvdo. Barco y le ordena dejar la capellanía que atendía sacerdotalmente, a la vez que le prohíbe celebrar misa a partir de esa fecha.

Los comentarios aparecidos en el blog mencionado (Germinans Germinabit)

- [vemos en la lectura de estos comentarios aparecidos en Germinans Germinabit cómo se perfila poco a poco la conspiratoria y oscura figura de Stella, un hombre del que no sabemos nada: no aparece ninguna referencia en Internet sobre su vida social o eventos en los que participe que no sean pontificadores. Como se dice coloquialmente, comentan que "manda más que el Papa".

Stella miente y así aparece en su bibliografía sobre quién le ordenó sacerdote. Dice la biografía que fue Juan Pablo I, pero no fue así: le ordenó su tío-obispo. Juan Pablo II sí le ordenó de obispo. -nota del Jacques P]


Anónimo 29 de octubre de 2017, 17:22 Beniamino Stella es el hombre de Bergoglio en el Vaticano. Fue uno de los primeros nombramientos de este, digamos nefasto, pontificado. Desterraron inmediatamente al Prefecto anterior, al Secretario, etc. Las personas que trabajan en esa congregación viven aterradas. Stella tiene mucha memoria, pero no piensa: es torpe hasta la hora de desayunar y el resto del día cruel. Son las personas óptimas para este pontificado: todo el que no le baila el agua al argentino, sin piedad, tiene que ser aplastado. La misericordia en Roma se ha convertido en la coartada para destruir a la Iglesia de Jesucristo.

Anónimo 29 de octubre de 2017, 18:52 "La misericordia en Roma se ha convertido en la cuartada (sic) para destruir a la Iglesia de Jesucristo". Hay que ver la cantidad de disparates que se dicen en defensa de una supuesta ortodoxia. vivificantem 29 de octubre de 2017, 21:02 Sólo hay una palabra: sinvergüenzas. vivificantem 29 de octubre de 2017, 21:03 "La misericordia en Roma se ha convertido en la coartada para destruir a la Iglesia de Jesucristo." Ya lo dicen: "Te han misericordeado".

Anónimo 29 de octubre de 2017, 21:13 "Hay que ver la cantidad de disparates que se dicen en defensa de una supuesta ortodoxia." Es cierto. El amor, la caridad y la misericordia, sin verdad y sin justicia, es laxismo demoníaco. Yo amo y tengo misericordia, y digo: "los adúlteros pueden comulgar", entonces falto a la verdad y a la justicia, y esta misericordia es puro laxismo disoluto, licencioso, libertino, disipado, inmoral, crápula, vicioso. Anónimo 29 de octubre de 2017, 22:01 Ortodoxia para el anónimo de las 18:52 debe ser la AL, donde cada obispo dice y hace lo que le parece, y el último documento que borra la autoridad a la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Pronto veremos a su Prefecto en la calle como a Piacenza, Burke, Muller, Cañizares, etc. Todo con muchísima "MISERICORDIA"

Anónimo 30 de octubre de 2017, 17:19 No son de extrañar los errores del flamante Cardenal Stella. Como Nuncio no lo hizo bien y en la Academia Eclesiástica parece ser su desempeño fue bien pobre. No obstante, es hombre de confianza del Papa. Qué pena. Es muy lamentable...

Anónimo 29 de octubre de 2017, 17:49 Contundente reflexión la suya Prudentius. Ay Dios mio como està el Patio!!!


Anónimo 31 de octubre de 2017, 18:31 El P.Abiatar de las 21.02 se llena la boca, entre otros conceptos, de la palabra "misericordia" y habla de "sinvergüenzas". No sé si esto encaja bien con "misericordia". Creo que es un insulto rabioso.

Solanelles 29 de octubre de 2017, 18:35 El Santo Padre se ha rodeado de unos colaboradores que son de lo mejorcito de la Iglesia universal: Stella (que con estas lamentables palabras queda bien retratado), Baldisseri, Spadaro, Kasper, Daneels, Madariaga, Marx... desde luego, si es verdad aquello de "dime con quién andas y te diré quién eres", ¡que Dios se apiade de Su Iglesia!


Anónimo 29 de octubre de 2017, 21:14 Veremos cosas aún peores de este conjunto estelar de incompetentes e incapacitados de gobernar un chiringuito de chuches: ni caso.


Anónimo 29 de octubre de 2017, 19:05 Así que fue Stella el que se ensañó con los Franciscanos de la Inmaculada. Yo que pensaba que era el Papa, que le había dado algo. Me quedo descansado al saber que las aberraciones y mezquindades, amén de las atrocidades que se cometieron contra los miembros de esa congregación, no fueron fruto de una grave paranoia del Papa, sino que el paranoico era Stella. ¡Qué alivio!


Anónimo 29 de octubre de 2017, 22:01 Pero Stella es la voz, los ojos y las manos de Francisco por delegación de éste. Anónimo 29 de octubre de 2017, 19:36 ¿Qué entiende por "seminaristas “tradicionalistas”? ¿Es un concepto teológico? ¿sociológico? ¿quienes son? ¿es una caza de brujas?


Anónimo 29 de octubre de 2017, 21:27 A los efectos prácticos, son todos aquellos que, por ejemplo, están en desacuerdo en que "Lutero es un testigo del Evangelio" o de que los adúlteros incontinentes pueden ser absueltos y comulgar (n. 305, nota 351, Amoris laetitia). Son todos aquellos que defienden que el sacramento del orden es para hombres célibes y consagrados, a imagen de Jesús, que no se casó con nadie, que no hay espacio para diaconisas, ni sacerdotes laicos boni viri (laicos miseros para una comunidad, carentes de formación), ni sacerdotes casados, ni inventos ilícitos. Son los que consideran que la misa tridentina, tal como ha dicho Benedicto XVI y Sarah, forman parte legítima y tradicional, muy valorable, de la liturgia católica. Son los sacerdotes que buscan comunicar toda la verdad moral y fideística, que no aceptan a los teólogos modernistas y progresistas, que discuten las proposiciones erróneas de Francisco y de los obispos, que no se someten a delitos litúrgicos y doctrinales. Son los que tienen respeto a la Eucaristía, a su consagración, a su administración, a su Reserva, a su Adoración. Son, en definitiva, todos aquellos sacerdotes que se oponen a aquella parte del Vaticano del Cuerpo Místico de satanás que quiere la Abominación de la Desolación (abolir la Eucaristía, aprobar la herejía). Alguien debería de dar aviso urgente a Francisco: la masonería eclesial (P. Gobbi) le está ocupando los puestos claves de la Santa Sede. Francisco va a quedar sólo y aislado, va a ser rechazado de progresistas (por no ser suficientemente progre), y sobre todo, por los moralistas (va contra la moral y la fe). Francisco está siendo socavado su autoridad moral de manera muy inteligente. Con estos impresentables descalzos y desnudos de toda fe y moral, malvados y retorcidos como la hiedra, sólo hacen que perjudicar al mismo Francisco, aunque él mismo no lo quiera ni lo desee en absoluto. Peligro. Peligro. Peligro para Francisco, pues Beniamino Stella es el explosivo que dinamita a Francisco, no a Beniamino Stella. Peligro para nosotros, los ortodoxos, porque hay un maligno vaticanilla que busca romper el rostro bello, unido y santo de la Iglesia.

Anónimo 30 de octubre de 2017, 11:59 A ver, no se haga usted el ingenuo: aquí el verdadero problema está en la cumbre de la pirámide ( nunca mejor dicho). Bergoglio está actuando en su labor de zapa y derribo desde dentro (¡desde el núcleo!)con el tesón y la contumacia de un hijo de la viuda por lo menos del grado 33. A estas alturas de la película la cosa no puede ser mas clara: sus filias, sus fobias, SUS HECHOS, sus amiguetes (Scalfari, Bonnino, Pennella...), sus nombramientos (lo peor de cada casa), TODO LE DELATA: Y es que del grado 33 hacia arriba ya no existen los carnés ni uno aparece en ninguna lista...PERO LOS HECHOS CANTAN. Abiatar 30 de octubre de 2017, 17:11 Yo dudo absolutamente que Bergoglio sea un 33, más bien, los del 33 le siegan la hierba bajo los pies: se ha rodeado de malos colaboradores. Lo demuestra un hecho: aún siendo un error la hipótesis de la comunión de los adúlteros del n. 305 y nota 351 de Amoris laetitia, no la ha aprobado con carácter imperativo y coercitivo. Anónimo 29 de octubre de 2017, 20:47 La Iglesia permanece, sí, y me temo, que como en sus tiempos más convulsos, empezarán a surgir grandes Santos de entre sus hijos que les recuerden el camino a seguir. Andan un poco desorientados. Alguien que debe ser apartado de inmediato 30 de octubre de 2017, 1:03 Tenemos a un inepto e inútil prefecto rigiendo sobre 600.000 curas. Este documento es un escupitajo de un monigote que se lo ha tirado directo a la cara de Francisco, que es quien lo eligió y confió. Esta estupidez de este majadero no se lanza sin un amparo dañino poderosamente maligno y una finalidad divisiva nítidamente diseñada para triturar a la Iglesia y la Eucaristía. Ridículo arácnido de venenosa lengua, que sólo lanza más que necedades carentes de evaluación, estudio, prueba, demostración, análisis y valoración. Qué desperdicio y qué ruina moral y espiritual de Vaticano, qué bajeza y qué ruindad, qué destructor de las vocaciones, qué divisor y separador, cómo se te ve el plumero... Jesús, corre a socorrer a tu Iglesia y Barca, que la hunden desde dentro...

Jesuitismo (a) 29 de octubre de 2017, 21:36 Blaise Pascal escribió la obra maestra de las “Las Provinciales” para reírse del laxismo y casuismo moral y teológico de los jesuitas, como este fragmento de la carta sexta del 10 de abril de 1656, y que puede aplicarse perfectamente a la actual situación general de la Santa Sede, y en particular, al tal Stella: - Como por arte de magia de los jesuitas, donde antes se pecaba gravosamente y se iba al Infierno más abyecto, ahora es virtud probada que conduce al Cielo en Gloria y Majestad (El colmo para un Papa jesuita: beatificar a Pascal, el archienemigo, Sandro Magister): “¡Reverendo padre – exclamé –, que suerte es para el mundo tenerlos a ustedes como maestros! Yo no sabía que un solo doctor, si tiene autoridad, puede convertir en probable una opinión, y que también la opinión contraria puede serlo; y que en este caso, entre el pro y el contra, se puede elegir lo que agrada más, aunque no lo crea cierto; y esto con tanta seguridad de conciencia que un confesor que se rehusara a dar la absolución a la fe de los casuistas estaría en estado de pecado mortal. De esto entiendo que un solo casuista puede, a su gusto, crear nuevas reglas de moral y disponer, como le viene en mente, de todo lo que se refiere a la conducta de las costumbres”. “Es necesario – objetó el padre – moderar un poco lo que dices. Aprende bien cuál es nuestro método, en el que verás el progreso de una opinión nueva desde su nacimiento hasta su madurez. Ante todo, el doctor con autoridad que la ha inventado la expone al público y la arroja como una semilla, para que eche raíces. En este estado, la opinión es todavía débil, pero necesita que el tiempo la haga madurar poco a poco. Por eso el padre Diana, que presentó algunas de ellas, dice en un cierto punto: ‘Presento esta opinión, pero porque es nueva, la dejo madurar en el tiempo, relinquo tempori maturandam’. Así en pocos años se la ve afirmarse insensiblemente; y después de un cierto tiempo se encuentra autorizada por la tácita aprobación de la Iglesia, según esta gran máxima del padre Bauny: ‘Que si una opinión ha sido propuesta por algún casuista y la Iglesia no se opuso, es signo que la aprueba'”.

Jesuitismo (b) 29 de octubre de 2017, 21:40 “Vamos, padre – protesté –, ¿entonces la Iglesia debería aprobar todos los abusos que soporta y todos los errores de los libros que no censura?”. “Vete a discutir con el padre Bauny – respondió –; ¡no hago más que informarte y te pones a discutir conmigo! No es necesario discutir nunca sobre un hecho. Te decía entonces que, cuando el tiempo ha madurado de este modo una opinión, entonces ella es absolutamente probable y segura. Se dice que el docto Caramuel, en la carta con la que le dedica a Diana su ‘Teología fundamental’, dice que ese gran doctor ‘ha hecho probables muchas opiniones que no lo eran antes, con lo cual al seguirlas no se peca más, mientras que antes se pecaba: iam non peccant, licet ante peccaverint'”. “En verdad, padre – le dijo –, hay mucho para ganar siguiendo a vuestros doctores. ¡Como no! De dos personas que hacen la misma cosa, el que no conoce su doctrina peca, y el que la conoce no peca. ¿Ella es entonces a la vez instructiva y justificante? La ley de Dios hizo a los prevaricadores, según san Pablo, pero ésta hace que no haya nada más que inocentes. Le ruego vivamente, padre, que me informe bien; no lo dejaré hasta que no me haya dicho en su totalidad las principales máximas establecidas por sus casuistas”. “¡Ay de mí! – respondió el padre –: nuestro fin principal habría sido no establecer otras máximas que las del Evangelio en todo su rigor; y de la regulación de nuestras costumbres se ve bien que si toleramos algún relajamiento en los otros es más que nada por condescendencia que por un plan preestablecido. Nosotros nos vemos obligados a ello, pues los hombres son hoy tan corruptos que, al no poder hacerlos venir a nosotros, es necesario que seamos nosotros los que vayamos a su encuentro; de otro modo ellos nos abandonarían, peor aún, se podrían alejar por completo. Es para contenerlos que nuestros casuistas han tomado en consideración los vicios a los que la gente de cada condición está más apegada, para establecer máximas tan dulces – pero sin ofender la verdad – que para no estar contentos es porque debería ser difícil contentarlos. En efecto, el proyecto fundamental de nuestra Compañía para el bien de la religión es no rechazar a nadie para no hacer desesperar a la gente. En consecuencia, tenemos máximas para personas de todo tipo: para los beneficiarios, para los sacerdotes, para los religiosos, para los nobles, para los domésticos, para los ricos, para los que son comerciantes, para quienes sus asuntos van mal, para los que están en la indigencia para las mujeres devotas y para los que no lo son, para las personas casadas y para las que llevan una vida disipada. En síntesis, nada escapa a nuestra previsión”. ... Como se ve, la enfermedad laxista y casuística de los jesuitas tiene unos 360 años de antigüedad. Compre un jesuita y póngalo en su vida: el pecado será virtud excelsa, mientras que la virtud tradicional, será vera sospecha de rigorista que lanza las piedras desde la Cátedra de Moisés, cara de pepinillo amargado, morro de cerdito que sólo huele el pasto del suelo...

Anónimo 29 de octubre de 2017, 21:47 “Deseo subrayar”. Un deseo expresado en primera persona que delata una grave paranoia que se viene manifestando insistentemente en los ámbitos vaticanos: una auténtica manía persecutoria. Como si los seminaristas y sacerdotes que se forman en la ortodoxia del Concilio Vaticano II (no en la heterodoxia arbitraria del postconcilio) fueran el gran peligro contra el que han de conjurarse las fuerzas jerárquicas de la Iglesia." Viendo el curso y contenido del pensamiento expuesto por Stella, deberíamos de preguntarnos sobre la psicología del mismo, pues no aporta ninguna prueba psicológica de narcisismo, vanidad, huidores de realidades pastorales, no raramente puede revelar personalidades narcisistas y vanidosas, regresión a un pasado no real... Stella ¿dónde tienes las pruebas? ¿te las inventas? "... no raramente puede revelar personalidades narcisistas y vanidosas, así como propensas a huir de las implicaciones pastorales reales, para refugiarse en las formas de un pasado que no han vivido y que no pertenece a su vida." Podemos preguntarnos si Stella acoge el modernismo y progresismo teológico, moral y litúrgico como una forma de legitimar ciertas actitudes personales de sí y de otros que la moral tradicional censura. Está, como dicen, "meando fuera de tiesto". Es tal la falta de "misericordia", que podríamos pensar si lo suyo no es odio, o un encargo para provocar.

Anónimo 29 de octubre de 2017, 22:00 Pido a Francisco que haga rectificar inmediatamente al prefecto de la Congregación para el Clero, Beniamino Stella, esta insultante e infamante Nota, y que lo cese inmediatamente. No está capacitado. Y deslegitima a Francisco, pues es su voz en materia de Clero. Francisco debe hacerlo ya. Francisco actuó muy rápido para corregir al cardenal Sarah, el Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, sobre Magnum Principium, que concede a las conferencias episcopales una mayor libertad en la traducción de los textos sagrados y la liturgia: infovaticana.com/2017/10/25/se-recrudece-la-guerra-cardenal-sarah/ Debería de hacerlo rápido, pues la sensación que se tiene es que el Vaticano no está controlado por gente ortodoxa, sino por un conjunto de heterodoxos que han encontrado su hora para poner patas arriba a la Iglesia en todos los ámbitos: liturgia, culto, doctrina, moral, Escrituras...

Anónimo 29 de octubre de 2017, 22:06 He sacado el perro a pasear. ¿Ha pasado algo en el Vaticano?

Anónimo 29 de octubre de 2017, 22:13 Todas las Ordenaciones tendrían que ser TRADICIONALISTAS Y ORTODOXAS,como tiene que ser la VERDADERA IGLESIA DE JESUCRISTO!!!

Luis de Barcelona 29 de octubre de 2017, 22:15 Y que sabrá él de pastoral si siempre ha estado en el Cuerpo Diplomático

Anónimo 29 de octubre de 2017, 23:09 Argumento absurdo, Luis. Piense en Pio XII. O en mons. Gonzalez Agápito. Anónimo 30 de octubre de 2017, 1:07 ¡Por Dios! ¿Estas mamarrachadas vienen de un diplomático vaticano? VADE RETRO ME SATANA 30 de octubre de 2017, 12:29 Que se vayan todos estos VEJESTORIOS a freír espárragos con su AMADO LUTERO y nos dejen tranquilos con sus ESTUPIDECES,¡HOMBRE!

Hermenegildo 29 de octubre de 2017, 22:56 "Ya me dirán ustedes cuáles son estos seminarios [tradicionalistas]". Yo creo que el documento no se refiere a seminarios tradicionalistas, que no existen fuera de los institutos "Ecclesia Dei", sino a los seminaristas tradicionalistas, que gracias a Dios hoy día se pueden encontrar en casi todos los seminarios del mundo.

Anónimo 30 de octubre de 2017, 11:19 Podría referirse a los seminarios progresistas, principales fuentes de abusos y herejías que infectan a la Iglesia. Monotema y monolocura: los rígidos...

Llamamiento a los tradicionalistas 29 de octubre de 2017, 23:15 Por favor, hagan realidad ese cisma que tanto desean. Háganlo y funden una nueva Iglesia "verdadera", tradicionalista, o como crean conveniente llamarla. Háganlo y abandonen la Iglesia católica. Llévense con ustedes sus dedos acusadores, sus excomuniones, sus palabras fuertes, sus insultos, sus descalificaciones. Los no tradicionalistas, se lo agradeceremos.

Anónimo 30 de octubre de 2017, 11:08 Las dos iglesias van a permanecer juntas, ganará pronto por poco tiempo la mala Iglesia con el Falso Profeta, pero será eliminada por Jesús. Anónimo 30 de octubre de 2017, 14:06 Qué fingida suavidad y mansedumbre...Sabes qué pasa si se van estos que dices que se vayan...que te quedas sin Iglesia, macho. Sin nada que se le parezca. Cada día la misa seria distinta, en una misma iglesia y oficiada por el mismo sacerdote incluso, según se tenga el día. Esto ya pasa bastante en Europa occidental. Bueno, ciertas prohibiciones y obligaciones sí habría: quedaría prohibido arrodillarse y recibir la comunión en la boca. Se derogaría el motu proprio de Benedicto XVI y el latín quedaría prohibido en todos los sacramentos y sacramentales, también oficiar al Oriente en cualquiera de formas del rito. Los exorcismos prohibidos, igual que las plegarias de liberación o el Santo Rosario. Las imágenes de Fátima y la Divina Misericordia serían retiradas y destruídas, "per anar fent boca". El bautismo no requerirá requisito alguno por parte de padres, padrinos o del propio neocatecúmeno, que será compatible con la adhesión a cualquier otra religión o escuela filosófica o esotérica. El odioso sacramento de la penitencia quedará definitivamente derogado y se destruirán a placer todos los confesionarios. Doctrinalmente desaparecerá la noción de pecado, ni mortal ni venial, igual que la de juicio, infierno o diablo. Ser prohibida la veneración a la Virgen, santos y ángeles. ... Anónimo 30 de octubre de 2017, 15:58 Al anónimo de las 23:15 Me lo temía. Usted ya ha hecho se clasificación de buenos y malos. Los tradicionalistas son los malos y se han de ir. Los buenos son el prefecto Stella (con su dedo acusador contra los seminaristas tradicionalistas, a los que por cierto no acusa de acusar a nadie). El artículo de Prudentius trata justamente del dedo acusador de Stella contra los seminaristas tradicionalistas. Y usted, que está contra los dedos acusadores, en vez de cargar contra el de Stella (uy, seguro que usted tiene una explicación brillantísima para la infame persecución de los franciscanos de la Inmaculada), carga contra aquellos a los que acusa Stella. ¿Por qué no le invita a que se vaya y funde su propia Iglesia? Anónimo 30 de octubre de 2017, 16:52 No nos agradezca nada a los católicos. Estamos en la Iglesia para seguir su misión: la gloria de Dios y la salvación de las almas. Los herejes necesitan católicos como Eusebio y Máximo el Confesor para que se les denuncie, en favor del Cuerpo Místico de Cristo. Anónimo 30 de octubre de 2017, 20:00 "Qué fingida suavidad y mansedumbre..." Desde luego ha clavado a los progres... sería una Iglesia despótica, totalitaria y dictatorial.

Fred 30 de octubre de 2017, 0:41 Después del fracaso y vaciamiento de los seminarios postconciliares, parece que el lema de algunos es "antes muertos que rectificar". Como decía Einstein, "es de idiotas hacer siempre lo mismo, y pensar que tendremos resultados distintos", después de 50 años de postconcilio, por lo visto se constata la veracidad de la frase de Einstein.


Sin fundamento 30 de octubre de 2017, 13:00 El concepto de Stella sobre sacerdote es insultante, arbitrario y equivocado. El sacerdote está para la cura animarum o salvación de las almas. Y si tiene carismas sociales o místicos, mejor, pero lo suyo es salvar almas. Todas sus valoraciones subjetivas, carentes de bases objetivas, que sus afirmaciones deben de ser anuladas de pleno derecho y por no puestas, y por tanto, desobedecibles. Es inaudito.

Francisco va hacia su catástrofe y la de la Iglesia 30 de octubre de 2017, 2:27 Esta enajenación de Stella debería de ser puesta en conocimiento a Francisco por "alguien" con ascendencia sobre Francisco. Con el carácter de "urgentísimo" y "gravísimamente transcendental". Y sin pelos en la lengua: el cambio es sí o sí. Lo que se hace hasta ahora está mal. Los blogs, webs, redes sociales, articulistas, comentaristas y opinadores de la Iglesia verdadera, tradicional y ortodoxa, tienen a Francisco, como mínimo, ubicado entre el Anticristo y el Antipapa, con su foto vuelto de cabeza abajo o colgado de los pies, con expresiones de Papancho, BerGOGlio, ignorante, comunista, islamista, hereje, apóstata... y sólo puedo poner las expresiones más suaves... Mientras Francisco da la mano a judíos, que mataron y no reconocen a su Mesías, a musulmanes que mataron cristianos y con un Corán lleno de expresiones de odio, con luteranos de un Lutero apóstata, hereje y excomulgado no arrepentido hasta la muerte, ladrón y genocida (católicos, campesinos), el loco de Stella da cornadas... a ¡sacerdotes católicos ortodoxos!... el mundo al revés... La desobediencia activa y resistencia abierta contra Francisco y toda la nube de estiércol de malos asesores, consejeros y consultores que lo rodea, empieza a desarrollarse en el ámbito tradicional y moralmente sano: 1. Laicos relanzan una nueva Academia de la Vida según los criterios de San Juan Pablo II contra la abortista Academia de la Vida de Francisco: infocatolica.com/?t=noticia&cod=30793 2. Laicos católicos ortodoxos invaden la catedral de Bruselas contra la celebración de la Reforma del apóstata y criminal Lutero: infocatolica.com/?t=noticia&cod=30799 3. La correctio filialis acusa a Francisco de apostatar al cometer 7 herejías en su infausta Amoris laetitia: infocatolica.com/?t=noticia&cod=30503 Es la respuesta de los tradicionales beligerantes contra una eclesiocatástrofe de jerarcas vaticanos corruptos y apóstatas. Pero esto no es en absoluto bueno. Para nada. Está profetizado, y me consta que Francisco lo sabe, que pronto será depuesto por herejía (aún no ha contestado a las dubia) y que causará un cisma en la Iglesia, por razón de este descontrol organizativo, fideístico, litúrgico y moral. Que va a ser abandonado y culpabilizado por todos, progresistas y tradicionales. Que va a situar a la Iglesia en la mayor ruptura que nunca ha sufrido en su historia. Y que causará la Abominación de la Desolación en la Eucaristía del Altar y en la Verdad de la Cátedra de San Pedro. Y que va a sufrir mucho, muchísimo, hasta quedar prisionero y martirizado. "Alguien" debería de ir ya, este lunes mismo, sin falta, ante Francisco (vuelo de 1h 45m), para pedirle que, de manera instantánea, ponga orden moral, litúrgico y fideístico en la Iglesia Católica, antes de que sea demasiado tarde, para él y para todos nosotros. La Verdad y la Cura Animarum son dos principios supremos. No es posible que una falsa unidad católica, un falso ecumenismo y un falso diálogo religioso y cultural con el mundo se sitúen por encima de la Verdad y la Justicia. Esto no es misericordia. Lo digo con sinceridad. Esto de este chiflado de Stella no puede volver a repetirse en ningún otro departamento vaticano. Los heterodoxos están tomando el control de la Santa Sede. Tiene una línea fácil, que es imitar a San Juan Pablo II cuando tuvo a su lado a Ratzinger, el mejor teólogo del siglo XX. Francisco tiene a un Ratzinger en liturgia, el cardenal Sarah, del cual Ratzinger ha dicho que la Iglesia puede estar plenamente segura de su capacidad. Rápido...

Anónimo 30 de octubre de 2017, 8:02 Sí, ciertamente, así como estuvimos bajo el yugo de los "humanoides" de la religión de la ONU y que no nos dejaban llegar a la fe porque no eran portadores, ahora el peligro de de los "perfectos" y "plus-cuan-perfectos" que no dejan llegar a la fe, porque en todo ven herejías. La catolicidad plena llena del Amor de los Amores, con santa alegría bien unida a toda la tradición y con novedad plena en todos los encuentros en el Espíritu...

Anónimo 30 de octubre de 2017, 9:33 Con este Papa y estos prefectos, qué esperan de Omella. No le pidan peras al olmo. Sigo leyendo GG prácticamente a diario. Sin embargo su lucha ha quedado obsoleta y desfasada. Muy interesante resultó GG durante el pontificado de M. Sistach y Benedicto XVI, denunciando la errática pastoral de Barcelona a las antípodas del Papa Ratzinger. El zorro de Sistach hacía la pelota en Roma mientras en Barcelona, después de deshacerse de lo más acertado de Carles, dejaba hacer y deshacer a los progres fracasados de siempre. Pero ahora qué esperáis. La podredumbre eclesial de Barcelona casa a la perfección con los "buenos aires" que llegan desde Roma. No es peor Omella que Francisco. Rv, Stella y los malditos progres que han arruinado la Iglesia en Occidente tienen razón en una cosa: es la hora de los laicos, es la hora de la Iglesia doméstica, de los padres y madres de familia. Ellos, la casta clerical, tienen los templos y los sacramentos. Nosotros, los laicos, la fe y en muchos casos el dinero. Para sostener a tipejos como Stella o a su jefe, prefiero unas comunidades a imagen y semejanza de los primeros cristianos, donde los presbíteros no eran otros que los ancianos de la comunidad y eran efectivamente los viri probati. ¿De qué sirve la espléndida catedral de Bruselas si acoge celebraciones paganas y no celebra con devoción el sacrificio eucarístico? Mejor oratorios en casas privadas.


Anónimo 30 de octubre de 2017, 11:14 La importancia de Germinans sólo es espiritual. Conociendo el mal, cada uno de nosotros le pide a Jesús que: - o ponga solución. - o que si la voluntad del Padre es la Pasión, muerte y resurrección de la Iglesia, que así lo sea. Quien tiene información de primera mano al segundo es Dios, así como poder, pero falta nuestra cooperación. Anónimo 30 de octubre de 2017, 17:43 No veo a Mons. Omella ni como Wojtyla ni como el Fu Manchú del lo profundo. Lo veo como el promedio de obispos: mediocre color ala de mosca. Anónimo 30 de octubre de 2017, 10:12 Creo que me he equivocado de página. Me habían hablado de las bondades de Germinans: un espacio en el que descubres de forma positiva el camino de la Iglesia de Jesús. ¿De qué Iglesia hablan, tanto "Prudentius de Barcino", como los opinadores. Que Dios nos conserve y nos aumente la fe. Amén.

Anónimo 30 de octubre de 2017, 17:16 Stella se ha estrellado en sus valoraciones. Lo que dice nunca lo debe de decir un prefecto sin una investigación. Denigra y acusa a los tradicionalistas sin justificación, y se merece la indignidad de seguir en el cargo.

Las palabras de un Papa 30 de octubre de 2017, 13:09 "Un tema que debería ser objeto de atento discernimiento es el de la “rigidez”, de la que el Santo Padre nos ha hablado esta mañana, de la fijación en una imagen de Iglesia pasada, y también en las apariencias y en la exterioridad, a menudo visible especialmente en el ámbito litúrgico" Una prueba de toda declaración pontificia, formal o informal, debe de ser medida y pensada, y no precipitada o caprichosa. Son los efectos desastrosos de hablar sin pensar en las consecuencias de sus palabras, como la supuesta "rigidez" de los sacerdotes.


Anónimo 30 de octubre de 2017, 15:43 Amigo de las 9:33, tiene usted razón en todo menos en la visión pesimista de la situación. Estos clérigos: Stella, Omella y los 400 con el Papa a la cabeza (por cierto, ¿alguien le ha oído condenar la declaración de independencia de Cataluña? ¡Como va a condenar el jefe lo que hacen sus peones!) han de ir dando tumbos por el desierto como los israelitas recién salidos de Egipto. Hasta extinguirse. Tras ellos vendrá el resurgir de la Iglesia. Y entretanto, tiene usted razón. Es el turno de los laicos. Mantendremos viva la llama de la fe en nuestras casas y en nuestro entorno social y nos conformaremos con que los sacerdotes celebren el sacrificio de la misa y nos administren los sacramentos. Sólo ellos pueden hacerlo: no cualquier "vir probatus" (¡no será por Stella!) Así que confiemos en el Espíritu Santo. En peores crisis se ha visto la Iglesia y ha salido renovada.

QUIM MARCOS 30 de octubre de 2017, 16:08 Ruego expongan lista de estos "curitas satánicos" y donde paran para NO IR NUNCA y así no perder el tiempo. Esto recemos para su conversión.


Anónimo 30 de octubre de 2017, 17:29 No creo que sea una buena opción, pero se ven en las herejías (no creen en el demonio y el infierno), en la moral (aceptan el aborto, adulterio, homosexualidad) y en la consagración (la formulan mal). Anónimo 30 de octubre de 2017, 17:38 Es importante hacer listas de buenos y malos. Anónimo 30 de octubre de 2017, 19:58 "Es importante hacer listas de buenos y malos." No me parece conveniente. Los buenos y los malos los debería de vigilar el episkopos, el obipos, el que mira desde arriba, y los laicos ayudamos al obispo mediante el canon 212, que permite comunicar a presuntos "malos", bien privadamente, bien públicamente si el pecado es público. javcus 30 de octubre de 2017, 16:12 «En respuesta al punto 2. ¡Impresionante el concepto de una “Iglesia pasada”. Lo suyo es acabar con el pasado de la Iglesia e inventarle un futuro acorde con la modernidad. ¡Y esta idea se le atribuye nada menos que al papa!» Se le atribuye al Papa porque se le puede atribuir. Tiren de hemeroteca, no son declaraciones aisladas.

Anónimo 30 de octubre de 2017, 17:24 Por esta razón, Francisco ya no puede ir diciendo imprudencias, pues se le escapan de control. Francisco declaró recientemente a Scalfari (periodista ateo de 80 años que no graba las entrevistas) que se había abolido el infierno, y Francisco sin replicar. No lo dijo, pero es una prueba de cómo habla sin valorar los efectos de lo que dice. Eso no pasaba con ningún Papa moderno: Benedicto XVI, Juan Pablo II, Pablo VI, Pío XII... Francisco falla en la transmisión de la verdad: habla, opina, palabras, pensamientos, ideas, cogitaciones, y habla y habla...

Laura S 30 de octubre de 2017, 19:50 Es hora, ante todo, de que actúen los laicos. No os quedéis preguntando: ¿qué va a decir o hacer la Iglesia al respecto? Vosotros también sois la Iglesia. La pregunta debe ser: ¿qué estamos haciendo contra todo eso? No os quedéis esperando a los pastores. Las ovejas tienen derecho a defenderse de los lobos que las atacan. Hablad, protestad, escribid, advertid a vuestros hijos y a vuestros amigos. ¡Clamad en las redes sociales! ¡Padres de familia, reaccionad! Es necesario que el mundo escuche la voz de los buenos y sepa que todavía existen familias normales, personas de bien y valientes que no están de acuerdo con la imposición de esas ideologías. http://infocatolica.com/?t=opinion&cod=30802?utm_medium=email&utm_source=boletin&utm_campaign=bltn171030&icid=31cd68acf9a615c4fcf5fcf745a466ca

Anónimo 30 de octubre de 2017, 21:04 Pero muy listo no es porque sabe que con las declaraciones se va a buscar la antipatía de muchos. Por fortuna volver a los criterios de selección de sacerdotes de los años 70 está finiquitado `primero por su fracaso, segundo porque esa espiritualidad cierra los seminarios y luego las iglesias y eso está archidemostrado y ellos lo saben. Lo que pasa en Roma es anacrónico y saben que no les queda tiempo y cada día pierden prestigio a raudales. El Stella está puesto para lo que está y todo el mundo lo sabe, y la idea de sacerdote que tienen todos estos ya sabemos cuál es; la fracasada desde el Concilio Vaticano II y por mucho que quieran venir de latinoamérica a darnos lecciones a Europa ese tiempo ha pasado y en lo único que caen es en la hilaridad y el ridículo y la risión. Nunca en la Historia estos que ahora mandan en el Vaticano han propuesto tanto para no hacer nunca nada, palabrería y malos hechos son su impronta. Los debería dar vergüenza hacer declaraciones.

Anónimo 30 de octubre de 2017, 22:20 Agradecería opinión del Sr.Valderas sobre el artículo de hoy. Gracias.

Anónimo 30 de octubre de 2017, 23:54 Nada que objetar a que haya casados sacerdotes, es compatible y bueno. Las iglesias orientales , ortodoxas y el mundo evangélico así lo tienen. La Iglesia catolica lo permite en países orientales , y ha asimilado en España sacerdotes anglicanos casados al ministerio, no hay razones teológicas ni eclesiales para oponerse. Todo lo contrario ...entiendo que es algo que debe hacerse gradualmente pues son siglos y siglos de celibato equiparado a una visión de vida exclusiva y total renuncia matrimonial...

Anónimo 31 de octubre de 2017, 19:47 Este perverso personaje llamado Stella, tiene un repugnante pasado. Supo engañar muy bien al ya fallecido Mons. Justo Mullor, cuando era el director de la Academia Pontificia Eclesiástica. Como Mullor era ya mayor, "no vio venir" a Stella, el cual llegó a ostentar el cargo de Presidente de dicha Academia. Ahora Don Justo llorará desde el cielo al ver el monstruo que dejó instalado en su lugar. Pero Stella seguía su estrategia. Buen amigo de Mons. Bergoglio, desde los años que ejerció como nuncio en Cuba y Colombia. Es sabido en toda Roma como en los días previos al cónclave que eligiría a Francisco, se reunían a diario Stella y Bergoglio en en despecho del primero en la Academia. Allí se pactaron muchas cosas. Stella vendió a muchos la candidatura de Bergoglio a cambio de... Y como no podía ser de otra manera, en cuanto que Bergoglio salió elegido Papa, comenzó a verse subir y subir al inutil de Stella. Inútil y perverso. Se comenta por Roma que es el candidato de Bergoglio para próximo obispo de Roma. ¡Dios mio! ¿Podrá la Iglesia resistir tanta maldad? Un Stella que recorre todas las Congregaciones romanas buscando obispos y monseñores a quienes denunciar ante Francisco para eliminarlos. Es lo que debió aprender cuando estaba en Cuba: denunciar a tus vecinos para quitarlos de en medio y para ganar la confianza del sistema dictador. Que Dios envíe pronto un Papa santo que aleje de la Iglesia a tanto satanás revestido de cardenal.