LA DESTRUCCIÓN DE LA COMUNIÓN CATÓLICA EN ZARAGOZA. (I) LA GÉNESIS DEL ODIO

Actualizado: jul 26


Monseñor Ureña de celebrante principal, detrás de él el Rvdo. Barco


El 15 de enero de 2011 se convierte Monseñor Ureña en el primer obispo en celebrar misa en la forma extraordinaria del rito romano en España, tras la promulgación por parte del Papa Benedicto XVI en 2007 del motu proprio Summorum Pontificum. El 13 de junio de 2011 es investido doctor honoris causa por la Universidad Católica San Antonio de Murcia del camino Neocatecumenal. Summorum Pontificum (De los Sumos Pontífices) es una carta apostólica en forma motu proprio del Papa Benedicto XVI, que da una mayor facilidad para el uso en la Iglesia latina, en lugar del Misal Romano revisado por el santo Papa Pablo VI en 1969, de la edición publicada por el Papa san Juan XXIII en 1962 – forma litúrgica conocida como misa tridentina – y de las formas preconciliares de celebración de la mayoría de los sacramentos. El documento fue promulgado y publicado el 7 de julio de 2007, junto con una carta explicativa del propio Pontífice dirigida a los obispos del mundo, en la que el Papa Benedicto XVI explica las razones que motivaron la publicación de dicho documento. Su fecha de entrada en vigor fue fijada para el 14 de septiembre de 2007, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.

Jacques Pintor

Copyright @2020 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor. Para aportar información escribir a jacquespintor@gmail.com, Twitter @jacquesplease

EN ESTA ENTRADA:  
- Arana y Yanes, contra la celebración de la misa tradicional 
- Un antiguo artículo recuperado de Una Voce Málaga
- Comentario anónimo en "La Cigueña de la Torre"

Arana y Yanes, contra la celebración de la misa tradicional. Excusa para destruir a Monseñor Ureña y todo lo que él significaba

Monseñor Ureña durante la Elevación en la Eucaristía, el Rvdo. Barco asistiéndole

A Monseñor Ureña se le "acusaba" de ser "pre conciliar" por su amor a la forma tradicional de la celebración de la misa. A Miguel Ángel Barco también se le acusaba de ser preconciliar, y cuando fue devuelto, al término de su comisión de servicio de Zaragoza, a Alcalá desde , algunos celebraron en la capital aragonesa haberse librado de esas “tridentinadas” preconciliares. Esa devoción a la forma tradicional de la celebración de la misa y los sacramentos era algo que al mismo Elías Yanes ponía enfermo.

Con todo ello, leemos en la carta secreta de Arana a Don Vicente Jiménez, actual Arzobispo dimisionario de Zaragoza, y desvelada solamente por el equipo de Jacques Pintor, las siguientes líneas que muestran un rencor e inquina corrosivas:

«La decisión del Santo Padre no se basó exclusivamente en ese episodio [el problema de Daniel Peruga con Miguel Ángel Barco], por grave que este fue. Se trató en efecto de un chantaje respectivo del diácono al obispo, y del obispo al diácono. El primero por la codicia y la venganza de un joven desquiciado, sin principios morales y religiosos, promovido de una manera absolutamente irresponsable al ministerio ordenado por el arzobispo y sus adláteres. El segundo chantaje, del arzobispo al diácono para comprar el silencio de un testigo indeseable sabedor de la corrupción de su superior (…).

Y de manera igualmente escandalosa sigue el oscuro jesuita Arana:

«Lo más dramático de ZARAGOZA es que el mayor daño ha venido de la cabeza. Como había sucedido antes en Alcalá, Don Manuel protegió sacerdotes de vida escandalosa, llamó al ministerio candidatos indignos, compró favores con dinero, insultó a quienes le obstaculizaban el ascenso,

De modo similarmente contradictorio, recordamos que en carta al Papa del arzobispo emérito Elías Yanes, Yanes escribe este:

«En este momento, no lejano al ocaso de mis días, en el que todo creyente se afinca con profunda libertad en Jesucristo y su Santo Evangelio, manantial y roca de nuestra fe, esperanza y amor, me siento movido a salir de mi silencio orante y a pedirle a Su Santidad que considere la posibilidad de procurar una Visita Apostólica a la archidiócesis que juzgue oportunamente y proporcione a Su Santidad orientaciones para su solución, incluyendo la eventual dimisión del Sr. Arzobispo».

Así sucedió, y así lo contamos, comprometidos con la verdad y a pesar de las amenazas y agresiones de los perrillos que ladran con megáfono, para ti, el equipo de Jacques Pintor. Pero no ha acabado la trama.


Un antiguo artículo recuperado de Una Voce Málaga

Recuperamos aquí para ti un artículo en la página Hispanismo.org glosando otra pieza de Una Voce Málaga, que aporta luz a la normalidad del ministerio de Ureña (hubo representantes en esta misa de todos los estamentos públicos y gubernamentales, locales y autonómicos, y 1200 asistentes a una misa en un pueblo, Épila, en la parroquia de Don Miguel Ängel Barco. Luego los perros sarnosos se cebaron en los artífices de esta maravilla. ¿Quién ha salido en su defensa?


"Según informaba la página Una Voce Málaga, y por primera vez desde la promulgación del Motu Proprio “Summorum Pontificum” en julio de 2007, sobre el uso de los libros litúrgicos tradicionales, un Obispo español celebró la santa Misa tradicional en España.

Se trata del Arzobispo de ZARAGOZA, monseñor D.Manuel Ureña Pastor, quien celebró una santa Misa Pontifical de Réquiem, con la Forma Extraordinaria del Rito Romano, el pasado 15 de enero de 2008 en la Parroquia de Santa María la Mayor, en Épila (ZARAGOZA), con motivo del fin de las obras de restauración del templo parroquial de dicha localidad.

Ejercieron los ministerios de diácono y subdiácono don Miguel Ángel Barco, Párroco de Épila, y don Norvey Artunduaga, Vicario parroquial. Asistieron a la celebración unos mil doscientos fieles que abarrotaron el templo, así como numerosas autoridades como el Subdelegado del Gobierno en Aragón, los Consejeros de Presidencia y Obras Públicas del Gobierno de Aragón, el Presidente de la Diputación Provincial y el Alcalde de Épila.

El Orfeón Donostiarra y la Orquesta Sinfónica del Reino de Aragón interpretaron la Misa de Réquiem del compositor Mariano Rodríguez de Ledesma.

Nos congratulamos por esta noticia, y felicitamos al Sr. Arzobispo de ZARAGOZA y al párroco de Épila por su ejemplo de adhesión al magisterio litúrgico del Santo Padre, Benedicto XVI. Es sin duda una de las mejores noticias al iniciar el año, esperamos que el ejemplo cunda entre los prelados españoles contagiados de amor a la Iglesia y fidelidad a Roma".


Comentario anónimo en "La Cigueña de la Torre"

Traemos a colación un comentario relevante para resumir la Trama Maña, anónimo a un artículo de Jacques Pintor en Periodista Digital. Esos artículos les valió una "regañina"a Periodista Digital y ninguneo y desprecio por correo electrónico a Jacques Pintor, por parte de Toni Hervás del equipo de Prensa del Arzobispado de Barcelona, un comunicador en los Escolapios venido a menos y acogido en la Diócesis homosexualista de Omella. Este comentario de Mozárabe resume muy bien el contenido de esta fechoría yanera. Firma "Mozárabe" en la entrada de 18 de julio de 2019, y en el enlace se accede también al artículo de Periodista Digital Mozárabe - 18 julio, 2019 a las 9:21 am:


"En resumen de tanto lío lo de Zaragoza se resume en algo muy evidente. Hubo un obispillo de Diócesis pequeña que en su día era el metiche y trae lleva del Arzobispo de Zaragoza D. Elías Yanes y al que premió con un obispado auxiliar, luego subió a obispo de otra Diócesis pequeña y luego le nombraron por vacancia administrador de otra pequeña Diócesis como es Huesca-Jaca. Luego le hiceron obispo de Calahorra. Como Calahorra y La Rioja se le quedaba pequeño quiso ascender y en sus ambiciones y elucubraciones muy legítimas por cierto quiso ser Arzobispo de Zaragoza pues conocía su clero, como funcionaba perfectamente de mal ese arzobispado y para colmo era el favorito y el mimado de alguien tan nefasto como D. Elías Yanes que lo único que hizo de emérito es hacer mal, cizañar y emponzoñar contra su natural sucesor D. Manuel Ureña, que ha sido más querido por los fieles y aragoneses que el Llanero Solitario, lo cual le reconcomia de envidia a tan alto preboste y creído y culto que se creía el emérito llanero solitario.

Que alguien intelectualmente como Ureña, lo contrario que él y encima que celebró la Misa tradicional sin ningún complejo no lo podía digerir y que Roma le hubiera dado el placet mucho menos (era el candidato preferido de Aznar, mientras que Yanes no lo veían mal los socialistas desde los tiempos en que negoció la educación), si a eso le sumamos que nunca ascendió de ZARAGOZA, pues si destrozas una Diócesis mejor te quedas allí para no destrozar más, pues no estaba en honda con los aires que venían de Roma en aquellos tiempos, ni le llegó ni por asomo el capelo cardenalicio pues tenemos a un rencoroso personaje reconcomido. Cuando cambian los aires y llegan sus amiguitos a ser cardenales, Prefectos y los que han destrozado todo son los que mandan supuestamente para arreglar lo que han destrozado pues se le enciende la lucecita y encuentra la ocasión de montar un lío fenomenal con un asunto del diácono y el cura de Épila y no sé qué líos monetarios que por lo que se ve ha sido lo común en muchos lugares por lo que vamos conociendo y descubriendo, y para colmo se inventan una calumnia horrorosa sobre D. Manuel y llevan a Roma cuentos con que si en la Diócesis abunda la homosexualidad y tal como si antes con ellos no la hubiera y muchas cosas peores.

Al que le llamaba el Papa comprando en un supermercado, con sus chistecitos, refrancitos y sonrisitas se le sube la ambición y al ser nombrado miembro de la Congregación de Obispos maniobra con esta gente lo que puede y lo consigue. Ya se ve él de Arzobispo de ZARAGOZA, es decir su casa, pero por lo que sea algo sale mal y pasan un tiempo. Le colocan en BARCELONA porque es aragonés, no es nacionalista, es acomodaticio y se lleva bien con lo que viene de Roma cosa que ni soñaba ni por asomo y encima es sede cardenalicia. Es nombrado cardenal casi en un Consistorio creado para él y no tiene preparación ni para arzobispo de BARCELONA, ni para cardenal.

Al final todo se sabe y en el pecado va la penitencia y lo mal hecho se paga por muchas sonrisitas, cuentecitos, anécdotas y majismo que se exhiban porque ya lo dicen los Sagrados Evangelios: «por sus hechos los conoceréis»".


PUEDE TAMBIÉN INTERESARTE:  
- ODIO A LA MISA TRADICIONAL. DESTRUCCIÓN DE LA COMUNIÓN CATÓLICA EN ZARAGOZA (II)

_______________________________


Puedes pedir el libro en este enlace. Será muy bueno y de agradecer si cuando adquieras el libro y le hayas dado un vistazo, o tras leer unos capítulos o incluso después de leerlo entero, dejes un comentario de valoración. A los potenciales lectores que todavía no lo han adquirido les es muy útil este particular.