"Un nombramiento que sería un inmenso error" - by PACO PEPE DE LA CIGOÑA




Por su interés reproduzco el artículo aparecido el 6 de junio de 2020 en el Blog "La Cigüeña de la Torre". Lo reproduzco tal cual aparece en ese portal, sin cambios. Enlazo el artículo original, que puede leerse haciendo clic aquí.

"Y que ya están dando por seguro e inminente. Y no para una de esas diócesis pequeñas a cuyo obispo no conocen ni sus mismos diocesanos sino para una de las más importantes de España.

Esa persona, si llega al obispado, vendría con tal carga de plomo en el ala que haría dificilísimo su ministerio episcopal.

No es artículo de fe el trasladar a los humanos lo  de que si el río suena es porque lleva agua. Pero nombrar obispo a quien lleva sobre sí un sambenito grave  aunque fuere falso, no parece una buena opción. Y eso, verdadero o falso, incompatible con la condición episcopal,  es vox populi en la diócesis de donde procede, en la que está y va siendo cada vez más conocido en la que dicen que  va a ser la suya. Por lo que aunque la vox populi no fuera la vox Dei no parece sensato imponerlo como obispo. Y eso hablando desde una lógica puramente humana. Desde la sobrenatural sería impresentable.

No le arriendo la ganancia a quien llegue con ese cartel. Si lo tuviere merecido no debería caerle nombramiento alguno. Y si todo fuere una calumnia el calvario sería más cruel. Tachar de asesino al que lo es responde a sus hechos pero que se lo llamen muchos al que nunca mató a nadie tiene que resultar insoportable. Y para los literalistas, que nunca falta alguno, decirles que la cuestión no va de asesinos.

Para la diócesis va a ser una desgracia, para los fautores del desaguisado, una vergüenza y para el nombrado una carga permanente sobre su persona. Dios quiera que impere el sentido común y el nombramiento no llegue. Uno que decían muy parecido ha dado pésimo resultado que al fin hubo que recomponer malamente. Y fue en una diócesis pequeña y cuando la opacidad era lo corriente. Hoy se sabe todo y se dice casi todo. Y si la película en vez de proyectarse en un cine de barrio se exhibe en uno de los más famosos de España no hay que extrañarse que luego se lleve numerosos goyas: a la peor película, al guion más escabroso, al peor actor principal,  a los secundarios más irresponsables, a los efectos más devastadores…

Y como no sé que poner para ilustrar esta entrada, las cuatro torres de una iglesia, la fotografía de un fenómeno atmosférico, la plaza vacía de San Pedro,  un ruedo taurino… pues lo dejaré sin fotografía.."