top of page

ABUSOS EN TERRITORIO OMELLA: MARISTAS DE MATARÓ (II)

Actualizado: 6 mar 2023



“Hay malvados que serían menos peligrosos si no tuviesen ninguna bondad.”
FRANÇOIS DE LA ROCHEFOUCAULD

PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EL 28 DE FEBRERO DE 2023 A LAS 20 HORAS 20 MINUTOS, USO DE MADRID

El caso de abusos sexuales de los maristas en Mataró no parece haber salido a la palestra de la opinión pública. ¿Tiene obligación la Fundación Champagnat de sacar a relucir el tema después de la conversación de su presidente con el periodista Jordi Picazo, miembro de este equipo, hace ya unos años? Se habló con el presidente, quedó constancia, y se comunicó a Jordi Picazo que el hermano Conde ya había fallecido. Eso fue todo. Allí acabó para ellos su responsabilidad, o eso puede parecer.

Estamos plenamente convencidos que exigir explicaciones es profundamente sanador para las personas y es de justicia y exigencia de la caridad. En este contexto transcurría hace unos días una nueva conversación de Jordi Picazo en Mataró con una de las víctimas del hermano Morer, en el mismo colegio de Mataró en la década de los 70. El hermano Morer falleció atropellado por un camión, presuntamente conducido por un padre de una de las víctimas de este religioso.

Buena lectura.

MT

Copyright @2023 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor. Para aportar información escribir a jacquespintor@gmail.com Twitter @jacquesplease.

EN ESTA ENTRADA:
CONVERSACIÓN RECIENTE DEL PERIODISTA JORDI PICAZO CON OTRA VÍCTIMA DE MATARÓ
CONVERSACIÓN RECIENTE DEL PERIODISTA JORDI PICAZO CON OTRA VÍCTIMA DE MATARÓ

Lo que sigue es una conversación reciente entre Jordi Picazo y otra de las víctimas de abusos en el colegio de los Maristas de Mataró, en España. Continuará, y ofreceremos más detalles del contacto en ese momento años atrás con la Fundación Champagnat.


-Cuando entré en primero de bachillerato, ahora tengo 62 años, me tocó el hermano Morer. ¿Te acuerdas del hermano Morer?

JORDI PICAZO -De nombre sí

-Enseñaba francés. Entonces, yo jugaba a hockey. Lo primero que pasó con el hermano Morer es que hacíamos algunas excursiones a la playa, y él tiraba fotos a la clase. A mí me sacaba fotos y me las pintaba, en bañador, ¿sabes? Y se dedicó a redactar un escrito con una foto grande que "no sé qué de tu pureza" y tal. De ello le hablé a mi madre.

Yo tenía 10 años, el hermano Morer nos daba clase de francés. En Segundo de bachillerato yo hacía guitarra con el hermano Falguera. Suerte tuve de haber hecho guitarra con él de extraescolares.

Mira lo que me hizo el hermano Morer: el hermano Morer me dijo -ven al Laboratorio de fotografía-. Él hacía fotografía y tenía un laboratorio. Teníamos el laboratorio de química, el de biología, el museo de historia natural, etc. Me hizo ir allí, esto con 11 años [ya en segundo de bachillerato], me hizo ir a las seis de la tarde al laboratorio de fotografía. El laboratorio de fotografía tenía una mesa muy grande, sabes, como de cortador industrial de ropa, en el centro, que debería de tener unos 6 metros de longitud por tres metros de ancho, y suerte de esto. El hermano Morer me hizo sentarme sobre sus rodillas, no sé qué me explicaba, que si esto, que si aquello, y después de repente me señala su sotana, me señala un punto, y en ese punto estaba su falo.

JORDI PICAZO -¿Dentro de la sotana?

-Fuera, fuera de la sotana. Yo estaba sentado sobre su rodilla izquierda…

JORDI PICAZO -Para dejarlo claro: ¿se había sacado el pene por una abertura de la sotana de las que acceden a los bolsillos?

-Sí, sí, sí. Yo al ver aquello pegué un salto y comencé a correr alrededor de la mesa y él comenzó a perseguirme. Y cuando venía por un lado yo me iba por el otro. Suerte de la mesa. Estuvimos así media hora. Cuando me dirigí corriendo a la puerta del laboratorio para escaparme, el hermano Morer llegó antes corriendo y la bloqueó. Literalmente me retuvo, fue técnicamente un secuestro.

Por casualidad pura y dura pasaba el hermano Falguera. Estas salas tenían cristales opacos en su parte inferior pero vidrios transparentes en la parte de arriba del tabique.

JORDI PICAZO - Sí, lo recuerdo.

-El hermano Falguera era bajito pero cruzó la mirada y nos vio corriendo y gritó -pero esto que es- y dijo -tú, ve corriendo para casa-. Yo no corría, no, volaba, bajé las escaleras volando.

JORDI PICAZO -Para que lo entienda yo, él [Falguera] entra y no podría percibir, entiendo yo, la situación completa…

-Sí, sí, sí que la percibe. El hermano Morer me estaba persiguiendo, estábamos corriendo.

JORDI PICAZO -Ya pero él podría imaginar que tú habías hecho alguna maldad y…

-Pero estábamos él y yo solos, eso no era un sitio prohibido, era un lugar de trabajo. Bueno, pasó por allí, y dijo -tu corriendo para casa- me quedé acojonado en casa, y no dije nada. A la mañana siguiente, cuando estábamos en clase, el hermano Falguera, que era nuestro tutor, no me acuerdo ahora qué asignatura nos daba, y mientras estábamos así estudiando vino hasta mi pupitre y me dijo al oído -no digas nada en casa, ya está todo arreglado. Al hermano Morer no lo vimos más en clase en dos meses. Cuando regresó dijo que le dolía el cuello, vino con un micrófono y un altavoz para dar la clase de francés.

Mira lo que me hizo después… íbamos a clase de piscina, ¿te acuerdas de que nos enseñaban a nadar en la piscina municipal? Vino a la piscina, y nos miraba, y entraba en los vestuarios cuando nos cambiábamos… pero bueno, nosotros nos cambiábamos y nos poníamos el bañador, nunca nos había hecho nada, éramos veinte o treinta en esos momentos, no podía hacernos nada. Nos cambiábamos con una toalla muy discretamente y no nos veía nada. Pero yo jugaba a hockey y cada día entrenábamos por la tarde, y tenía en mi bolsa de hockey los patines, las rodilleras, las espinilleras, las coquillas, el stick me lo llevaba a casa pero la bolsa la dejábamos allí en una especie de taquillas que no estaban cerradas, eran como una especie de estanterías. Y el hermano Morer entraba allá y nos miraba cuando nos cambiábamos. Y decía -si porque los de hockey llevan coquilla y tal-. Me robó el equipo de hockey, se lo llevó y me dijo -si quieres el equipo de hockey ven a buscarlo arriba a los dormitorios.

Sabes que en los dormitorios a los internos les metían mano. Y yo no fui a los dormitorios. Y el hermano Morer de vez en cuando me decía -qué, ¿no quieres recuperar tu …?- Tuve que dejar de jugar a hockey, no lo dije en casa. Para mí era tan fuerte que estaba acojonado. Al cabo de seis meses me dijo -¿sabes lo que he hecho con el equipo de hockey? se lo he regalado a un interno. Como no venias a buscarlo …

Esto me traumatizó. A partir de ese momento tuve fracaso escolar. Yo habitualmente tenía cruces de oro, cruces de plata, matrícula de honor, y a partir de ese momento le cogí pánico a esta gente. Y no se lo conté a mi madre. Se lo conté de mayor, y me dijo -si se lo llegas a decir a tu padre no veas la que se habría armado. Y a partir de ese momento el hermano Morer se obsesionó conmigo. Esto es todo lo que ocurrió.

JORDI PICAZO -Y cómo continuó la historia.

-Acabó que después de bachillerato yo tuve otros tutores, a este lo teníamos de francés, el hermano Morer tenía otros alumnos internos, tenía rollo con otros alumnos. Íbamos a unas piscinas, a Montpelier en verano para las vacaciones, y Morer me animaba a ir a las piscinas -qué bien te lo vas a pasar y no sé qué- y yo dije en casa que quería ir a las piscinas y mi padre que no, que no y que no. El hermano Morer me preguntaba -pero por qué no te deja ir, por qué no te deja ir-. Y yo le decía a mi padre -pero por qué papa, por qué-, y me hacia el gesto de un dedo de la mano derecha y metiéndolo entre dos dedos de la mano izquierda, para señalar una cópula, y me preguntaba, -¿sabes lo que es esto?- Mi padre se lo olía, por gato viejo. Me preguntaba -¿Sabes lo que quiere decir esto?, -No sé lo que quiere decir-, le contestaba, y él: -Pues ya lo sabrás.

JORDI PICAZO -Pero tu porque querías ir a las piscinas si tenías miedo a este hombre

-Yo era un niño, ¿entiendes? Yo no sabía nada de sexualidad, era totalmente ingenuo, yo no sabía de cópulas y de sexo entre hombres y mujeres, entre hombres y hombres. Ya había pasado un año aproximadamente de la historia anterior. Hasta el punto de que lo del hockey dudo, pero creo que fue después de lo de las piscinas.

JORDI PICAZO -Murió Morer ya, probablemente.

-Corrió el rumor que murió atropellado por un camión. No supimos nada más. No paso más que esto. Pero el tío nos acosaba a todos, a este, aquel, a aquel otro, algunos internos, era un enfermo mental. En clase decía -este ya tal, aquel ya esto, fulanito [él informante que relata] no…- esto era en primero a tercero de bachillerato. Lo del laboratorio que te he contado fue más concretamente en primero o segundo.

JORDI PICAZO -Qué año de calendario.

-Yo entré en el 66 con seis años a la primera clase. 70, 71 o 72 era.

JORDI PICAZO -¿Murió Morer en ese atropello?

-Si, del atropello del camión, eso fue público. Estaba ya en otro colegio, era problemático y lo mandarían al quinto pino. A mí me destrozó espiritualmente. Yo ya no quería estudiar. No quería ir al colegio. Iba al colegio con miedo. Pedía que me cambiaran de colegio y no me cambiaban. Incluso en cuarto de bachillerato hice novillos todo el año. Creo que fue en cuarto de bachillerato, en tercero o cuarto: no fui a colegio ningún día… o muy poco, muy poco. Morer tenía unos cincuenta años, de la quinta del hermano Conde.

Continuará


PARA SABER MÁS, VER EL ARTÍCULO ANTERIOR:
- LAS CAMBIANTES HERMENÉUTICAS EN EL ÁMBITO DE LOS ABUSOS SEXUALES EN LA IGLESIA CATÓLICA
- PRIMERAS DENUNCIAS DEL CASO DE MATARÓ, EN CALLE MUERTA 
 

NUEVO LIBRO DE NUESTROS COLABORADORES. A LA VENTA EN FORMATO ELECTRÓNICO DESDE 19 DE MARZO DE 2023. 40% DE DESCUENTO HASTA ESE DÍA.

Puedes obtener este libro en este enlace, aquí.

 

Puedes pedir el libro en este enlace.


COMENTA Y PARTICIPA EN LA CONVERSACIÓN EN

TWITTER - pincha en el pajarito para piar


DONAR A TRAVÉS DE PAYPAL Puedes querer considerar hacer un Donativo. Desde 1, a través del botón de Paypal más abajo. Los gastos para sostener la página WEB son cuantiosos, e incluyen el servicio jurídico para defender este trabajo de las querellas que interpongan aquellas personas que denunciamos en esta investigación colegiada, de cuyo archivo por parte de la Justicia en favor del periodismo libre iremos dando buena cuenta.

Comments


LAST ENTRIES

  • Facebook
  • Pinterest
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube
bottom of page