top of page

LETICIA DE LA HOZ: DE ABUSADORES Y ABUSADOS. CUATRECASAS Y ARANA

Actualizado: 18 sept 2023


LETICIA DE LA HOZ, ABOGADA DE GERMÁN ARANA Y DE LA FAMILIA CUATRECASAS. EN EL CENTRO, GERMÁN ARANA EN SU VISITA A MÉXICO.


Veo a los periodistas como trabajadores manuales, los obreros de la palabra. El periodismo solo puede ser literatura cuando es apasionado. MARGUERITE DURAS

El 30 de junio saldrá, Dios mediante, la segunda edición del libro "Operación Opus Dei" de nuestro compa Jordi Picazo. Pásmense de cómo está la Iglesia de Jesús en España.

Buena lectura.

Jacques Pintor

FAVOR DE aportar cualquier información validable, que tengas o conozcas quien la tenga, escribe confidencialmente a jacquespintor@gmail.com Copyright @2023 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor.Twitter @jacquesplease. 
EN ESTA ENTRADA:
Confusión en los planteamientos que hace la abogada Leticia de la Hoz respecto a la comunicación de los autos. Del Capítulo 4 de "Operación Opus Dei".  
Confusión en los planteamientos que hace la abogada Leticia de la Hoz respecto a la comunicación de los autos

Leticia de la Hoz es una abogada del bufete IDBO Abogados de la calle Serrano 32 de Madrid, una de las calles más caras de la capital de España. Para contextualizar lo que sigue, recordaremos en primer lugar que el 29 de Junio de 2015, el joven Cuatrecasas –ya mayor de edad– interpuso una querella ante el Juzgado de Getxo en el País Vasco contra su antiguo profesor por agresión, abusos sexuales y contra la integridad moral. Siendo su padre portavoz de la familia (esto es poco habitual), el denunciante no aparece en los medios. En segundo lugar, ya explicamos que fue el mismo jesuita Germán Arana quien, conociendo personalmente a la abogada Leticia de la Hoz, se la presentó a Juan Cuatrecasas padre para su caso contra el presunto abusador de su hijo. A todo esto, todavía no queda clara la relación profesional que ha establecido De la Hoz con la ONG fundada por los Cuatrecasas, «Infancia Robada», lo que sí es cierto es que ha quedado vinculada a ella formalmente.

Es significativo que la abogada desde el principio de la familia Cuatrecasas sea también la abogada que ahora defiende al ya amigo común de ambos, Germán Arana ante su imputación ante los juzgados de Madrid por calumnias e injurias por sus actuaciones en la «Operación Zaragoza» contra el ex arzobispo de esa Diócesis, D. Manuel Ureña Pastor.

Volviendo ahora al asunto de la confusión en los planteamientos de De la Hoz, vemos que ya en la defensa que hace de Germán Arana Beorlegui muestra algunas incoherencias que analizaremos enseguida. Posteriormente y más avanzada la «Operación Opus Dei» (ambas, la «Operación Zaragoza» y la «Operación Opus Dei» se iniciaron al mismo tiempo, de la mano de Arana y Omella, a pocos meses de ascender al papado su amigo común Jorge Mario Bergoglio), también conocida por «Caso Gaztelueta», se quejó De la Hoz de que no le facilitaron la información puntual y de manera prioritaria al cerrarse la fase de la investigación por parte del Vaticano, cuando se comunicó el archivo de la causa por parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe. En cambio, y en serio contraste con estas quejas, cuando posteriormente llegó el momento de defender a Arana por su involucración en la «Operación Zaragoza», y en referencia a sus calumnias e injurias contra el sacerdote Miguel Ángel Barco en una carta que Arana dirigió al Papa y que puede volverse a leer a través de este enlace, aquí, la abogada De la Hoz alude a esta porquería de carta, proveniente de una mente enferma y depravada, calificándola de «secreto pontificio».

Así, tenemos que por un lado en el caso de la familia Cuatrecasas contra el ex profesor de Gaztelueta, de la Hoz perseguía a un presunto abusador, ahora condenado por la justicia civil de forma irregular, mientras que en este momento defiende a un abusador en toda regla y parece que para ella sea más de lo mismo. Germán Arana sería un abusador psicológico, que vulnera el fuero interno de sus dirigidos espiritualmente, dado al tráfico de influencias clericales, abusador de conciencias —puede escucharse aquí un Audio de un clérigo, ex secretario del cardenal Stella, buen conocedor de Germán Arana que expone los métodos y la falta de escrúpulos, a su parecer del jesuita.

La carta por la cual Germán Arana debe volver al Juzgado de Madrid el día 1 de junio de 2023, aunque vaya dirigida al Sumo Pontífice contiene elementos asquerosos, incluyendo una descripción de la presunta operación por un presunto desgarre anal sufrido por el ex arzobispo de Zaragoza Manuel Ureña: porque, cuenta Arana, se lo dijo un sacerdote que a su vez lo había oído de una monja porque se lo había dicho una enfermera y todos eran de fiar a la hora de suponer que las posibles almorranas eran en cambio una penetración anal por parte de su amante.

Hay que recordar que esta carta viajó por las redes sociales entre amigos y conocidos de Arana, y uno de ellos, Roberto Ferrer Sarroca, ex vicario judicial del ex arzobispo de Zaragoza, agente de Arana y de Omella en la trama criminal de Zaragoza, simplemente me la reenvió a mí y a otras personas tras una de las tertulias sostenidas en la capital aragonesa donde explicaba los detalles de su «misión secreta», como le gustaba decir al cardenal Omella y como publicó «El periódico de Aragón». Y yo la publiqué porque es noticiable, de interés público, una obligación para mí en ejercicio del derecho a la información, la libertad de prensa y la libertad de expresión. La denuncia, en cambio, no la puse yo. Esa no es mi misión.

Vemos, en resumen, que Leticia de la Hoz defiende por un lado a un supuesto abusado que va pareciendo que no lo fue —si estamos atentos a los acontecimientos y al clamor popular— y por otro lado defiende a un abusador de conciencias, a un calumniador y a un manipulador y traficante de influencias, según los testimonios que hemos ido recabando en forma de audios (pueden encontrarse al final del libro enlazado más abajo), en muchos de los cuales personas con nombre, apellidos, y cargo explican cómo es Germán Arana desde el profundo conocimiento que tienen de él. Además de los documentos escritos por el mismo Arana como muestra de aberración, hemos mostrado su promoción de obispos acusados de crimenes por ocultación de casos de pederastia, etc.

El próximo 1 de junio de 2023 decíamos, deberá Germán Arana ver de nuevo al Juez español para dar cuenta de sus actuaciones en un primer intento de conciliación con uno de los calumniados que le denunció, el sacerdote Miguel Ángel Barco.

En estos días de cierre de esta 2ª edición de este libro Germán Arana ya ha viajado a Barcelona (el 14 de mayo se le vio cruzando a pie la Avda. Diagonal de la capital catalana, en enfrascada conversación con el cardenal Omella) para dejarse ayudar por el cardenal, quien participó y facilitó el proceso de secularización del sacerdote en cuestión, como parte de la «trama maña» que llevaron a cabo el cardenal y el jesuita contra este sacerdote y contra el arzobispo de Zaragoza, D. Manuel Ureña. La táctica por ensayar: volver a utilizar las mentiras que llevaron a la secularización de Miguel Ángel Barco con pruebas falsas para la defensa ahora del jesuita Arana, desprestigiando al acusador, Barco.

Volvamos a la confusión de Leticia de la Hoz. Lo que llevó a esa confusión que menciono más arriba en la abogada de Arana y Cuatrecasas en referencia al «Caso Gaztelueta» fue olvidar que la familia Cuatrecasas no era parte personada en la investigación. La Congregación para la Doctrina de la Fe actuó ex oficio, nunca teniendo como parte a Cuatrecasas sénior como creía este. El exprofesor del Colegio Gaztelueta y el Opus Dei como responsable moral de lo que se hace en el Colegio serían la parte investigada. La Congregación para la Doctrina de la Fe contactó con la sede central del Opus Dei en Roma puesto que la responsabilidad de lo que ocurre en el Colegio Gaztelueta recaería de manera subsidiaria sobre el Opus Dei, al ser ese colegio una obra corporativa de la Prelatura. No ocurre así con la mayoría de escuelas que se dicen del Opus Dei en España, solamente con las muy pocas que son obras corporativas. No lo son ni Colegios Attendis en Andalucía, ni Fomento de Centros de Enseñanza, ni Institució Familiar d’Educació en Cataluña, a modo de ejemplo.

Si el Vaticano no contactó con la familia Cuatrecasas ni con su abogada De la Hoz, sería ciertamente porque la familia a la que De la Hoz representa no formaba parte del procedimiento como pensaría esta letrada, sino que las investigaciones se realizaron ex oficio desde la Santa Sede, aunque sin una base clara en el Derecho Canónico por ser el encausado un laico y no haber penas en el Derecho Canónico para un laico, aparentemente; y a petición de un amigo común del papa y Omella, es decir, Cuatrecasas. Era un favor personal en toda regla, dentro del club formado por Arana, Omella, el cardenal Stella y Jorge Bergoglio.

Y digo que no hay aparentemente penas para un laico en el Derecho Canónico, puesto que aparentemente también, el Papa Francisco estaría reformando el derecho canónico para que sí las haya, en un intento burdo de preparar leyes nuevas para, violando el principio inviolable de la irretroactividad de la ley, aplicarlas en el tribunal de ignominia que ha autorizado Francisco, mal asesorado por sus asesores el cardenal Omella y el jesuita Arana. Esto demostraría que todo el entramado fue a petición del cardenal Omella, puesto que si hubiera sido a petición de la familia Cuatrecasas esta debería haber recibido traslado de los detalles de la investigación. Así se entiende que el Obispado de Bilbao no fuera tampoco parte del procedimiento.


*******


Aquí tenemos otra clave para entender la mudanza de la familia Cuatrecasas a La Rioja. El procedimiento iniciado en el Vaticano a la bárbara le corresponde iniciarlo al prelado ordinario del lugar, es decir, en este caso al obispo de Bilbao. Habiendo dado carpetazo al expediente Gaztelueta tanto la Inspección de Educación, la Fiscalía y el obispado en Bilbao inicialmente, Cuatrecasas aconsejado por Arana decide cambiar de ordinario y fijar su residencia en territorio Omella. Así daría, pensaba, visos de normalidad al procedimiento nuevo. Pero, al tamizarlo por el filtro del tráfico de influencias y amiguismo, no coló, y todo se le cayó por los suelos. Ahora, a Bergoglio solo le queda la pataleta que le dominó cuando se dio cuenta de que Arana y Omella le habían engañado con las razones por las que se suponía que debía defenestrar al arzobispo Ureña en 2014, de Zaragoza. Su reacción, entrar como un elefante en una cacharrería en la Congregación para el Clero, y espetarles: «arreglen esto ustedes entre los dicasterios». Nueve años más tarde, cuando la reforma bergogliana se consolida, y «la Iglesia soy yo» ya nos suena más, basta con cambiar las leyes y pasarse las adecuadas por el forro de la chaqueta. «Qué va a ser, che, viste».


*******

Parece que serían demasiados errores para una abogada de un bufete VIP de Madrid y que poco después pasa a trabajar para la ONG del padre del supuesto abusado y cliente de ella. ONG, por otra parte crítica con la Iglesia Católica pero a la vez defensora a ultranza de las «misericordias» del cardenal Omella. Tan defensor de Omella es Juan Cuatrecasas sénior que hizo su campaña personal en la prensa en pro de su candidatura para presidente de la CEE. Y se permitía criticar abiertamente en el artículo enlazado más arriba al cardenal Cañizares y a los obispos Munilla e Iceta, en su particular cruzada contra la Iglesia Católica española.

Recordamos aquí que Cuatrecasas iba de número dos del partido socialista (PSOE) por La Rioja, y asesora al Congreso en materia de abusos cometidos por la Iglesia Católica. Sin embargo, también recordemos, una vez más, que Gaztelueta no es un colegio de la Iglesia y ni siquiera es un colegio confesional. Y constatamos que Cuatrecasas no se ocupa más que tangencialmente y para cubrir el expediente de abusos si no es del supuesto cometido en el colegio Gaztelueta del Opus Dei.

DEL CAPÍTULO CUATRO DE "OPERACIÓN OPUS DEI", 2ª EDICIÓN, A LA VENTA EL 31 DE MAYO


VER TAMBIÉN:

 

ESTA SEMANA, 2ª EDICIÓN DEL LIBRO "LA OPERACIÓN OPUS DEI", DE NUESTRO COMPAÑERO JORDI PICAZO. EDICIÓN ELECTRÓNICA. EDICIÓN EN PAPEL JUNIO DE 2023


Puedes pedir la primera edición del libro en este enlace.


COMENTA Y PARTICIPA EN LA CONVERSACIÓN EN

TWITTER - pincha en el pajarito para piar

DONAR A TRAVÉS DE PAYPAL Puedes querer considerar hacer un Donativo. Desde 1, a través del botón de Paypal más abajo. Los gastos para sostener la página WEB son cuantiosos, e incluyen el servicio jurídico para defender este trabajo de las querellas que interpongan aquellas personas que denunciamos en esta investigación colegiada, de cuyo archivo por parte de la Justicia en favor del periodismo libre iremos dando buena cuenta.