LOS APÓSTOLES DEL SEXO EN BARCELONA Y LAS MENTIRAS DE OMELLA. LA IGLESIA CONTEMPORIZADORA (III)



AVISO AL LECTOR: la lectura de esta Entrada puede turbarle, amenazar su Fe, o incluso llevarle a pecar si uno no dispone de la madurez adecuada para asumir esta tragedia.



En la archidiócesis de Barcelona se dan todo tipo de conductas inmorales entre los clérigos, que los laicos en el fondo no les importan, decíamos en una Entrada reciente enlazada más abajo (1). Pero de la boca de algunos de los dirigentes de la Iglesia católica salen palabras que son difíciles de conjugar con el comportamiento del que las pronuncia.

El caso más llamativo es el del ahora presidente del colegio de obispos de España, el cardenal Omella, el hombre con tal lista de cargos en la Iglesia universal que cuando se suman a su incompetencia personal y a la de otros en situaciones parecidas puede y de hecho causa estragos.

Incompetente decimos -vamos a dar un ejemplo para que no se diga- por ser miembro de la Signatura Apostólica o Tribunal Supremo de la Iglesia católica y no saber hacer la o con un canuto en Derecho Canónico. Es más, se pavoneó en una ocasión de que le propusieron hacer estudios de Derecho Canónico y no quiso, y dio la razón de que lo suyo es la pastoral. Pero no consta ningún estudio más en ninguno de sus currículos.

Presentamos aquí sus palabras, que chocan con,

  • su ocultación de abusos sexuales cuando era obispo de Barbastro-Monzón, a manos de un sacerdote del Opus Dei -Amadeo Elcoso- (2, enlazado más abajo)

  • o con que tolerara la participación de un actor de cine pornográfico en un auto sacramental en una asociación canónica de ámbito cultural en su diócesis, ninguneando a quienes le advirtieron, y amenzaando a alguno de los que le advirtieron sobre el evento

  • o con dedicar parte de su tiempo personal y fuera de agenda en asegurarse de que no hay pruebas disponibles de los abusos que más abajo relatamos, y que en su momento se distrajeron amenazando a los que por su cargo debían atajarlos. Hablaremos de este último particular con más calma.

PALABRA DE OMELLA: “En este cambio de época, es necesario que el sacerdote sea profundamente humano y experto en humanidad para poder ser un fiel servidor de Cristo en los hermanos y prevenir en la formación todo tipo de clericalismo y de futuros abusos ya sean sexuales, de conciencia o de poder. El compromiso de la Iglesia en este punto es incuestionable con las nuevas normas de imputabilidad y la progresiva creación de Oficinas para la Protección de menores en todas las diócesis” (del Discurso inaugural de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española -CEE)

Buena lectura.

Jacques Pintor

Copyright @2021 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor. Para aportar información escribir a jacquespintor@gmail.com, Twitter @jacquesplease 

EN ESTA ENTRADA:
- SEXO Y MUERTE EN LA ARCHIDIÓCESIS DE BARCELONA

Sexo y muerte en la archidiócesis de Barcelona

Lo que sigue es el CAPÍTULO 10 del libro LA VIDA SEXUAL DEL CLERO, del Dr. Pepe Rodríguez, Doctor en Psicología y Licenciado en Ciencias de la Información, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, periodista e investigador. Libro posiblemente agotado y fuera de edición, pero que puede descargarse del archivo bibliográfico de Scribd.com (bajo condiciones) a través del enlace al libro.

Se trata de un MATERIAL SENSIBLE, y avisamos al lector de que su lectura puede turbarle, amenazar su Fe, o incluso llevarle a pecar si uno no dispone de la madurez adecuada para asumir esta tragedia. Lectura obligada para quien desee conocer los abusos en el entorno de la Casa de Santiago en Barcelona.

No solamente se ocultó, no solamente se dio luz verde a la ordenación de los diáconos pederastas mencionados, que todavía campan por el mundo al frente de la organización pecaminosa que montaron en Barcelona, Nous Camins, ahora por ejemplo llamada New Ways en kenia, sino que el cardenal Omella, como alguno de sus predecesores, se esfuerza en que no aparezcan las pruebas que se distrajeron en su momento. Hemos informado de ello, y seguiremos informando.


EL SILENCIO DE LOS OBISPOS: O CUANDO FRANCISCO ANDREO, PEDRO CAÑÉ Y OTROS APÓSTOLES DEL SEXO CON MENORES Y ADOLESCENTES LOGRARON LA IMPUNIDAD


DEL CAPÍTULO 10 DEL LIBRO DEL DR. PEPE RODRÍGUEZ REFERENCIADO MÁS ARRIBA:

La historia  de ALBERT SALVANS y sus tropelías sexuales y sectarias no fue un acto aislado, ni mucho menos. Forma parte de un escándalo mayúsculo que tanto las familias afectadas como el episcopado barcelonés se han cuidado muy mucho de ocultar a todo el mundo. El origen del caso se sitúa en la llamada Casa de Santiago, una residencia-seminario ideada por el cardenal Narcís Jubany para fomentar las vocaciones sacerdotales tardías. Al frente de la misma puso al sacerdote ALFREDO RUIZ DE CASTARLENAS y éste, a finales de la década de los setenta, decidió reorganizar la Casa de Santiago bajo una estructura piramidal. 
	Entre la media docena de formadores que Rubio incorporó al seminario estaba FRANCESC ANDREO GARCÍA, sacerdote de 38 años que había desarrollado una activa labor entre los jóvenes de parroquias de la periferia barcelonesa como la de Santa Coloma (Santa Coloma de Gramanet) y la de Santa María (Badalona). 
	ALFRED RUBIO es un conocidísimo sacerdote barcelonés, licenciado en Filosofía y Teología y doctor en Medicina, padre teórico del realismo existencial, una peculiar filosofía de la vida que se promueve desde entidades como Universitas Albertina o el Ámbito de Investigación y Difusión María Corral, y propagador de una discreta “doctrina del desnudamiento espiritual y física ante Dios” que postula, en sus últimas consecuencias, hábitos sexuales promiscuos y dinámicas de vida comunitaria sectarias. De su mano e inspiración nació también un sistema organizativo basado en casas y casitas que ha dado lugar a diversidad de entidades que, salidas de la Casa de Santiago, han expandido su peculiar doctrina entre sacerdotes y familia católica catalanas. 
	PACO ANDREO, fiel seguidor de las doctrinas de RUBIO, organizó rápidamente su área mediante un sistema de cuatro casitas —células o grupos—autónomas entre sí, y puso a otros tantos jóvenes al frente de las mismas. Entraron en escena ALBERT SALVANS GIRALT, PERE CANÉ GOMBAU, LLUIS BULTÓ SERRA y JESÚS NAVARRO LARDIES, todos ellos discípulos de Andreo en la parroquia badalonesa de Santa María, con edades comprendidas entre los 22 y los 25 años, y sin vocación sacerdotal por aquellos días (CANÉ, por ejemplo, tenía novia formal). 
	Después de un tiempo de estudios, los cuatro fueron ordenados diáconos y, en calidad de tales, empezaron a trabajar en diferentes parroquias. SALVANS fue destinado a la parroquia de Sant Pius X —como ya vimos en el capítulo anterior—, CANÉ a la de Sant Doménech de Guzmán, NAVARRO a la de Santa María (Vilafranca del Penedés), y BULTÓ se quedó en su parroquia originaria de Badalona. Los jóvenes diáconos comenzaron a organizar grupos idénticos en cada una de las parroquias, y también a extender el concepto sui géneris de «crecimiento personal» de ALFRED RUBIO y de PACO ANDREO, materializado organizativamente en la constitución, en1981, de la asociación Nous Camins, que es presidida por María Àngels Fornaguera, también discípula de ANDREO en la parroquia de Badalona. 
	Cuando PACO ANDREO tuvo problemas en Badalona —debido a las denuncias de algunas familias que se percataron de que sus hijos eran manipulados y dominados por el sacerdote— y fue trasladado a la parroquia de Sant Nicasi, en Gavá, por decisión de [cardenal] NARCÍS JUBANY, nadie pareció reparar en que sus cuatro pupilos aventajados, que trabajaban con grupos parroquiales de post confirmación (14 a 17 años) y aún con chavales de 12 años, estaban actuando de la misma forma que su maestro: llevaban a los menores a casas de colonias y reinterpretaban las Escrituras a su conveniencia para demostrarles que había “una nueva manera de vida cristiana.
	Al igual que ya vimos en el testimonio de ASUNCIÓN PIÉ sobre su relación con ALBERT SALVANS, los diáconos modifican progresivamente la moral sexual de los menores hasta convencerles de que no se puede amar a los demás sino dándose plenamente, eso es en alma y cuerpo, manteniendo relaciones sexuales. Poco a poco, la dinámica manipuladora sectaria y despersonalizadora de los diáconos fue logrando que algunos jóvenes —a su mayoría de edad, o con permiso paterno cuando eran menores— pasaran a vivir con ellos en dos pisos que, aunque separados por sexos y con entradas diferentes, se comunicaban internamente. En síntesis, la doctrina sexual propagada por el sacerdote PACO ANDREO, tal como me la han explicado exmiembros del grupo, es un amasijo de dogmas que no persiguen otra cosa que la sumisión sexual de quienes los aceptan. Así, por ejemplo, se postula que, 
«la pareja estable debe ser rechazada por ser una manifestación nefasta del egoísmo, que limita el dar amor a una sola persona, excluyendo a todas las demás».
	El inicio de las relaciones sexuales, según ha enseñado PACO ANDREO,
«le corresponde solicitarlo al varón, ya que por naturaleza es más activo y menos constante [infiel], mientras que la mujeres más pasiva; por ello debe ser el varón quien decide con quién, cuándo de qué manera quiere hacer el amor».
	O,
«El pastor de cada casita tenía el privilegio de desvirgar a las chicas —según me contaba una ex miembro del grupo de Pere Cañé [95]; hasta antes de los 16 años sólo podías hacer el amor sin penetración, pero cuando llegabas a esa edad te decía “venga, que ya te toca”, y tenías el primer coito completo. Las relaciones sexuales se mantenían en el momento y lugar que el líder decidía; él escogía a la chica y cada una se sentía muy contenta por ello ya que, al haber fomentado previamente una gran competitividad entre nosotras, en éste y otros terrenos, la elección comportaba llegar a la cima de las preferencias del pastor. Mientras que a los chicos del grupo les podíamos negar una relación sexual, debíamos aceptar todas las que nos hacía el pastor».
	En esos días, en cada una de las cuatro casitas había entre 10 y 15 chicas y 6 o 7 chicos. Y en las parroquias movilizaban a grupos de más de 20 jóvenes que se mostraban encantadísimos con aquellos diáconos tan abiertos y activos.
« Al principio te chocaba todo lo que ibas viendo —sigue contando la ex seguidora de Pere Cané—, pero al ser un grupo tan atractivo te lo ibas tragando todo poco a poco. Los adultos del grupo presionaban y tutelaban en todo momento, era obligatoria la confesión permanente y teníamos que explicárselo todo al monitor. Había una gran seducción dentro del grupo. Te llamaban por teléfono continuamente, y si dejaban de hacerlo un día te sentías muy mal, como excluida. No se podían tener actividades o amistades fuera del grupo, así que vivíamos en una especie de aislamiento que acabó por repercutir muy negativamente en los estudios y en nuestra propia vida».
	Cuando, en 1988, las familias de ASUNCIÓN PIÉ y de su compañera Marta R. —como ya comentamos en el capítulo anterior— optaron por denunciar las prácticas de SALVANS y de CANÉ, muchos padres cerraron filas alrededor de ambos y negaron lo evidente. Esas familias católicas, de clase media más o menos acomodada, siguen confiando aún, obstinadamente, en la limpieza del entorno en el que se desarrollan sus vástagos. Otros padres, aunque ya hace tiempo que intuyeron trastienda en los grupos organizados por los clérigos citados, han preferido seguir callando resignadamente y no alimentar un escándalo dentro de la Iglesia;
«así veo a mi hija al menos una vez al mes —ha expresado un padre—,cuando viene a comer y a buscar el dinero que le paso para su manutención». 
	Pero el silencio mayor, el mutismo más terrible y lacerante proviene del mismísimo corazón del episcopado barcelonés. JOAN-ENRIC VIVES I SICILIA , nombrado obispo de Nona y auxiliar de Barcelona el 9 de junio de 1993, era, en la época de los hechos apuntados, el rector del Seminario Conciliar de Barcelona y conocía perfectamente a los seminaristas de la Casa de Santiago que, por otra parte, le informaban puntualmente de todo lo referente a las andanzas de PACO ANDREO , sus diáconos, y los miembros de Nous Camins. El OBISPO VIVES siempre se manifestó, privadamente, horrorizado por lo que estaba pasando y era contrario a la actividad de esta gente, pero jamás movió un dedo para impedir unos abusos sexuales de los que tenía cumplido conocimiento.
	El CARDENAL NARCÍS JUBANY, después de que le estallara en las narices el caso de ALBERT SALVANS, llamó a su presencia a los otros tres diáconos y les hizo jurar ante la Biblia que ellos no habían hecho lo mismo que SALVANS, y que no tenían nada que ver con Nous Camins, ni lo tendrían en el futuro. Todos hicieron juramento solemne, obviamente. JUBANY, hombre de fe —aunque, como clérigo, sólo valore la palabra de sus colegas, pero no la de sus víctimas—, les creyó oficialmente. Luego el tiempo se encargaría de demostrar cuán falsos habían sido aquellos juramentos: así, por ejemplo, la Junta Directiva de la asociación Nous Camins, ratificada el día 12-7-93, sigue contando aún con FRANCISCO ANDREO y con Pere Cané entre sus vocales; y en la revista oficial de la entidad figuran ANDREO, CAÑÉ y SALVANS como corresponsales de Nous Camins en Kenia, Estados Unidos y Gran Bretaña respectivamente, que publican algunos de los artículos de mayor peso de la citada revista. Pero creer oficialmente que nada había pasado no impidió que el CARDENAL JUBANY les abriera un expediente a cada uno, y también a PACO ANDREO que, para darle un respiro a su obispo, aceptó su sugerencia de tomarse un año sabático y marcharse a las instalaciones que Nous Camins tiene en Kenia [96]. En medio de todo el escándalo —que se mantuvo en secreto de cara al exterior—, JUBANY había autorizado, en mayo de 1988, la ordenación sacerdotal del diácono JESÚS NAVARRO, contra el que no se había presentado ninguna denuncia formal, y le destinó a la misma parroquia de Vilafranca en la que había estado hasta ese momento. El primer expediente incoado fue contra ALBERT SALVANS, pero fue tal el desaguisado que, al recibirlo, NARCÍS JUBANY puso el grito en el cielo contra su responsable, JOAN BENITO TOLSAU, al que culpó de haberle dado el peor verano de su vida. Y no había para menos: el sumario era informativo en lugar de instructivo y, por tanto, no tenía valor jurídico ninguno. 
	El CARDENAL JUBANY había suspendido ya a divinis a SALVANS, pero la medida disciplinaría nunca llegó a publicarse, ni tampoco a ejecutarse. Dado que una suspensión sólo puede derivarse de un sumario instructivo, pero jamás de uno informativo, el defecto formal cometido protegía a Salvans de su expulsión del clero. El autor de tan providencial error, JOAN BENITO TOLSAU, vicario judicial adjunto, era también sacerdote de la parroquia barcelonesa de Sant Joan de la Creu que, por una feliz casualidad, era la iglesia a la que asistían los seminaristas de la Casa de Santiago, ubicada a escasa distancia en la misma calle. Así todo quedaba en familia. Cuando, en 1990, JAUME GONZÁLEZ-AGAPITO GRANELL se incorporó, como fiscal, al tribunal eclesiástico, tuvo que poner en orden todo este asunto, pero vió muy claro que era un proceso inútil, ya que Salvans podía recurrir la suspensión y ganar, y así lo manifestó; en respuesta se le encargó rehacer todo el expediente instructor y actuar, aunque se le ordenó amainar su ímpetu investigador por un tiempo. Con la jubilación de Jubany y la aún reciente llegada de [cardenal] RICARD MARIA CARLES GORDO al arzobispado, los aires más conservadores y clericales volvían a pintar bastos. Las aguas parecían haber regresado a su cauce. Salvans había quedado marcado internamente como el único pecador del grupo, y el ARZOBISPO CARLES asumió el mismo planteamiento que se hizo su antecesor, JUBANY, cuando expresó a sus colaboradores que:
«por una manzana podrida no vamos a tirar todo el cesto; son jóvenes y quieren ser sacerdotes, así que vamos a darles un compás de espera de dos o tres años».
	Mientras NAVARRO seguía ejerciendo de sacerdote, sus compañeros SALVANS, CANÉ y BULTÓ habían quedado a la espera de tiempos mejores. Y el cambio llegó, finalmente,