¿EL CARDENAL OMELLA Y GERMÁN ARANA CONFABULARON CONTRA EL OPUS DEI AL TIEMPO DE LA "TRAMA MAÑA"? (I)

Actualizado: feb 24


Markel Cuatracasas, presunto abusado de niño, suicida, con problemas psiquiátricos no superados según su padre, "el niño", como le llama su abogada, que es también ahora abogada de Germán Arana

No, no. No es una pregunta retórica esta pregunta que constituye el título de esta Entrada. Es la evacuación de un informe casi culinario cuando en la olla de la abuela hemos puesto todos los ingredientes de la despesa de nuestros archivos, lo hemos puesto a cocer a fuego lento y hemos dado a probar el resultado a los mejores críticos de cocina (léase letrados, magistrados, canonistas, y gente de a pie testigos de primera mano) a la espera de sus comentarios y conclusiones.


Jacques Pintor, periodista

Copyright @2020 JACQUES PINTOR Cualquier cita de este artículo debe hacer referencia directa a esta entrada, a este Blog y al autor Jacques Pintor

PARA APORTACIÓN DE INFO O DATOS, O UNA CORRECCIÓN, puedes escribir a jacquespintor@gmail.com


  • De los principales agentes de la "trama maña", tenemos un fallecido, dos condenados a cárcel, y dos imputados ante los tribunales. Suman 5 y quedan dos. Quedan el cardenal Stella, casi intocable, y Monseñor Fernando Chica que quieren traerse de arzobispo a Zaragoza.

  • El Cardenal Omella, con su poder y su desvergïenza, uno de los imputados e investigado por la Justicia, se postula a presidente de la Conferencia Episcopal Española.

  • Amador, ex notaria de la archidiócesis de Zaragoza, y Ferrer, ex vicario judicial finalmente confirmados en sus dos años de cárcel por delitos financieros.

Pensemos en el Caso Gaztelueta, todavía abierto. El caso Gaztelueta va de un menor que sufrió presuntos abusos por parte de su profesor en los cursos 2008 a 2010. Ahora tiene 22 años y problemas psicológicos a pesar del interés de sus padres y la atención médica. La abogada que lleva el caso le llama todavía hoy "niño". Las primeras denuncias son del 2011 (los padres no se enteraron a tiempo, a menudo ocurre) pero solamente a inspección de educación y a Fiscalía de Vizcaya.

En 2016 o 2017 interpone la denuncia el mismo menor habiendo llegado a la mayoría de edad (hoy tiene 22 para 23 años) siendo su padre portavoz de la familia (esto sí es muy inusual), no aparece en los medios el denunciante y resulta, resulta que la abogada desde el principio es la abogada que ahora asesora a Germán Arana ante su citación a declarar en los juzgados de Madrid y objeto de 6 Entradas en este Blog, que iremos recuperando en los días que siguen. Leticia de la Hoz es una abogada de un bufete de la calle Serrano de Madrid, uno de los más caros de la capital de España.


Leticia de la Hoz (derecha en la fotografía), abogada de la supuesta víctima y de su familia, que ahora trabaja para la Fundación del Padre, han colaborado en una película de Netflix y ella hace comparecencias en comisiones parlamentarias

Nos estamos enterando de todo ello porque aunque era sabido nadie parece haberle prestado atención en relación al caso Barco; según fuentes periodísticas y escrito queda en la prensa gráfica, Germán Arana habría animado a la familia a denunciar el caso, cosa que es bueno en sí mismo, pero veamos qué más hay.

¿Por qué Germán Arana les animó a denunciar el caso? Qué relación tiene Germán Arana con esta familia? Ah, vemos que hemos documentado ampliamente en nuestro libro (enlazado a pie de esta Entrada), que Germán Arana prodiga un odio visceral al Opus Dei, que queda de manifiesto en su carta a Don Vicente Jiménez (carta objeto de varias Entradas recientes), arzobispo de Zaragoza. ¿Y, no podría ser que fuera la familia la que buscara a alguien experto en "joder"al Opus Dei bien "jodido"? Ciertamente, y queda probado en nuestro libro, es una asignatura pendiente de Germán Arana el "joder" al Opus Dei bien "jodido".

Curiosamente, curiosamente en 2013 antes de denunciarlo por primera vez la familia (si no contamos a la Fiscalía, que archivó el caso, o a la inspección de educación, unas medidas muy flojas por parte de los padres) se traslada a vivir a la diócesis de Omella, Logroño. Allí Omella les ayuda, les ayuda y pide al Papa Francisco (su "amigo") en 2014 que abra una investigación canónica por parte de la Congregación de la Fe en el Vaticano (nunca lo habían hecho contra un laico que no trabaja para la Iglesia, no hay caso, no hay penas previstas pero... "si lo dice el amigo Omella y el asesor especial Arana"...) y el Vaticano envía un investigador especializado, un cura canonista (ex policía) al colegio con muchísimos años de experiencia en estos temas, que no ve indicios de culpabilidad por parte del presunto abusador y en 2015 dan carpetazo pidiendo el Vaticano en nombre del Papa Francisco que se restituya el buen nombre del profesor, nombre que ha sido mancillado. Pero no, el Papa no es parcial, puesto que, tras la petición personal de Omella el Papa dijo "oído chef" y llegó a felicitar las Navidades en una postal de su puño y letra a la familia prometiéndoles "todos sus soldados y carros blindados para esclarecer hasta el fondo el asunto "sin molestar al menor". Firma la felicitación navideña el 29 de diciembre de 2014, un poco tarde, pero estaría ocupado o preocupado por el trauma de monseñor Ureña, a quien acababa de dar pasaporte hacía exactamente 47 días.


Y actuar, Francisco actuó, aunque mereció el experto papal las críticas de la familia y su abogada Leticia de la Hoz (ahora abogada también de Arana), todo ello antes de interponer la familia formalmente la primera denuncia, que habían dejado el honor de que la interpusiera su hijo cuando llegara a la mayoría de edad aunque hasta ahora sigue teniendo filias y fobias y problemas psiquiátricos (lógicos, después de todo) según la misma familia.

Hay que decir que los informes escolares reflejaban esas dificultades de integración mucho antes de los supuestos abusos al entrar por primera vez en el colegio Gaztelueta.


2014-2017, el "minuto de gloria" de Omella


A todo esto Omella estaba en 2014 ocupado junto a Arana en echar al arzobispo de Zaragoza Don Manuel Ureña, y lo consiguieron en 2014, noviembre, como explicamos con peros y señales en nuestro libro. 2014 fue un año de mucha adrenalina para el pequeño obispo del pequeño pueblo que aspiraba a más gloria. En 2014 sería hecho miembro de la Sagrada Congregación de los Obispos en el Vaticano, en 2015 arzobispo de Barcelona, en 2016 miembro de la Signatura Apostólica, en 2017 cardenal de la Santa Madre Iglesia y en 2019 empezaría lo que, aunque él se lo toma deportivamente, puede ser su punto de inflexión en caída libre de su Dragon Khan particular sin cinturón de seguridad.

Así, una semana antes de la defenestración de monseñor Ureña por consejo de Arana y petición probablemente del cardenal Stella en noviembre de 2014, Omella es hecho miembro de la Congregación Vaticana de los Obispos.


Monseñor Ureña se había entrometido en los planes de Elías Yanes al llegar a Zaragoza en 2005 para sustituir a Yanes, que pasó a ser arzobispo emérito, ahora difunto, puesto que en sus planes Omella ocuparía el lugar de Yanes. Al echar a monseñor Ureña, Omella y Yanes tienen que se escoge a Don Vicente Jiménez como arzobispo de Zaragoza.

Siendo ya desde 2014 miembro de la todopoderosa Congregación de los Obispos, a Omella le preparan Barcelona, le corresponde el cardenalato y le hacen cardenal de la Santa Madre Iglesia en junio de 2017 tras aterrizar en Barcelona a finales de 2015 como arzobispo.


En 2015 el Vaticano da carpetazo al Caso Gaztelueta tras su suculenta investigación y dice que no hay caso. Se traslada Omella a Barcelona, por lo que para la familia de la supuesta víctima del ex profesor del colegio Gaztelueta pudo ser una fuente de desazón.

Monseñor Omella estará muy pronto implicado en el caso Barco, cuando el Rvdo. Barco da señales de vida por cortesía en Barcelona y va a saludar al cardenal tras la tercera operación quirúrgica contra un tercer cáncer. En ese momento Omella se ciñe los lomos y carga sus mosquetones para arremeter contra Barco de la mano del cardenal Stella, director de la Trama Maña. Asume el encargo de aplastar a Barco por un cargo contra el que Barco presenta una prueba irrefutable, pero sigue adelante, y nunca, nunca es nunca, se preocupa por cómo va a vivir Barco sin ningún dinero, ni por su salud tras operarse de tres cánceres. La orden de secularización sin acusación real viene de la mano del oscuro cardenal Stella.


El Opus Dei sin obispo


En diciembre de 2016 fallece el prelado del Opus Dei Monseñor Javier Echevarría en la festividad de la Virgen de Guadalupe, y el nuevo prelado, monseñor Fernando Ocáriz es nombrado por el Papa Francisco como nombre único y unánime ofrecido por los hombres y mujeres del Opus Dei en un milagro de Unidad, el día 23 de enero de 2017 aunque la diócesis de Barcelona dice, por no leerse lo que publica, que era 24 como se ve en el enlace. Omella lleva poco más de un año de arzobispo de Barcelona.

6 meses después el Papa Francisco organiza un consistorio customizado para su Omella y coge unos poquitos candidatos, 4 más Omella, de los más dispares rincones del planeta (por aquello de no pensar demasiado, los asesores del Papa que le piden el nombramiento de Omella). Omella ya es cardenal pero a Monseñor Fernando Ocáriz no le hacen obispo ni a los tres meses, ni a los 6, ni al año, ni hoy es obispo pasados más de tres años.

Ciertamente que Omella no es el responsable de que el prelado del Opus Dei sea o no sea nombrado obispo, pero Omella es conocido ya desde su época de párroco en Calanda (antes había sido monaguillo en Cretas y ya le auguraban el obispado antes de entrar en el seminario con la recomendación de su propio párroco de Cretas) como una persona que se sale con la suya "porque quiero" y autoritario. Estando como está ahora en la Congregación de los Obispos, donde se deciden los obispos de todo el mundo; siendo como es íntimo de Germán Arana que decide sobre no solamente los obispos de España sino sobre los nuncios, da que pensar que lo que pase en la Congregación de los Obispos, y más con un caso tan "cantón" como que el Prelado del Opus Dei sea nombrado obispo, o no lo sea nunca; y dándose la coetánea circunstancia que ambos están en campaña contra la institución más icónica del mundo del Opus Dei, como es el Colegio Gaztelueta de Bilbao en España, no es descabellado pensar que tiene mucho que ver.

Aunque los estatutos del Opus Dei no contemplan como necesario que el Prelado sea obispo, el caso es que es conveniente para la pastoral de la Prelatura, puesto que algunos hijos suyos sacerdotes son cardenales y obispos, él no, y el Prelado está por encima de cualquiera ellos en el mando de la Prelatura, siendo Padre y Maestro en palabras de los Estatutos de la Prelatura. Así, la condición de obispo o cardenal de un miembro laico numerario del Opus Dei que accede al sacerdocio, y también de un socio de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz -indivisiblemente parte del Opus Dei- para los que han sido antes de ser del Opus Dei sacerdotes diocesanos, esa condición de obispo o cardenal decía, solamente lo es en relación equivalente al trabajo profesional de otro miembro o socio de la SS de la Santa Cruz, no como cargo en la Prelatura. En el Opus Dei por razón de cargo solo existe el Prelado como jerarquía superior, sea o no sea obispo.


Los encuentros o desencuentros entre Omella y el Opus Dei


Curioso es que Omella y el Opus Dei, el Opus Dei y Omella, se han encontrado durante muchos años como el agua y el aceite, juntos pero no mezclados: cuando Omella era obispo auxiliar de Zaragoza, con Elías Yanes como arzobispo y conocido por su inquina y odio a la Prelatura; como obispo de Barbastro-Monzón, siendo Barbastro el pueblo natal de San Josemaría Escrivá de Balaguer y Monzón el triste lugar de las cacerías amorosas y sodomitas de un sacerdote del Opus Dei, que no supieron gestionar ni la Prelatura ni el obispado: Amadeo Elcoso, que ahora vive con su novio en Cataluña, como Omella; siendo obispo de Logroño-La Calzada y animando y asesorando a una familia a atacar (porque no denunciaron hasta unos años después) al Opus Dei en la figura de su primer colegio en el mundo, Gaztelueta, y en una torpe gestión de pedir al Papa abrir un proceso canónico inverosímil que solo hizo que aclarar que no había caso. Y finalmente, desobedeciendo Omella al Papa Francisco, que pidió ante la investigación vaticana que había solicitado Omella que se restableciera el honor del nombre del profesor. En lugar de eso, en su propia misión secreta como le gusta de ir a Omella a menudo, siguieron a escondidas detrás de los instigadores atacando al colegio Gaztelueta y al ahora ex profesor del centro educativo.


Todo este proceso todavía abierto del caso Gaztelueta sirva para esclarecer la verdad si aún no se ha esclarecido. De momento conocemos mejor el calado moral de Omella y Arana y el mal que están haciendo a la Iglesia española. El Papa, Dios lo quiera, se canse y les ponga en su sitio.


Omella y Arana, cazadores cazados

El libro del periodista Jacques Pintor, cuya investigación le ha llevado desde enero hasta octubre de 2019 -en este enlace -explica con más de 100 páginas de documentos toda la trama del cardenal Omella y el jesuita Germán Arana, dirigidos por el cardenal Stella y con la ayuda de monseñor Fernando Chica. En preparación segundo libro con audios originales obtenidos en la investigación.



En 2019 Omella acude al juzgado en Barcelona a declarar. Algunas voces dicen que se archiva su declaración en un giro copernicano con respecto a la investigación hasta ese momento, porque el Presidente del Consejo Superior del Poder Judicial, Carlos Lesmes, y también al mismo tiempo Presidente del Tribunal Supremo, miembro del Opus Dei, ejerció presión sobre la juez que instruía el caso para que lo archivara en favor de Omella.

El pasado mes de enero de 2020 acudió a su vez Germán Arana. Ambos, Arana y Omella, Omella y Arana, demandados por el Rvdo. Miguel Ängel Barco al que ambos colaboraron en hundir la vida, y no diré presuntamente puesto que en nuestro libro damos las pruebas suficientes de que así fue.


El caso es que al único que puede favorecer la supuesta presión sobre los Jueces que instruyen causas contra Arana y Omella por parte de magistrados y fiscales del Opus Dei o próximos al Opus Dei en estos momentos en que se ha condenado a dos años de cárcel en los días recientes a los espías de Omella en la archidiócesis de Zaragoza -el ex vicario judicial Ferrer y la ex notaria Amador-, son a los propios cardenal Omella y jesuita Germán Arana para que se facilite a través de esas presiones el archivo de las causas contra ambos eclesiásticos, para finalmente influir ellos sobre la familia que actúa sobre el caso Gaztelueta para que ceda como contrapartida en su petición de 11 años de cárcel para el profesor de Gaztelueta, abandonando la acusación particular por ejemplo.

Sin embargo alguno podría plantearse y no sin razón sino más bien con mucha que cómo alguien en su sano juicio sacaría del hoyo a su enemigo consagrado sin garantías que una vez fuera del hoyo no le echara a él. ¿Cómo se arriesgaría el Opus Dei a facilitar la no condena de Omella y Arana visto que estos han intentado crujir y limitar la institución con todos los medios a su alcance?

La respuesta es bastante lineal y no muy complicada: el Opus Dei siempre perdona, y sus enemigos se quedan solos, puesto que no reciben el odio que prodigan. La impecabilidad del Opus Dei lleva a regalar a sus enemigos lo que daría a sus hijos. Siempre les ha salido bien. Será el poder del no-odio, del estar, incomprensiblemente, por encima de los agobios de los simples mortales. No lo sé. Así, si en Barcelona, se dice, ayudó a Omella con presiones sobre la Juez, nada tiene de raro que en Madrid ayude a su enemigo también, Arana, aunque enemigo unidireccional, en un alarde de bonhomía.

Pero el Opus Dei no hace esto. Ese es el problema. Esa es mi tesis.


Ni tiene el Opus Dei poder sobre sus miembros.


Si un miembro del Opus Dei se prestara a estas indecentes proposiciones merecería a su vez toda la carga de la Justicia, a nuestro entender, y no podría salpicar al Opus Dei como institución porque no marca esas pautas a sus miembros. Igualmente, y se entiende mejor, la Iglesia predica ser santa e inmaculada como su Fundador y su Espíritu Vivificador, pero pecadora pertinaz en sus miembros. Personalmente conozco a algún miembro del Opus Dei que trafica con influencias y vive en un mundo conceptual propio de matones. No me gustaría estar en su piel. También es sabido públicamente que el arzobispado de Barcelona, tanto con el cardenal Sistach como con el cardenal Omella ha aplastado o intentado aplastar a personas que combatían la corrupción eclesiástica, ha perpetrado bullying contra sacerdotes que trabajan en parroquias o que trabajan en la sede episcopal. Aunque tenemos nombres y apellidos, conversaciones y grabaciones, de fraudes fiscales o de Hacienda, de encargos de ataques físicos, de allanamientos de morada, de falsas denuncias y apaños de juicios eclesiásticos, de tráfico de favores etc., ahora no es el momento, todavía.


Un plan de acción tibio por parte de la familia de la presunta víctima en Gaztelueta

Curioso resulta en todo esto la falta de sangre caliente del padre del supuesto abusado, la incomparecencia pública de su hijo Markel Cuatrecasas y el hecho que el padre ha salido ganando con todo ello que va de numero dos en las listas por la Rioja para el PSOE, que funda la asociación Infancia Robada y es nombrado en el Congreso de los Diputados experto en abusos contra menores en la Iglesia Católica. ¿Fue por eso que se fue a la Rioja? ¿O, más bien para sacar ayuda de Omella ante el inminente nombramiento de este (ya se estaría cociendo) para la Congregación de los Obispos? ¿Y esto último por consejo de Arana y el odio que Arana cultiva contra el Opus Dei? Es lícito hacerse estas preguntas, es justo y es necesario.


Más datos explosivos


  • El ex policía y ahora cura experto en casos de abusos, fue tutor y mentor del todavía hoy Presidente del Tribunal Supremo y Presidente del Consejo Superior del Poder Judicial, Carlos Lesmes.

  • Omella apoya a la familia para averiguar la verdad, pide al Papa que contra toda la historia eclesiástica moderna abra un expediente canónico a un laico no vinculado a la Iglesia, lo que hace suponer que quiere ir a saco

  • El Papa pone de investigador a una persona cercana al Opus Dei, lo que llevaría a algunos a pensar que quiere tapar el asunto y que no repercuta contra la Obra

  • El Papa nunca ha hecho obispo al prelado del Opus Dei, lo que daría que pensar que su simpatía para con la Obra como máximo es correcta, pero no para tirar cohetes

  • El padre de la supuesta víctima no actúa en años, y saca de esta guerra ser miembro del Congreso de los Diputados como número dos con el PSOE en La Rioja y funda una asociación a la que lleva a trabajar a la abogada beligerante contra el Opus Dei y que ahora defiende a Arana, que a su vez no puede ver al Opus Dei

  • El Rvdo. Barco, inocente condenado sin prueba alguna, había sido del Opus dei como socio de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz

  • También había sido del Opus Dei el cura sodomita acosador de Monzón, calvario del Opus Dei y de Omella, Amadeo Elcoso, socio de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz

  • El conocido ex diácono homosexual, Daniel Peruga, que acusó sin pruebas y luego desmintió haber sido acosado sexualmente por su párroco, el Rvdo Barco, había estudiado en el seminario internacional del Opus Dei en Pamplona, seminario Bidasoa

En breve lo explicaremos.

Continuará...

___________________________________________


Puedes pedir el libro en este enlace. Será muy bueno y de agradecer si cuando adquieras el libro y le hayas dado un vistazo, o tras leer unos capítulos o incluso después de leerlo entero, dejes un comentario de valoración. A los potenciales lectores que todavía no lo han adquirido les es muy útil este particular.